coyuntura

La economía española se contrajo el 0,5% en el primer trimestre

El INE empeora el descenso previsto por el Banco de España

El PIB recae en el primer trimestre y se contrae un 0,5 % por la tercera ola. En la foto, una tienda cerrada en el Portal de l’Àngel, en Barcelona. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La economía española se contrajo en el primer trimestre de este año un 0,5% con respecto al úlitimo del año pasado. En términos interanuales, el descenso fue del 4,3%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Una de las incógnitas era si durante los primeros tres meses de este año se confirmó la desaceleración del crecimiento. De hecho, el Gobierno revisó recientemente a la baja la previsión para el ejercicio actual, del 9,8% que había estimado inicialmente hasta el 6,5%. Eso suponía retrasar un trimestre la recuperación. Y es que el Banco de España ya adelantó que en el primer trimestre la economía se situó en territorio negativo con un descenso trimestral del 0,4 %como consecuencia de las restricciones asociadas a la tercera ola de covid-19

Las cifras del INE empeoran esas estimaciones en una décima y confirman los efectos nocivos de la tercera ola del coronavirus, que propició nuevas restricciones a la actividad y a la movilidad antes de la Semana Santa. En todo caso, la economía española no ha caído en recesión (dos trimestres consecutivos de descenso) como sí lo ha hecho el conjunto de la eurozona y de la Unión Europea (UE), ya que en el último trimestre de 2020 logró evitar el terreno negativo al situarse en el 0%, es decir totalmente plana.

La tasa intertrimestral entre enero y marzo se sitúa cinco décimas por debajo de del último trimestre del año pasado. En cambio, la variación interanual se reduce sustancialmente desde el 8,9% experimentado entre octubre y diciembre pasados. Esta evolución contrasta a su vez con el rebote intertrimestral del 17,1% del tercer trimestre del año pasado tras el desplome histórico del 17,8% en el segundo como consecuencia de la crisis del coronavirus. La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual restó 2,6 puntos, 3,6 puntos más que en el cuarto trimestre. Por su parte, la demanda externa restó 1,6 puntos, 1,1 puntos más que en el trimestre anterior. 

Menor consumo de los hogares

Según los datos del INE, el consumo de los hogares registró un descenso interanual del 4% y el de las de las Administraciones Públicas creció el del 3,8%, como consecuencia de las medidas destinadas a paliar los efectos de la crisis. La inversión descendió el 5,9%. Todos los sectores de la economía experimentaron crecimientos con la excepción de la construcción, que descendió el 10,1% en términos anuales.

El empleo, en términos de horas trabajadas, se redujo un 2,0% respecto al trimestre anterior, mientras que los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo crecieron un 1,4%, lo que supone dos décimas más que en el cuarto trimestre, debido a la reducción que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (−3,4%). En términos interanuales, las horas trabajadas variaron un −3,6%, tasa 2,5 puntos superior a la del cuarto trimestre de 2020, y los puestos equivalentes a tiempo completo un −1,9%, 3,3 puntos más que en el cuarto trimestre, lo que supone un descenso de 343.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

En la actualización del cuadro macroeconómico para el periodo 2021-2024, que presentó la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Nadia Calviño, que se incluye en el programa de estabilidad que se remitirá este viernes junto con el plan de recuperación para obtener los fondos europeos 'Next Generation', el Gobierno rebajó sus expectativas y estimó que la recuperación se retrasa un trimestre, pero que se retomará en el periodo abril-junio de este año. Los recursos procedentes de Europa, de los cuales se incluyen 27.000 millones en los Presupuestos del Estado para 2021, llegarán este año en menor importe o más tarde de lo previsto, según previó el Ejecutivo.

Noticias relacionadas

Calviño sostuvo que el efecto de esos hasta 140.000 millones que le corresponden a España será de una media del 2% en el periodo 2021-2024, si bien este año "será más bajo" y el que viene más alto. Si en octubre se pensaba que podrían tener un impacto añadido de 2,6 puntos en el crecimiento de 2021, ahora se calcula que será inferior a 2 puntos este año y superior a dos puntos en 2022, por el retraso de las inversiones. Aunque en sus estimaciones rebajan el efecto de los fondos europeos en 2021 y los arrastra a 2022, el efecto conjunto en ambos años es el mismo que el estimado antes, según el Ejecutivo.

La tercera ola del coronavirus tuvo mayor impacto en la economía durante el primer trimestre de este ejercicio que el que tuvieron la primera y segunda, explicó entonces Calviño. También afectó la tormenta Filomena y el impacto de la pandemia en los principales socios comunitarios, que tuvieron que aplicar medidas muy restrictivas. La recuperación que empezó en el tercer trimestre del año pasado se ha ralentizado, con un primer trimestre por debajo de lo previsto, afirmó.