Orientaciones fiscales

Bruselas apuesta por mantener las reglas fiscales congeladas hasta 2023

La decisión final se tomará en base a las previsiones económicas que se publicarán en la primera quincena de mayo

Valdis Dombrovskis, comisario europeo del Euro y Diálogo Social.

Valdis Dombrovskis, comisario europeo del Euro y Diálogo Social. / EFE / OLIVIER HOSLET

Se lee en minutos

Aunque proceden de familias políticas diferentes, conservadores y socialdemócratas, el diagnóstico de los dos responsables económicos de la Comisión Europea sobre la respuesta fiscal necesaria para amortiguar el impacto de la crisis desatada por el coronavirus es idéntico. “Por ahora la pandemia continúa perjudicando el modo de vida de las personas y la economía en general. Nuestro mensaje claro es que el apoyo fiscal debe continuar tanto tiempo como sea necesario”, sostiene el vicepresidente, Valdis Domvrovkis. “La batalla contra el covid19 aún no está ganada y debemos asegurarnos de no repetir los errores de hace una década retirando el apoyo demasiado pronto”, coincide el comisario Paolo Gentiloni.

Teniendo en cuenta los datos económicos disponibles, esto significa, según la Comisión Europea, que las reglas fiscales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento deberían seguir congeladas otro año más, también durante 2022 y al menos hasta 2023, de forma que los gobiernos de la UE puedan mantener la barra libre y los estímulos fiscales para seguir apoyando la reactivación económica, sin la obligación de cumplir los objetivos de reducción del déficit y la deuda pública. “Para 2022, está claro que el apoyo fiscal seguirá siendo necesario. Es mejor equivocarse y hacer demasiado que muy poco”, asegura el político italiano.

La decisión final se tomará tras una evaluación global de la situación económica de la Eurozona, en base a criterios cuantitativos. Concretamente, el "elemento clave" será el momento en el que la actividad económica recupere el nivel de Producto Interior Bruto que tenía la UE antes de la crisis del coronavirus, es decir, el último trimestre de 2019. En base a las previsiones económicas de invierno de la Comisión y los indicadores preliminares esto significa que las reglas seguirán suspendidas un año más ya que la economía no recuperará el nivel de 2019 hasta mediados de 2022.

Decisión en primavera

“La Comisión evaluará la desactivación o el mantenimiento de la cláusula de escape general sobre la base de las previsiones de primavera de 2021, que se publicarán en la primera quincena de mayo”, señala el documento. La Comisión seguirá teniendo en cuenta las situaciones específicas de cada país y "en caso de que un Estado miembro no haya recuperado el nivel de actividad económica previo a la crisis se utilizarán plenamente todas las flexibilidades del Pacto de Estabilidad y Crecimiento". Aún así, el mensaje de Bruselas a los países más endeudados es claro: "para esos países se recomienda que tengan una política fiscal más prudente, manteniendo el apoyo fiscal y diferenciando entre esos países y los países con menos riesgo de deuda", ha recomendado Domvrovskis.

La Comisión Europea activó por primera vez la ‘cláusula de escape’ en marzo del año pasado como parte de su respuesta rápida a la pandemia. La medida, que permite desactivar las reglas en caso de crisis económica grave y que nunca antes se había adoptado, reflejó el compromiso de Bruselas con la recuperación económica. “Fue una declaración de nuestra determinación de tomar todas las medidas necesarias para abordar la pandemia y respaldar empleos y empresas”, ha recordado Gentiloni que ha subrayado la importancia de mantener un enfoque de máxima prudencia y ha avisado de que "retirar el apoyo demasiado rápido sería un error político".

Programa de estabilidad y reforma del pacto

Te puede interesar

La recomendación figura en una nueva comunicación adoptada este miércoles por el Ejecutivo comunitario que incluye también los criterios a seguir en el diseño de las nuevas medidas fiscales así como indicaciones en materia de política fiscal. Todo esto debe servir de guía a los gobiernos europeos para diseñar los programas de estabilidad que deberán remitir en abril a Bruselas, los borradores presupuestarios del próximo año y definir las reglas presupuestarias a aplicar durante el próximo año, algo tendrán que decidir a partir de amyo. El documento también anima a los gobiernos a aprovechar el impulso del nuevo fondo de recuperación de 750.000 millones de euros.

Tanto Domvrovskis como Gentiloni han confirmado también que relanzarán el debate sobre la reforma del Pacto de Estabilidad en cuanto la recuperación se confirme, "cosa que esperamos ocurra en la segunda mitad de este año". El italiano ha admitido que será un "debate difícil", que ha quedado aparcado por la pandemia, pero que es necesario reactivar. "Es necesaria una simplificación de las reglas europeas" porque "se han convertido en algo demasiado complicado", ha admitido el vicepresidente del Ejecutivo.