Automoción

Renault descarta invertir en una planta de baterías en España

  • En un encuentro con los jurados españoles del Car Of The Year, Luca de Meo, director general del grupo Renault, asegura que no tiene sentido abrir una planta de baterias a dos mil kilómetros de la línea de producción de coches

  • Reconoce que mantiene la apuesta por España como eje de fabricación de modelos híbridos, aunque admite que los coches eléctricos puros se fabricarán en las plantas del norte de Francia. Allí instalarán su 'Polo Eléctrico'

Luca de Meo presenta Renaulution, el plan estratégico del Grupo Renault

Luca de Meo presenta Renaulution, el plan estratégico del Grupo Renault / Renault

4
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

"No tiene ningún sentido abrir una fábrica de baterías a dos mil kilómetros del lugar donde vas a producir los vehículos", con estas palabras lógicas y elocuentes, el director general de Renault, Luca de Meo, rebaja las apuestas que algunos habían trazado como futuro para los terrenos de Nissan en Barcelona.

El directivo italiano ha participado en un encuentro virtual exclusivo con los jurados españoles del Car Of The Year (entre los que se encuentra un representate de Prensa Ibérica) en el que ha repasado la estrategia de futuro del grupo francés y la implicación de España en la misma. La electrificación y el diseño, como ejes centrales de la política de la marca del rombo, han centrado el debate.

Preguntado por el papel de España en la estrategia de la marca, De Meo reconoce que "para Renault se trata como de una segunda casa. Estamos muy orgullosos del trabajo que se está haciendo en Sevilla, en Palencia y Valladolid, creo que necesitan más trabajo y queremos ver nuevas posibilidades. Obviamente desde un punto de vista de competividad, algo que estamos discutiendo", en referencia a las negociaciones que reclaman mayor flexibilidad para adjudicar nuevos productos. La querencia de De Meo hacia España no es algo nuevo, "y de hecho aquí en Francia me dicen que estoy demasiado orientado hacia España".

De Meo considera que "en nuestras plantas españolas tenemos muy buenos profesionales, un buen equipo, y lo que también necesitamos es que Sebastian Guigues (el director comercial de Renault España) vuelva a ser líder del mercado", algo que están logrando en este mes de enero por delante de Toyota y Seat. "Estamos hablando con los sindicatos y, la verdad, no veo que sea complicado que España mantenga esa posición importante", admite.

La batería, en el centro

La electrificación total será un punto importante en la nueva estrategia de Renault. Se habla mucho de las baterías en estado sólido que pueden contribuir a dar mayor rendimiento, aunque De Meo tiene claro que "es una tecnología que aún tardará en llegar. En las fábricas de baterías hay un tema crucial que son los residuos, representan un porcentaje muy elevado de material que no se aprovecha, y la clave está en bajar ese nivel. El coste de producción es elevado. No lo veo a corto plazo. Creo que será más hacia 2024, en constructores de nicho. Nosotros debemos ir por otro lado y ver si podemos integrar la química LTG en ese proceso de creación de batería. Esto tiene una ventaja importante en términos de coste, un peso más alto (porque tiene menos densidad energética), son más estables y todo el tema del battery pack es más sencillo, y el software de gestión es menos sofisticado. La pelea será la reducción de costes con esta tecnología en el segmento B y no ligarlo a las baterías de estado sólido", explica De Meo.

Con la importancia de disponer de baterías, la creación de fábricas en Europa es crucia y para ello Renault está estudiando diferentes opciones. La que tiene más futuro es la asociación con empresas como LG Chem y la startup francesa Verkor (con el apoyo de InnoEnergy y Schneider Electric). LG Chem, precisamente una de las que suena como candidata a entrar en Zona Franca para ocupar los terrenos de Nissan. Esa opción parece alejarse con la idea de Renault de concentrar la producción de coches eléctricos en el norte de Francia (en las plantas de Douai y Maubeuge).

Para De Meo "no tiene ningún sentido trabajar en una fábrica de baterías si está a dos mil kilómetros de la línea de producción. Hay dos factores, uno es el tema logístico y el otro es el tema del impuesto del CO2. Si esto llega, las baterías son piezas pesadas que ocupan espacio. Será importante tener fábricas de baterías junto a tus fábricas de coches, y en paises que son capaces de asegurar un mix verde en la producción de energía".

Noticias relacionadas

España no es 'eléctrica'

En este sentido "es muy importante tener un coche de volumen para pensar en una fábrica de baterías. Y no hay previsión de producirlo en España. Lo que estamos mirando es concentrar toda la hibridación. También harán falta baterías, pero de otro tipo, ya veremos de dónde las sacamos". Luca De Meo admite que "una fábrica de baterías representa una inversión de dos o tres mil millones de euros, y no la hacemos los fabricantes de coches sino los proveedores. Y por eso debes tener un negocio asegurado con al menos una marca que produzca 300.000 o 400.000 coches. No haces una fábrica de baterías en medio de la Pampa".