26 oct 2020

Ir a contenido

Recursos geológicos

El preciado 'petróleo blanco' divide a Cáceres

La extracción de litio, fundamental para las baterías de coches eléctricos, choca con la férrea oposición de algunos vecinos

Natalia Vaquero

Vincent Ledoux-Pedailles, director ejecutivo de Infinity Lithium, a la derecha, junto a David Valls, gerente técnico para España de la empresa.

Vincent Ledoux-Pedailles, director ejecutivo de Infinity Lithium, a la derecha, junto a David Valls, gerente técnico para España de la empresa. / EP

A escasos tres kilómetros de Cáceres, la empresa Infinity Lithium trata de explotar arrinconada por la férrea oposición de algunos vecinos de la zona y grupos ecologistas una mina del litio, el ‘petróleo blanco’ de los coches eléctricos necesario para la fabricación de sus baterías. El proyecto de San José Valdeflórez cuenta con el visto bueno de la Comisión Europea en su apuesta por la transición ecológica para la era pos-coornavirus y generaría, según sus impulsores, mil empleos en la comarca.

“Este yacimiento es clave para el desarrollo de los automóviles eléctricos”, defiende Vincent Ledoux-Pedailles, director ejecutivo de Infinity Lithium, quien remarca que la pandemia ha dejado al descubierto la necesidad que tiene Europa de abastecerse de hidróxido de litio para apuntalar el sector del transporte sostenible. Toda la producción que obtenga esta empresa será para consumo exclusivo en el continente donde apenas se produce este preciado mineral.

Los beneficios para la comarca que pregonan los responsables de Infinity Lithium no convencen a algunos vecinos que agrupados en torno a la asociación ‘Salvemos la Montaña’ se resisten a cejar en la lucha contra la intervención en este yacimiento formado en la Sierra de Moca hace más de 300 millones de años. Junto a vecinos y ecologistas muestran su rechazo también a esta iniciativa empresarial el expresidente de Extremadura, José Antonio Monago, y la exalcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, ambos del Partido Popular.

En otra zona de la provincia más despoblada, entre Cáceres y Plasencia, también se ha localizado otro yacimiento de litio, aunque su desarrollo está en fase incipiente. Se localiza entre los pequeños municipios de Pedroso de Acim, Cañaveral, Portezuelo, Casas de Millán, Holguera y Torrejoncillo.   

Frente a la oposición vecinal y ecologista, Ledoux-Pedailles insiste en el valor estratégico de la mina de Valdeflórez, de la que se pueden obtener durante los próximos 30 años más de 15.000 toneladas de hidróxido de litio para la fabricación de 10 millones de baterías de coches completamente eléctricos. Las arcas extremeñas se embolsarían 900 millones de euros en impuestos, calcula.

Se trata del segundo mayor depósito de litio en Europa, subraya Ledoux-Pedailles. El más grande se halla en la República Checa cerca de la frontera con Alemania, “pero a gran profundidad”, lo que dificulta su extracción. En San José Valdeflórez, el litio de gran pureza se encuentra en la superficie y se obtiene de la mica de las rocas para procesarlo después en una planta industrial que lo convertirá en el hidróxido de litio necesario para las baterías de los coches no contaminantes.

Disponer de una fuente de este mineral irremplazable en la baterías de los vehículos eléctricos  y una fábrica de procesado “atraerá a otros actores industriales que dinamizarán la economía de Extremadura para luchar contra el paro y la despoblación”, garantiza el director ejecutivo de Infinity Lithium cerca del yacimiento cacereño.  El proyecto de explotación logró la luz verde del Gobierno de Extremadura en 2016 pero que se encuentra paralizado por el rechazo vecinal a la espera de avanzar en su tramitación administrativa frenada por la pandemia.