AYUDAS DEL GOBIERNO POR EL COVID-19

Valencia adelanta al Gobierno en el refuerzo de las pymes

  • La Generalitat Valenciana ya tiene un programa para transformar deuda de empresas en capital

  • La comunidad autónoma financia su actuación con fondos europeos

La encargada de un restaurante en Valencia, cerrado por las restricciones sanitarias.

La encargada de un restaurante en Valencia, cerrado por las restricciones sanitarias. / EFE/Biel Aliño

Se lee en minutos

El nuevo paquete de ayudas de 11.000 millones de euros para pymes y autónomos anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se centrará sobre todo en los sectores del turismo, la hostelería y la restauración e incluirá dos fondos: uno para quitas de deuda y otro para recapitalizar pymes, en forma de ayudas directas, según fuentes del Ejecutivo. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, está ultimando los detalles de las nuevas líneas de ayudas, pero aún se desconoce su concreción.

Sobre la mesa está la posibilidad de convertir créditos de las empresas en capital (créditos participativos). En tanto se concreta esta vía de inyección de capital a las pymes , la Generalitat de Valencia ya ha dado algunos pasos que pueden servir de referencia respecto de las inminentes medidas que ultima Nadia Calviño. En un reciente foro organizado por Cepyme, el director general del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca, explicó cuáles son los pilares del modelo de ayudas para pymes diseñado por este gobierno autonómico que incluye ayudas directas, créditos bonificados y la recapitalización de empresas viables por la vía de préstamos participativos.

El crédito participativo es una manera de transformar deuda empresarial, que no es sostenible en un momento dado, en capital cuya retribución depende de la mejora futura de resultados de esa compañía. La principal ventaja para la empresa es que, al convertirse en capital, el préstamo computa como fondos propios a efectos mercantiles y pasa a reforzar la solvencia de la compañía, cuestión especialmente relevante para compañías en causa de disolución. De hecho, es el esquema que está aplicando el Gobierno en el fondo de rescate de grandes empresas al que ya se ha acogido Air Europa.

Esos son los cinco pilares del modelo valenciano de ayudas a las pymes, a los que se prevé aplicar 100 millones de euros del fondo europeo React-EU que el Gobierno ha transferido a las comunidades autónomas.

Ayudas directas

Este programa incluye entrega directa de cantidades a pymes del sector 'Horeca' (Hostelería, restauración y cafeterías) y similares de 600 euros por trabajador hasta un máximo de 12.000 euros.

También hay ayudas directas a microempresas canalizadas por ayuntamientos y diputaciones con un tramo fijo de 2.000 euros más 200 por trabajador, hasta un máximo de 4.000 euros por empresa.

Los autónomos pueden percibir un complemento de hasta 300 euros en su prestación y existen medidas específicas para los sectores de transporte regional y taxi, ocio nocturno y artesanía

Préstamos bonificados

Esta acción también está focalizada en el sector Horeca y actividades conexas. Está destinada a empresas con una calificación mínima 'B' de su deuda (probabilidad de incumplimiento de hasta un 6%). Permite otorgar créditos de hasta dos millones de euros, con un tramo no reembolsable de hasta el 30% de la cantidad bajo condición de mantener la operación al corriente de pago.

El tipo de interés es del 0,5% para operaciones inferiores a un millón. Se sitúa entre el 2% y el 5% para las de entre uno y dos millones, con un objetivo de "autoselección" que, según Illueca se resume en "que solo lo solicite quien realmente lo necesite y sepa que su empresa volverá a ser rentable en cuanto se levanten las restricciones".


Programa de préstamos participativos


Este programa tiene por objetivo reforzar el capital de las compañías Horeca reponiendo las pérdidas acumuladas en el 2020 y el 2021 en sectores especialmente afectados por la crisis, como la hostelería, la restauración, las cafeterías y sectores conexos.

La Generalitat valenciana prevé aprobar ese viernes este programa que solo será accesible para empresas en dificultades, pero rentables, con resultado operativo (ebitda) positivo en el 2018 y el 2019 y cuyo nivel de deuda actual sea inferior a 15 veces el ebitda de esos dos años.

Bajo este programa el Instituto Valenciano de Finanzas podrá reponer fondos en las empresas, hasta una cantidad máxima equivalente a la suma de las pérdidas del 2020 y el 2021 (con el 10% del activo neto del 2019 como tope) y nunca por una cantidad superior a 800.000 euros. El préstamo participativo conlleva un tramo no reembolsable de entre el 8% y el 30%.

"A cambio, exigimos al banco al que vamos a dejar un cliente más robusto a largo plazo que mantenga las líneas abiertas de liquidez para esa empresa por un importe mínimo equivalente al 40% de la cantidad que haya aportado el Instituto, con aval público, si es preciso", según Illueca. Además, al banco se le va a pedir una reestructuración de la deuda si el préstamo participativo otorgado por la Generalitat no basta para cubrir los vencimientos del 2021.

El tipo de interés aplicable de nuevo responde al criterio de "autoselección", y será de entre el 3% y el 5% según los casos, con un plazo de 15 años que incluye una carencia de hasta 24 meses.

El IVF estima que este programa puede ser aplicable a entre 420 y 560 empresas.

Este programa refuerza el de créditos participativos que ya venía prestando la Generalitat Valenciana desde abril. "La experiencia nos demuestra que la media el préstamo necesario es de unos 80.000 euros, del que el 20% no es reembolsable si la empresa cumple con sus compromisos", explica Illueca.

Fondo de reestructuración de deuda

La transformación de deuda en un crédito participativo no solo es una actuación posible del Instituto Valenciano de Finanzas (punto 3). Además, el IVF ha constituido un fondo público-privado de reestructuración de deuda por un total de 60 millones de euros, de los que la 25 millones son públicos y el resto ha sido aportado por una gestora privada ganadora del concurso licitado por la Generalitat.

Este fondo podrá convertir en créditos participativos deuda no sostenible de empresas viables sin la limitación sectorial y de importe que rige para el el IVF (que se ciñe al sector Horeca y por un máximo de 800.000 euros). En este caso, se prevén actuaciones individuales a partir de dos millones de euros

Te puede interesar

.

Fondo de crecimiento empresarial

El quinto pilar del esquema valenciano de ayuda a las pymes se completa con un el llamado 'Fondo de crecimiento empresarial', de capital público-privado, para financiar proyectos de inversión de compañías con créditos en el entorno de los 10 millones de euros.