13 jul 2020

Ir a contenido

actividad económica

Los instaladores trabajan pese a problemas iniciales

Los establecimientos dedicados al mantenimiento de instalaciones pueden seguir funcionando pese al estado de alarma

Eduardo López Alonso

Una mujer entra en un ascensor.

Una mujer entra en un ascensor. / JON BARANDICA

Las empresas instaladoras o las subcontratas de grandes empresas de servicios pueden seguir trabajando. Pese a los problemas registrados el lunes en establecimientos a pie de calle que fueron instados a cerrar por los Mossos, el estado de alarma debe dejar al margen a este tipo de actividad al considerarla un servicio esencial.

El Gremio de Instaladores de Catalunya, Fegicat, se puso en contracto con la Generalitat a última hora del lunes y logró el compromiso de enmendar un exceso de celo que de haberse prolongado hubiese causado problemas. El presidente de Fegicat, Jaume Alcaide, aseguró este martes que pese a la reducción de efectivos de personal y la caída de la demanda por parte de las grandes compañías, la población puede requerir el servicio de instaladores en el caso de problemas o averías en los hogares. Se asegura también el mantenimiento de las instalaciones de hospitales o cualquier otro establecimiento público o privado.