Nueva norma

El rechazo de las empresas a asumir más costes retrasa el despliegue del teletrabajo

  • La norma cumple siete meses en vigor y las patronales y los sindicatos consiguen renovar pocos convenios o acuerdos de empresa para adaptarse a ella

  • Unos 2,1 millones de trabajadores en toda España, el 11,1%, ejercen actualmente desde casa más de la mitad de la semana

Un trabajador ejerce desde su casa.

Un trabajador ejerce desde su casa. / Eduardi Parra / Europa Press

Se lee en minutos

La nueva ley del teletrabajo cumple este mayo siete meses en vigor y hasta ahora han sido pocos los convenios o acuerdos de empresa que han trascendido para estabilizar esta modalidad de jornada más allá de la emergencia pandémica. Parte de las empresas manifiestan recelos, cuando no rechazan, iniciar negociaciones al respecto, ante la perspectiva de que compensar los gastos derivados del ejercicio a distancia incremente sus costes laborales de manera permanente. 

La parálisis de la negociación colectiva entre patronales y sindicatos fruto de la crisis del covid tampoco ayuda a desatascar este frente. Y existe malestar entre parte de la población que puede y quiere teletrabajar, pero que no consigue interlocutar con sus jefes para pactar un equipo adecuado, un mínimo de días a la semana o unos pluses compensatorios; entre otros. Actualmente, según los últimos datos de la EPA, el 11,1% de los trabajadores ejercen a distancia más de la mitad de la semana. Lo que viene a ser unos 2,1 millones de personas en todo el país.

La ley de trabajo a distancia aprobada en septiembre del 2020 y que entró en vigor el 13 de octubre dejaba gran parte de su despliegue al acuerdo de la negociación colectiva. Ya fuera vía convenios sectoriales, ya fuera a través de acuerdos individuales entre el empleado y la dirección. Pues la norma deja los detalles como el equipo mínimo que debe proveer la empresa (como el ordenador, el monitor, teclado, teléfono móvil, etc) o los posibles pluses compensatorios por gastos derivados (wifi, agua, luz, etc) al albur del acuerdo entre las partes.

Hasta ahora los principales convenios que han acordado patronales y sindicatos han sido el de cajas de ahorros, el sector bancario y el de los grandes almacenes. Otros como el convenio de la química está a punto de cerrarse y el apartado de trabajo a distancia ya está acordado. Y, en el ámbito del convenio de empresa, firmas como Iberdrola, Allianz y AXA también han conseguido pactar sus condiciones a este respecto. El último acuerdo que ha trascendido a este respecto es el de El Corte Inglés, cuyos empleados de la división financiera cobrarán hasta 23 euros al mes si teletrabajan a jornada completa. 

Las empresas no quieren gastar más

Las patronales y los sindicatos negocian pocos convenios y si no negocian convenios, estos no pueden incorporar la cláusula de teletrabajo. Entre enero y marzo de este año se habían registrado 62 convenios, mientras que en el mismo periodo del 2019 la cifra ascendía hasta los 112. El principal recelo, según coinciden las centrales, viene por parte de las empresas y no es tanto por el teletrabajo, sino para pactar nuevos incrementos salariales dentro del convenio. Ante el temor de que estos puedan dispararles los costes laborales de manera permanente. "Es difícil, con la situación económica actual, que en algunos ámbitos sectoriales se quiera abordar un nuevo convenio”, reconoce la secretaria de acción sindical de CCOO de Catalunya, Cristina Torre.

Y si las empresas están poco dispuestas a pagar, los sindicatos prefieren esperar antes de que entrar en batallas donde pocos frutos esperan conseguir. Ese temor al incremento de los costes laborales se extiende, en materia de teletrabajo, a las cantidades para compensar los gastos. Los acuerdos alcanzados hasta la fecha sobre esto varían según el sector, desde los 25 euros brutos al mes de los grandes almacenes hasta los 55 euros del sector bancario. 

En algunas empresas este menester está siendo fruto de conflictos laborales, como es el caso de Mediapro. Uno de los varios motivos de la huelga convocada por la CNT para las dos últimas jornadas de La Liga (22 y 23 de mayo) es por los importes de entre 10 y 50 euros al mes, según los días de teletrabajo, que la firma ofreció en su momento a los trabajadores. Cuantías que la central considera deberían ser mayores.

Vuelta forzada a la oficina

En otras empresas, las direcciones prefieren acelerar la vuelta total a la oficina antes de pagar compensaciones por el teletrabajo. Es el caso del centro de atención telefónica de Ilunion, que, según denunció CSIF, ha suspendido el ejercer a distancia para ahorrarse los gastos en electricidad e internet que contempla la ley y ha ordenado la vuelta a los cubículos. Pues la ley de trabajo a distancia establece que este solo será implementable en el caso de que exista acuerdo entre empresa y trabajador. Es decir, ni la empresa puede imponerlo unilateralmente, ni el empleado puede exigirlo sin la empresa no quiere.

Noticias relacionadas

Y ese poder de veto lo están utilizando algunas compañías. "Nos estamos encontrando con empresas que prefieren gastar más en medidas de seguridad contra el covid y reincorporar a los trabajadores a la oficina que pactar compensaciones para el teletrabajo que se queden ya indefinidas", explica la secretaria de política sindical de UGT de Catalunya, Núria Gilgado

El recorrido del teletrabajo no será el mismo entre las pequeñas empresas que en las grandes corporaciones. Al menos así se desliza de las conclusiones de un reciente informe elaborado por la consultora Ipsos y Vodafone. Según este, solo el 18% de las microempresas mantendrán el teletrabajo una vez se haya superado la pandemia. Por su parte, el porcentaje de pymes que seguirán con él llegará al 36%, una cifra que aumenta sustancialmente hasta el 51% en el caso de las grandes empresas.