rescate empresarial

La catalana Celsa, presta a liderar las ayudas de la SEPI

La siderúrgica ha elevado su petición de financiación de 350 a cerca de 700 millones

Las instalaciones de Celsa, en Castellbisbal.

Las instalaciones de Celsa, en Castellbisbal. / ARCHIVO / JOSEP GARCIA

3
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +
Max Jiménez Botías
Max Jiménez Botías

Periodista

ver +

La siderúrgica catalana Celsa, una de las mayores industrias de la comnunidad, va en camino de protagonizar el mayor rescate del fondo del Estado para empresas estratégicas. La empresa de los hermanos Rubiralta Rubió ha elevado la petición de fondos públicos desde los 350 y a cerca de 700 millones de euros, según distintas fuentes. La cifra, en todo caso, podría superar los 475 millones otorgados a Air Europa por este fondo dotado con 10.000 millones de euros.

Tras varias semanas de negociaciones entre la familia propietaria, las conversaciones podrían llegar a buen puerto en breve si la sociedad pública, SEPI, constata que los problemas que arrastra el grupo están directamente relacionados con la crisis provocada por la pandemia y no son anteriores. Para ello contrató a unas auditoras. Fuentes próximas a la empresa insisten en que la compañía no tiene en el horizonte "ningún vencimiento" de deuda próximo que le acucie y que "cumplían con todos los compromiso hasta que llegó la pandemia".

La decisión de la SEPI de aumentar el rescate está relacionado con el proceso de renegociación de la deuda que la compañía mantiene con los bancos acreedores, y que, como en el caso de Duro Felguera, es indispensable para dar vía libre a las ayudas públicas. De hecho, el aumento de petición de recursos estaría relacionado con esa renegociación, además de con el hecho de que la prolongación de la pandemia ha deeteriorado también la situación de la compañía.

De todas formas primero se tiene que producir una vista judicial en Barcelona este viernes mediante la que la compañía espera mantener en 'stand-by' el crédito jumbo firmado en el 2017 con un 'pool' de bancos, con una deuda que en la actualidad está en buena parte en manos de 'hedge funds'. Hace unas semanas, un juzgado de Madrid levantó las medidas cautelares que afectaban al pago de 180 millones desde abril del año pasado, cuando otro tribunal aceptó paralizarlo. Esta medida está recurrida, según fuentes próximas a Celsa.

El crédito del 2017 se rebajó de 2.673 millones a 1.425 hasta noviembre del 2022 y otros 1.248 millones deberán liquidarse en un solo pago en el 2023.

Desglose y plan de viabilidad

En el caso de Celsa, para que se conceda restan por definir cuestiones como el desglose de la ayuda (qué cantidad se concede en concepto de préstamo participativo, en préstamo ordinario y en aportación de capital), así como negociar el plan de viabilidad de la compañía, requisito imprescindible para tramitar la ayuda.

A mediados de septiembre, Grupo Celsa reveló que analizaba "detenidamente" las condiciones dadas a conocer por el consejo gestor del fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas y estudiaba si procedía acogerse a la ayuda pública temporal que ofrece el Gobierno a las compañías que, como consecuencia de la pandemia, necesiten financiación adicional de forma transitoria. La siderúrgica habría elevado de 350 a más de 700 millones su solicitud de ayudas, según diversas fuentes, aunque desde la compañía se niegan a dar cifras.

Celsa da empleo a casi 10.000 empleados de forma directa (33.233 directos e indirectos), tiene 120 centros de trabajo distribuidos por todo el mundo; factura unos 4.253 millones de euros anuales (con datos del ejercicio 2018), produce 7 millones de toneladas al año y recicla 8 millones de toneladas. Las inversiones realizadas por la compañía en los últimos 15 años suman 2.682 millones de euros.

Noticias relacionadas

El grupo Celsa y las compañías que operan bajo su marca (Celsa Barcelona, Global Steel Wire, Celsa Nordic, Celsa Huta Ostrowiec, Celsa Steel UK y Celsa France) representan el mayor productor de productos largos en España y uno de los principales productores europeos.

Además de en España, Celsa Group, que en 2020 ha cumplido 53 años de existencia, tiene presencia industrial en Dinamarca, Finlandia, Francia, Noruega, Polonia, Suecia y Reino Unido, tras abordar en 2003 un exitoso proceso de internacionalización.