Ir a contenido

ESCÁNDALO DEL MOTOR

La fiscalía alemana acusa de fraude al expresidente de Audi por el 'dieselgate'

Según la acusación, Rupert Stadler conocía el fraude desde el 2015 y no intervino para remediar la situación

Efe

Rupert Stadler.

Rupert Stadler. / EFE (LUKAS BARTH)

La Fiscalía de Múnich (Alemania) ha presentado este miércoles tres cargos, entre ellos el de fraude, contra el expresidente del fabricante automovilístico Audi Rupert Stadler, en el marco de la investigación por la manipulación de emisiones en vehículos diésel. Además, la fiscalía acusa a Stadler y a otras tres personas, a las que no identifica, de falsificación indirecta y publicidad punible. 

A tres de los cuatro acusados se les hace responsables de "desarrollar motores para vehículos Audi, Volkswagen y Porsche cuyos controles estaban equipados con una función de 'software' inadmisible". El abogado de Stadler señaló que su cliente rechaza los cargos que hay contra él.

Esa manipulación permitía que el dinamómetro del chasis funcionara de modo diferente ( y mejor) que en el modo de conducción real (...) Los vehículos con motores en cuestión se vendieron posteriormente en grandes cantidades y se pusieron en circulación", afirmó la fiscalía.

Conocedor del fraude desde el 2015

Según la acusación, Stadler conocía el fraude en el diésel desde el 2015 y no había intervenido para remediar la situación. Stadler fue puesto en libertad bajo fianza el pasado octubre después de haber estado en prisión preventiva desde junio de 2018 por el caso de las manipulaciones de emisiones en vehículos de la marca. 

Un tribunal de la capital bávara consideró en octubre que seguían "existiendo sospechas contra el acusado" y que persistía "el motivo de su detención, la posible destrucción de pruebas". Sin embargo, consideró "justificable y asumible" suspender condicionalmente la orden de prisión contra Stadler. Se sospecha que el expresidente de Audi tenía conocimiento de las manipulaciones en Europa después de que saliera a la luz el escándalo en Estados Unidos.  La Agencia Ambiental de EEUU acusó al mayor fabricante de automóviles del mundo de haber equipado 11 millones de automóviles diésel con 'software' que oculta las emisiones, a veces hasta 40 veces más que los estándares permitidos.

Standler se unió a Audi en 1990 y fue nombrado consejero deledo en el 2007. Fue relevado de sus funciones en junio de 2018 para ser reemplazado por el holandés Bram Schot, un rival proveniente de Daimler que llegó al Grupo Volkswagen en  el 2011. Stadler fue cesado a principios de octubre del comité ejecutivo del grupo Volkswagen, del que era miembro desde enero de 2010.