09 ago 2020

Ir a contenido

Según la OIT

La pandemia dispara hasta el 80% la pobreza entre las personas que trabajan 'en negro'

La OIT estima que en los países del sur de Europa las horas trabajadas caerán el 15,9% durante el segundo trimestre

Gabriel Ubieto

Una mujer de limpieza en un hogar realizando sus labores profesionales. 

Una mujer de limpieza en un hogar realizando sus labores profesionales.  / CARLOS MONTAÑÉS

El mazazo económico de la crisis del coronavirus no impactará a todo el mundo por igual y uno de los colectivos más duramente afectados por los efectos del confinamiento serán los trabajadores de la economía informal. El confinamiento de la población es un grueso obstáculo para los popularmente conocidos como ‘trabajos en negro’ y ello contribuirá a disparar la pobreza entre esos trabajadores de la economía sumergida hasta el 80%, según los últimos cálculos publicados este miércoles por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La parálisis de la economía tendrá un efecto directo en el empleo y las horas trabajadas en los países del sur de Europa caerán en el segundo trimestre de este año el 15,9%.

Las restricciones a la movilidad, el veto a los espacios públicos y la parálisis generalizada en la actividad económica, entre otros, provocarán que en el segundo trimestre de este año ocho de cada 10 trabajadores de la economía informal vivan bajo el umbral de la pobreza. Antes de la emergencia sanitaria esa tasa de pobreza se situaba en el 34%. Aquellos que se obtenían un dinero o se ganaban la vida cobrando en ‘B’, haciendo ‘chapuzas’ o con el ‘cáncamo’, según se conoce en las Islas Canarias, verán desplomarse sus ingresos. Pues si en Europa la OIT estima que antes de la pandemia un trabajador de la economía sumergida ingresaba de media cerca de 1.150 euros; tras esta dichos ingresos caerán hasta los poco más de 350 euros.

Dada la propia naturaleza de la economía informal, no existen registros sobre el número de personas que trabajan habitualmente 'en negro' en España. Recientemente un informe de la patronal catalana Foment del Treball situába su magnitud en cerca del 25% el PIB total español. No concretaba así el número de trabajadores, aunque en sectores como el de las trabajadoras del hogar es una realidad extendida. Encuestas como la EPA, actualizada este martes, situaban un desfase de casi 200.000 personas entre trabajadoras dadas de alta oficialmente y empleadas reflejadas en la encuesta.

Caída de casi el 16% de las horas trabajadas

El desplome de las actividades ‘en negro’ es una de las caras más acuciadas de una economía que, como mínimo, durante los tres próximos meses funcionará al ralentí. La OIT estima que en los mercados laborales de los países de la Europa meridional el número de horas trabajadas caerá el 15,9%. Los países del sur del Viejo Continente serán los más paralizados por la presente pandemia, pues de media en toda Europa la caída estimada por la OIT para el segundo trimestre será del 13,1%.