04 ago 2020

Ir a contenido

el final de la desescalada

Llenar el depósito nos costará casi igual que antes del confinamiento

El precio de diésel y gasolina se sitúa para entrar en la nueva normalidad con importes muy similares a los de finales de marzo

La caída de los precios del petróleo en abril se frenó en mayo y los carburantes iniciaron seis semanas consecutivas de subida

Xavier Pérez

Surtidores de una de las gasolineras de Repsol en Barcelona.

Surtidores de una de las gasolineras de Repsol en Barcelona. / JOAN PUIG

El 14 de marzo se decretó el estado de alarma por la pandemia del coronavirus. Los que repostaron sus vehículos antes de cerrarlos en el garaje pagaron el litro a una media de 1,239 y 1,121 euros para gasolina de 95 y diésel, respectivamente. Los que no hayan cogido el coche durante todo este tiempo, habrán mantenido más o menos su inversión ya que el precio de los carburantes vuelve a estar en cifras muy similares a la del inicio del confinamiento.

En la última semana el importe que se paga por cada litro de diésel y gasolina se ha encarecido un 1,45%, encadenando seis semanas de incremento de forma consecutiva. De este modo, según las cifras del Boletín Petrolero de la Unión Europea y la media de los precios fijados por las gasolineras en España, los que tengan que repostar para abrirse a la nueva normalidad sobre ruedas deberán abonar 1,235 euros por el litro de gasolina y 1,119 euros por el litro de diésel. La tendencia es que siga subiendo al menos una semana más.

Caída del precio del petróleo

Cuando se inició el confinamiento el precio de los carburantes empezó un periodo inestable, provocado por la caída del precio del barril de petróleo, que inició una desescalada histórica, y el descenso en picado del consumo a nivel mundial. Eso hizo que los mercados internacionales notaran el parón. La caída del precio del barril Brent, de referencia en Europa, fue enorme (hasta un 30%) lo que obligó a recortar la producción. Para que nos hagamos una idea, a final de año el precio era de 66 dólares por barril y cayó hasta los 31,02 dólares en marzo. A final de mes el precio medio de la gasolina era de 1,149 euros y de 1,062 para el diésel. Abril no arrancó mucho mejor y los precios siguiendo cayendo situándose en cifras de 2017.

La llegada de la Semana Santa mantuvo la tendencia a la baja y el litro de diésel costaba 1,046 euros y el de gasolina de 95, 1,132 euros, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica. Los precios que se registraron fueron los más bajos de la última década. A finales de abril la media de las gasolineras en España ofrecía diésel a 1,001 euros y gasolina a 1,094 euros, encadenando siete semanas consecutivas de descenso.

Recuperación del mercado

La paulatina recuperación del precio del barril de petróleo y el inicio de la desescalada (con el incremento del consumo) hizo que en mayo se empezara a romper la tendencia negativa y a mediados de mes se pasó a pagar más. El ascenso nos ha llevado hasta la tercera semana de junio con cifras similares a las del inicio del confinamiento.

Hoy se paga por cada litro de gasolina en España entre 1,188 euros (BP) y 1,136 euros (Shell), mientras que en diésel llenaremos el depósito para el primer fin de semana de nueva normalidad entre 1,040 euros (Shell) y 1,093 euros (BP). Las gasolineras 'low cost' ofrecen, obviamente, precios menores, entre 0,949 euros para la gasolina de 95 y 0,895 euros para el diésel.

Temas Carburantes