Toque de queda

La hostelería no puede más: "Esto no hay quien lo aguante"

  • "Catalunya se lleva la palma en crueldad", asegura el presidente de la patronal Hostelería de España

  • Un grupo de 700 empresarios del sector demanda al Gobierno para que les compense las pérdidas por la pandemia

  Ambiente de terrazas y bares en Madrid este mediodía, en la imagen la Plaza de Santa Barbara.

  Ambiente de terrazas y bares en Madrid este mediodía, en la imagen la Plaza de Santa Barbara. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

"Un panorama sombrío", "la ruina total", "un desastre" o "una situación muy delicada". Así define el presidente de la patronal de los bares y restaurantes (Hostelería de España), José Luis Yzuel, la situación por la que atraviesa el sector. El toque de queda fue el detonante con el que el Gobierno puso en marcha restricciones a su actividad pero a él se sumaron medidas en muchas comunidades que provocaron que sea imposible cenar fuera de casa o incluso poder tomar un café a media tarde. Una situación "insostenible" para un sector que ve como las restricciones cada vez son mayores y más generalizadas: "Esto no hay quien lo aguante", reconoce Yzuel.

Según la patronal, que agrupa a alrededor de 340.000 establecimientos, el año pasado cerraron 85.000 locales por las restricciones del coronavirus, sobre todo el confinamiento durante tres meses. Pero calculan que se alcanzarán los 100.000 cierres. "No tengo ninguna duda, cada vez estamos más cerca de esta previsión", asegura Yzuel. "Todo lo que se regula es para limitarnos y para reducirnos", protesta.

Crueldad sobre Catalunya

Cada comunidad tiene su nivel de respuesta, pero Catalunya "se lleva la palma en crueldad", asegura Yzuel ante una horquilla horaria que cree que es imposible seguir. Le siguen comunidades como el País Vasco, Navarra, la Comunitat Valenciana, Castilla y León que limitan cada vez más la actividad. Pero incluso Madrid, la menos restrictiva, ha anunciado que a partir de este lunes se adelanta el toque de queda a las 22 horas y los bares se cierran a las 21 horas. Y los hosteleros ya temen lo peor porque en el país vecino, Portugal, se ha adelantado la recogida en casa a las 13 horas. "Es como encerrarnos de nuevo", lamenta Yzuel.

La única salvación posible, para ellos, son las ayudas directas porque los instrumentos generados por el Estado, como los préstamos avalados por el ICO, "están --a su juicio-- diseñados para grandes empresas y muchas de las más pequeñas no pueden acceder". Por su parte, las ayudas de las comunidades autónomas son insuficientes porque "tocan a entre 1.000 y 3.000 euros", protesta Yzuel. "Eso no te arregla. Si ves las ayudas de Alemania o de Francia, solo el primer mes son 10.000 euros", añade.

Pagar la verbena

Es por ello que la patronal se está organizando, a través de los despachos de abogados Indemniza y Écija, para demandar al Estado y a las comunidades autónomas por el "daño patrimonial" ejercido sobre ellas ante las restricciones a su actividad. "No puede ser que la administración te cierre, y no te ayude. Si lo hace te tienen que compensar. Con todo mi respeto, las medidas están muy bien, pero la verbena no la tenemos que pagar nosotros solos", defiende.

Se les ha adelantado un grupo de 700 establecimientos que prevén demandar al Gobierno y a las comunidades autónomas ante el Tribunal Supremo por las pérdidas sufridas por las restricciones a la actividad y los cierres producidos durante la pandemia, según ha informado el despacho de abogados Cremades y Calvo Sotelo, encargado de la tramitación.

Te puede interesar

Fuentes de este despacho aseguran que, aunque la demanda se interpondrá esta próxima semana, el periodo de adhesión a la misma se alargará hasta el próximo 14 de marzo. El objetivo es que estos profesionales reciban las mismas ayudas que sus homólogos en Inglaterra, donde se les bonifica el 75% de las pérdidas, según fuentes de este despacho.

Entre los demandantes se encuentran Begoña Fraile (Étimo), Pepa Muñoz (El Cuenca de Pepa), Alfonso García (Casa Alfonso), Juanjo López (La tasquita de enfrente), Iñaki López de Vinaspre (Grupo Sagardi) y Alfonso Pastor (Caterdata).