Ir a contenido

tributos

Francia desafía a EEUU e impone una tasa a los gigantes de internet

París desoye las amenazas de Trump y aplicará un impuesto del 3% con el que espera recaudar 400 millones de euros

Eva Cantón

El centro logístico de Google en Mountain View, California.

El centro logístico de Google en Mountain View, California. / Reuters

Fue una medida que anunció Emmanuel Macron a finales del 2018, en plena crisis de los ‘chalecos amarillos’, para financiar parte de los 10.000 millones de euros destinados a calmar la cólera de las clases medias de la Francia periférica.

La tasa aplicable a los gigantes de internet –Google, Apple, Facebook y Amazon, conocidos por el acrónimo de GAFA- ha sido aprobada este jueves definitivamente por el Senado francés. Francia se convierte así en uno de los primeros países en aplicarla, a pesar de las amenazas sobre eventuales represalias lanzadas por la Administración de Donald Trump.

Este miércoles, el responsable de comercio norteamericano, Robert Lighthizer, acusó a las autoridades francesas de poner en el punto de mira a determinadas compañías tecnológicas norteamericanas.

El ministro galo de Economía, Bruno Le Maire, le respondió este jueves recordando que los aliados deberían “solucionar sus diferencias de una manera distinta, no con amenazas”.

“Francia es un Estado soberano que decide soberanamente sus disposiciones fiscales”, ha subrayado Le Maire en la Asamblea nacional. El ministro siempre ha defendido la necesidad de una fiscalidad del siglo XXI.

El impuesto afectará a una treintena de empresas, las que tengan un volumen de negocio superior a 750 millones de euros a nivel internacional y de 25 millones en Francia.

La tasa será de un 3%, se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de enero del 2019 y reportará a las arcas públicas 400 millones de euros este año y 650 en 2020. La actividad sujeta a gravamen será la venta on line, la publicidad y las plataformas de mediación.

La normativa está prácticamente calcada del fallido proyecto europeo pactado entre Francia y Alemania que tropezó con las reticencias de Irlanda y tres países nórdicos, Finlandia, Suecia y Dinamarca.

Los ministros de Finanzas del G20 realizaron algunos progresos a principios de junio en Japón y se comprometieron a redoblar esfuerzos para colocar la justicia fiscal en el centro de la agenda internacional.

El objetivo es lograr avances de aquí al 2020. Las divergencias siguen siendo no obstante de calado cuando se habla de las modalidades de aplicación de las medidas fiscales. Washington prefiere no limitarse al sector digital. 

Guerra comercial

Como ya hizo en el caso de China o las ayudas europeas a Airbus, Trump ha ordenado abrir una investigación que podría desembocar en la imposición de derechos de aduana a los productos franceses, abriendo un nuevo frente en su guerra comercial.

El lobby de la industria tecnológica ha pedido a Washington evitar las represalias y no imponer derechos de aduana. “Apoyamos la iniciativa del Gobierno de Estados Unidos de investigar sobre cuestiones comerciales complejas pero le pedimos no recurrir a tarifas aduaneras como remedio”, indican en un comunicado.

Si la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) llegara a un acuerdo el próximo año para aplicar la tasa GAFA a nivel mundial, Francia retiraría su impuesto nacional.

Temas: Francia