Informe

La OCDE aconseja elevar la edad de jubilación de 67 años por la mayor esperanza de vida

  • El organismo plantea que España mantenga la prevalencia del convenio colectivo de empresa

  • Calviño se abre a la propuesta de mantener las exenciones a la Seguridad Social a trabajadores en ertes que cambien de empresa

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una imagen de archivo.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una imagen de archivo. / INTS KALNINS/ REUTERS

3
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La economía española se recuperará a partir del segundo semestre del 2021 pero para que la recuperación sea "duradera e inclusiva" será necesario mejorar la calidad del empleo, mejorar la formación de los parados, progresar en las competencias digitales y afronta los desafíos fiscales con una reforma de las pensiones que garantice su sostenibilidad.

Estas son algunas de las conclusiones que figuran en el informe 'Estudio Económico de España, 2021" que este jueves ha publicado la organización de países desarrollados OCDE y que ha sido presentado por su secretario general, Ángel Gurría, y por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

Pensiones y reforma laboral

Entre sus recomendaciones para abordar los retos futuros, la OCDE aconseja a España abordar "medidas adecuadas y socialmente aceptadas" encaminadas a garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones que, entre otras cuestiones, según el organismo, deberían alargar la edad legal de jubilación (más allá de los 67 años que se se alcanzarán en el 2027) a medida que aumente la esperanza de vida en el momento de la salida el mercado laboral. También se aconseja desincentivar la jubilación anticipada por la vía de ampliar el periodo de cotización necesario para cobrar la pensión íntegra (35 años en la actualidad).

Ninguna de estas dos cuestiones figura -al menos de forma explícita- en los planes avanzados por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para la actual reforma en marcha del sistema de pensiones.

Tampoco figura en los planes de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, otra de las recomendaciones de la OCDE en materia laboral que aconseja mantener la prevalencia de los convenios colectivos de empresa sobre los sectoriales o territoriales para "mantener un mercado flexible que permita a las empresas adaptarse rápidamente a las cambiantes condiciones económicas".

De forma genérica, la vicepresidenta Calviño aseguró que en la reforma laboral comprometida con la Comisión Europea se tendrán en cuenta las consideraciones de la OCDE y de otros organismos para construir "el mejor marco laboral posible" y que que la recuperación económica sea rica "en creación de empleo y de calidad".

'Doctrina Escrivá' para los ertes

En relación a los ertes, el informe de la OCDE conecta con el propósito de Escrivá de redirigir los incentivos a favor del regreso gradual al trabajo, con mayores exenciones para los empleados readmitidos que para los que permanecen en regulación de empleo. "Esta orientación de los ertes debería continuar", sostiene el informe. Además el texto apunta en una nueva dirección: "La capacidad de mantener beneficios (exoneración parcial de cotizaciones) al aceptar un trabajo en otra empresa también podrían introducirse para allanar el camino para un potencial reasignación (de empleo), si es necesario". La vicepresidenta Calviño se mostró receptiva a incorporar en el futuro mecanismo permanente de ertes elementos como el sugerido por la OCDE "para favorecer el cambio de sectores o de empresas" de trabajadores en puestos de difícil continuidad.

El documento de la OCDE también pone el acento en que mantener la prohibición de despedir durante al menos seis meses después de acceder a ertes incentivados podría ser una amenaza añadida para empresas vulnerables, "dado que la prolongación de la crisis ha aumentado los riesgos de insolvencia".

Noticias relacionadas

Previsiones al alza

El informe reconoce que la economía española ha sido especialmente castigada por la pandemia debido a su dependencia del turismo, la elevada prevalencia de pequeñas y medianas empresas y el uso generalizado de contratos temporales. La OCDE estima que la recuperación se producirá a partir del segundo semestre de este año y, aunque la incertidumbre aún es muy elevada, ha mejorado sus previsiones de crecimiento hasta el 5,9% para el 2021 y el 6,3% para el 2022 (frente a a las tasas previas del 5,7% y del 4,8%) como consecuencia de la aceleración del proceso de vacunación y el despliegue del Plan de Recuperación, con fondos europeos.