07 jun 2020

Ir a contenido

alza de actividad

El comercio alimentario llega exhausto al puente de Semana Santa

La apertura se mantendrá en general igual que otros años en función de la normativa de cada autonomía

El Gobierno insta a planificar las compras y evitar acaparamientos innecesarios

Eduardo López Alonso

Un empleado de un supermercado de Madrid se protege con mascarilla y guantes.

Un empleado de un supermercado de Madrid se protege con mascarilla y guantes. / RODRIGO JIMÉNEZ (EFE)

Las cadenas de supermercados y sus plantillas llegan al puente de Semana Santa exahustas de tanta actividad. Los trabajadores de los comercios de alimentación alcanzan los festivos colmados de estrés. No hay homenaje de las 20 horas suficiente para los que enfundados en mascarilla, pantalla de plastico o gafas protectoras han trabajado en las últimas semanas más que nunca ante la amenaza de coronavirus que pasea ante ellos cada día con carrito de la compra. Los establecimientos abrirán en términos generales ceñidos a la normativa comercial y los horarios de los últimos días de confinamiento. Cerrarán el viernes, el domingo y el lunes en Catalunya. El lunes sí abrirán allí donde no sea festivo. Cada cadena decide su horario, con apertura a las 9 horas o las 10 horas. 

En el caso de los municipios turísticos con permiso de apertura abrirán algunas cadenas por la mañana pero otras han decidido cerrar. Es el caso de la cadena Bon Preu, que ha previsto que los establecimientos Bonpreu y Esclat cierren el domingo y los próximos domingos, "mientras duren las actuales circunstancias". Fuentes de la empresa reconocen que se trata de una medida más "para proteger a los equipos de tienda". La medida afecta a los establecimientos de zonas turísticas pero también a los de menos de 300 metros cuadrados que pueden abrir cualquier festivo (los situados junto a gasolineras, por ejemplo). Bon Preu asegura que ha contratado a 441 trabajadores en las últimas semanas para hacer frente al alza de la actividad. 

El lunes festivo sí abriran en general los supermercados que lo suelan hacer, con un horario restringido a la mañana (hasta las 14 horas o 15 horas, dependiendo de la cadena). 

En fuentes de Mercadona confirmaron que aplicarán los horarios de apertura habituales y cerrarán según la ley comercial de cada autonomía. Esa será la tónica general para la mayoría de establecimientos. En El Corte Inglés aseguran la apertura normal de jueves y sábado en Catalunya. El viernes, domingo y lunes seguirán en marcha las entregas a domicilio y el servicio 'click&car'. Para entrega a domicilio no habrá descanso. 

En Caprabo abrirán el jueves y el sábado de 9h a 20h. El lunes festivo en Catalunya permanecerán abiertas un total de 17 tiendas de 9 a 15 horas (en las provincias de Barcelona, Tarragona y Girona). En cualquier caso no vale trasladarse muchos kilómetros en búsqueda de tiendas abiertas, ya que algunos comercios tradicionales y pequeños supermercados pueden estar abiertos en cualquier lugar. Lidl comunicó que sus tiendas seguirán las aperturas que permita la ley y en los horarios habituales.

No se esperan grandes avalanchas de consumidores, pero las cadenas han colmado para este miércoles las existencias para reducir las necesidades de reposición al máximo. Las colas en la puerta son el exponente del incremento de las medidas de seguridad que todas las cadenas han implementado. El temor al contagio ha enrarecido las jornadas laborales de los trabajadores de los supermercados lo que aparejado al incremento de actividad hace que los festivos lleguen al límite de las fuerzas. 

La empresa de estudios Nielsen constató en su último informe (del 23 al 29 de marzo) que la demanda sigue creciendo con respecto a la misma semana del año pasado, con un alza del 16,2%, mucha menor actividad que en las primeras semanas de acaparamiento. La consultora destaca el alza de las compras 'on line', de hasta un 73,7% en comparación con la misma semana del año anterior, y las ventas de productos más de capricho. Ha llegado la hora de comer chocolates. La repostería en casa parece que domina en los hogares españoles con el confinamiento. 

El temor a que la llegada de la Semana Santa comportase avalanchas a los comercios llevó esta semana al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a emitir una campaña para concienciar a la población de la conveniencia de planificar las compras durante la Semana Santa, a fin de reducir la movilidad y minimizar el riesgo de contagio. "Queremos complementar las indicaciones generales de las autoridades sanitarias con recomendaciones como consultar el calendario de días festivos fijados por cada Comunidad Autónoma, priorizar la compra en comercio de proximidad para evitar desplazamientos fuera del barrio, organizar el consumo semanal, elegir productos de manera responsable o hacer un esfuerzo para no salir todos los días de casa", explicó la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.