Fiscalidad autonómica

¿Qué es el 'dumping' fiscal? ¿Lo hace Madrid con sus impuestos? 5 claves

El Gobierno pretende impulsar una cierta armonización fiscal entre las automías

La comunidad madrileña defiende su competencia para desactivar al 100% el impuesto de Patrimonio

Pedro Sánchez y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras reunirse en la sede del gobierno regional el 21 de septiembre.

Pedro Sánchez y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras reunirse en la sede del gobierno regional el 21 de septiembre. / EFE / Emilio Naranjo

Se lee en minutos

Rosa María Sánchez

El acuerdo presupuestario entre ERC y el Gobierno de coalición incluye la creación de una comisión bilateral entre ambas partes para abordar una armonización fiscal entre comunidades autónomas. En particular, la comisión acordada con ERC debe centrarse en el impuesto sobre el Patrimonio, después de que la formacion catalana haya acusado a la Comunidad de Madrid de practicar 'dumping fiscal' al haber anulado este impuesto para sus contribuyentes. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, también acusan a Madrid de practicar 'dumping fiscal' con otros impuestos, como el Sucesiones y Donaciones o el propio IRPF, y abogan por introducir cierto nivel de armonización fical aprovechando la reforma pendiente del modelo de financiación autonómica.

¿Qué es 'dumping fiscal'?

La expresión 'dumping fiscal' hace referencia a una competencia desleal entre territorios con impuestos a la baja. Es decir, el concepto implica dos condiciones. Primera: que un territorio tenga impuestos más bajos que otros similares a él.  Y segunda: que con esa práctica pretenda atraer contribuyentes que pierden sus socios territoriales. Es por ejemplo, lo que se atribuye a Irlanda respecto de sus socios europeos, ya que con su mínima tributación del impuesto de sociedades provoca que compañías del resto de estados miembros desplacen su sede a ciudades como Dublín, haciendo perder ingresos a todos los demás.

¿Lo hace Madrid con sus impuestos?

Es un hecho que Madrid (PP) tiene los impuestos más bajos entre el conjunto de las comunidades. Su impuesto de Patrimonio está bonificado al 100%. También tiene el menor impuesto sobre Sucesiones y las tarifas más bajas en los impuestos sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (ITP y AJD) , así como la escala más baja en el tramo autonómico IRPF y el menor número de impuestos propios. Madrid niega estar practicando 'dumping fiscal' y argumenta que cualquier autonomía puede hacer lo mismo. Un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), vinculado a la Generalitat Valenciana, ha encontrado "evidencias" que vinculan la ganancia de 103.035 contribuyentes en Madrid procedentes de otras regiones en los 10 últimos años (2009-2018) coincidiendo con el periodo de rebajas fiscales más agresivas en la comunidad madrileña.   

¿Por qué se puede permitir Madrid menores impuestos?

Los sucesivos gobiernos del PP de Madrid, y el de Isabel Díaz Ayuso ahora, defienden que su menor tributación es la manera de estimular la actividad económica en la comunidad y de acabar recaudando más. El Gobierno regional estima que los madrileños se han ahorrado más de 48.000 millones desde el 2004 y que, al mismo tiempo, la mayor recaudación se ha traducido en una mayor aportación de Madrid al fondo de garantía que financia al conjunto de las autonomías. Quienes, como Valencia, le acusan de 'dumping fiscal', argumentan que Madrid se puede permitir menores impuestos por "el efecto aglomeración" de empresas, empleados públicos y trabajadores cualificados atraídos por la capitalidad. Madrid refuta este argumento diciendo que la capital del país no ha cambiado de sitio desde 1561.

¿Qué es la armonización fiscal que pretende el Gobierno?

No solo el actual Gobierno socialista. También el Ejecutivo de Mariano Rajoy pretendía impulsar cierta armonización en la fiscalidad de las comunidades autónomas, tal como recomendó en el 2017 la comisión de expertos para la revisión del modelo de financiación autonómica. De lo que se habla es de establecer una tributación mínima para cada impuesto (que evite, por ejemplo la desfiscalización plena que Madrid practica en el impuesto sobre el Patrimonio) y de fijar una horquilla con un suelo y un techo en medio de la cual pueda elegir cada comunidad dónde ubicarse. La determinación de horquillas podría esquivar la pretendida inconstitucionalidad que percibe el líder del PP, Pablo Casado, en la armonización fiscal.

Te puede interesar

¿Cuánto dinero hay en juego?

En el impuesto sobre Patrimonio, por ejemplo, el conjunto de las autonomías recauda unos 1.300 millones de euros al año. En Madrid, la recaudación por este impuesto es nula. En Catalunya roza los 500 millones. En el País Vasco, algo más de 160 millones y en Valencia, casi 150 millones. Andalucía dejaría de ingresar 82 millones si desapareciera este impuesto; Galicia perdería 78 millones y Castilla y León, unos 31 millones, por citar tres autonomías gobernadas por el PP, que promueve una armonización fiscal a la baja. El Impuesto de Sucesiones reporta casi 2.600 millones a las arcas autonómicas y el de Transmisiones Patrimoniales, unos 6.350 millones.