Ir a contenido

A PARTIR DEL 18 de OCTUBRE

Los aranceles de Trump afectan exportaciones españolas por 1.000 millones

La subida de los gravámenes afecta a exportaciones del sector agroalimentario por valor de 1.000 millones

S.Ledo/ Agencias

Así afectara a España la aplicación de aranceles por parte de EEUU. / EFE VÍDEOS

Una nueva guerra comercial abierta por Donald Trump tiene, esta vez, en su diana a España. El presidente estadounidense ha anunciado una subida inmediata de aranceles (18 de octubre) sobre diversos productos que incidirá directamente sobre un volumen de exportaciones españolas por valor 1.000 millones de euros, según apuntó ayer la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

El Gobierno de EEUU anunció este jueves que impondrá aranceles a la Unión Europea para compensar las ayudas que algunos gobiernos dieron a Airbus (y, por tanto, perjudicaron a Boeing), tras recibir el visto bueno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Y España está, junto a Francia, Alemania y Reino Unido, entre los cuatro países que sentirán el mayor "peso" de los gravámenes, según informó el jefe de Comercio Exterior de EEUU, Robert Lighthizer.

El motivo es que estos cuatro países conforman el consorcio Airbus, y Washington considera que son los "responsables de los subsidios ilegales" de la Unión Europea a esta empresa. La Oficina de Comercio Exterior distribuyó una lista con 300 productos importados en la que se establece un gravamen del 10% para componentes de aviación civil y del 25% para toda una serie de productos agrícolas.

Entre estos últimos, se incluyen el queso fresco, las aceitunas, el aceite de oliva, productos porcinos, el vino (sin gas, con menos de 14% de alcohol y de menos de 2 litros) y los licores de origen español. Además, de los yogures, la mantequilla, las cerezas y los melocotones de la mayoría de los países de la Unión Europea (incluido España), así como otros muchos productos como, por ejemplo, los berberechos o las navajas en conserva.

"Son productos muy valorados por el consumidor estadounidense, por lo que esperamos que el efecto de los aranceles no retraiga la buena marcha de nuestras exportaciones a Estados Unidos", explicó la secretaria de Estado de Comercio. En concreto, en el caso del aceite de oliva, en los últimos siete meses han crecido las ventas al país norteamericano en un 40%.

En total, en 2018, España exportó a Estados Unidos productos por valor de 12.791,1 millones de euros (un 2,6% más que un año antes). Y, aunque las principales mercancías que España le vendió fueron aceites refinados de petróleo (1.512 millones), automóviles de turismo (622 millones) y antisueros y sangre (515 millones), también el aceite de oliva (405 millones) y el vino (299 millones) tuvieron amplia presencia en las exportaciones, en cuarto y quinto lugar.

Desde el Gobierno, la secretaria de Estado de Comercio calificó la decisión del ejecutivo estadounidense de "desafortunada" y lamentó que "quiera tomar esta decisión de forma inmediata". No obstante, Méndez abogó por "seguir negociando" para buscar una solución, aunque también añadió que en ningún momento ha habido voluntad por parte de Estados Unidos: "Se han hecho diferentes ofertas pero ellos han reiterado su decisión de aplicar los aranceles de forma inmediata", explicó a los periodistas Méndez, quien señaló que cerca de 1.200 empresas se podrían ver afectadas.

Los afectados piden soluciones

"Resulta totalmente injusto y desproporcionado que, una vez más, el sector agrario sea el pagano de una guerra comercial de la Unión Europea que no tiene nada que ver con el campo español", ha denunciado el secretario general de COAG, Miguel Blanco. Blanco ha exigido a las autoridades comunitarias y al Gobierno español que protejan los intereses de la agricultura "con una solución rápida y equilibrada para evitar que este conflicto acabe pasando un nueva y costosa factura a nuestros agricultores y ganaderos".

Otra entidad agraria, la UPA, ha exigido al Gobierno y a Bruselas una respuesta "contundente". "Los agricultores y ganaderos españoles vuelven a ser las principales víctimas colaterales del conflicto comercial que está orquestando el magnate Donald Trump", ha criticado la organización agraria. Por su parte, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha expresado la preocupación del sector y ha solicitado al Gobierno y a las autoridades de la Unión Europea la "máxima" colaboración para evitar la imposición de aranceles a algunos alimentos y bebidas españoles.

También el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luís Benítez, ha lamentado que el vino español sea "de nuevo objeto de represalia en un conflicto comercial internacional en el que no tiene nada que ver". Benítez ha pedido al Gobierno y a la Comisión Europea que redoblen los esfuerzos para alcanzar una solución negociada con Estados Unidos que pueda evitar unas medidas "muy perjudiciales" para el sector del vino español en uno de sus mercados "más interesantes a nivel de valor y con mayor recorrido futuro".

Desde Euskadi, el consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, ha señalado que los nuevos aranceles pueden generar "alguna perturbación" en la economía vasca, pero ha apuntado que ésta sigue creciendo y ha emplazado a mantener "la calma" y no caer "en alarmas innecesarias".

En la misma línea, la profesora de investigación de mercados en EAE Business School, Mª Angeles Ruiz Ezpeleta, advertía que más allá de anuncios, la administración Trump todavía tiene que materializar esta decisión, porque, recuerda, "Trump ya amenazó hace tiempo con poner aranceles a los automóviles y todavía no lo ha hecho". 

¿Nueva guerra arancelaria?

En un esperado fallo, la OMC determinó que Washington puede imponer a la UE sanciones comerciales por valor de 7.500 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros) anuales, pero la Oficina de Comercio Exterior explicó que, de momento, se impondrán aranceles del 10% a las aeronaves civiles grandes que el bloque comunitario vende a EEUU y del 25 % a ciertos productos agrícolas.

La disputa transatlántica en la OMC, que comenzó hace 15 años, podría provocar una guerra arancelaria entre la UE y EEUU, aunque la Casa Blanca ha dejado la puerta abierta a negociar y ha pedido al organismo comercial que fije una reunión el 14 de octubre para que formalmente autorice los gravámenes estadounidenses.

La OMC determinó que el constructor aeronáutico estadounidense Boeing perdió el equivalente a 7.500 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros) en ventas potenciales debido a subsidios ilegales que Gobiernos de la UE dieron a su rival europeo Airbus, otro de los fabricantes de aviones más grande del mundo. En ese contexto, Francia, Alemania, España y el Reino Unido ofrecieron a Airbus financiación a un tipo de interés más bajo que los del mercado, lo que permitió a la compañía desarrollar algunos de sus modelos más recientes y avanzados.

"Durante años, Europa ha dado subsidios masivos a Airbus que han dañado seriamente la industria aeroespacial de EE.UU. y a nuestros trabajadores", ha subrayado Lighthizer. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha calificado de "gran triunfo" el fallo de la OMC.

Por su parte, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ha advertido de que cualquier medida de EEUU para imponer aranceles sería "miope y contraproducente".