Ir a contenido

Telecomunicaciones

España estrena el 5G en plena guerra tecnológica mundial

Vodafone lanza la red con equipos de Huawei, acusada por EEUU de espionaje

El coste del espectro dispara la inversión y puede ralentizar su popularización

Sara Ledo

La tecnologia 5G, la promesa del Mobile World Congress 2019.

La tecnologia 5G, la promesa del Mobile World Congress 2019. / ELISENDA PONS

Unos pocos afortunados podrán este sábado ser los primeros en España en conectarse a la red móvil 5G, la nueva tecnología de red que cambiará las comunicaciones y que hará posibles las ciudades inteligentes por sus características: mayor velocidad de descarga, más dispositivos conectados al mismo tiempo, menos latencia... El primer despliegue comercial es de Vodafone, se lanzará este sábado en algunos barrios de 15 ciudades (entre ellas Barcelona, Madrid, Valencia...) y, si se tiene móvil y tarifa compatible, ya se podrá bajar una película 10 veces más rápido que con 4G. Pero además de las ventajas tecnológicas, otra consecuencia es que España entra en plena guerra digital mundial, pues el operador británico usará equipos de red de la china Huawei, acusada por EEUU de espionaje.

La apuesta de Vodafone por esta red es solo el primer paso de una revolución tecnológica cuyo gran despliegue no llegará hasta el 2021 –Telefónica, Orange y MásMóvil lo lanzarán cuando se pueda ofrecer a pleno rendimiento– y que no se prevé que alcance la mayoría del territorio hasta el 2024. Para hacerlo, los operadores deberán elegir qué tecnología usar: si la del gigante chino Huawei o la de las firmas europeas Ericsson y Nokia, grandes competidores pero con tecnología a priori menos desarrollada que Huawei.

España, pues, entra en la guerra por el control de la tecnología mundial, siendo uno de los primeros países que disfrutan de un primer contacto con la banda ultra rápida, como Finlandia, Suiza o Reino Unido, aunque todavía está lejos de la apuesta en Asia (Japón, China y Corea) y EEUU. Además de los  equipos, para el despliegue se requieren derechos de uso del espectro radioléctrico (por donde viajan los datos), y según la Comisión Europea, España es uno de los países mejor preparados para el 5G de una lista que lideran Finlandia e Italia.

El espectro es un recurso natural, de dominio público y limitado, que está formado por una especie de autopistas (frecuencias) por la que viajan las ondas de telecomunicaciones (radio, televisión o internet). Al ser público, lo administra el Estado, que debe repartir las frecuencias –al 5G se le ha asignado la banda de los 3,4-3,8 GHz, la de los 700 MHz y la de los 26 GHz– y trocearlos por compañías.

La mejor forma que se ha encontrado en el caso de las telecos es mediante subastas, aunque ello tampoco se escapa de la polémica: la GSMA, asociación mundial de operadores móviles, advierte de que «las subastas diseñadas para maximizar los ingresos públicos pueden perjudicar gravemente a los usuarios». El coste de ese espectro dispara la inversión y puede ralentizar el despliegue por los menores recursos para comprar equipos. Además, el sobrecoste afecta al precio que pagan los clientes.

España subastó la banda de los 3,6-3,8 gigahercios el año pasado y sobre esa es sobre la que Vodafone (3,7 GHz) realiza este primer conato de despliegue. Pero aún queda por asignar la de los 700 megahercios –la banda más baja, la que da más cobertura por antena y que, por tanto, será la más cara–, prevista para el primer trimestre del 2020 con el objetivo de liberar el espectro en junio de ese año. Y para ello las televisiones –que ahora ocupan este espacio– deberán cambiar de frecuencia (a la de los 600 MHz), en lo que se conoce como segundo dividendo digital. 

Precios polémicos

A falta de que se diseñe la subasta española, la polémica ha surgido en Europa por los altos precios pagados. Primero fue Italia, con un récord recaudatorio de 6.500 millones el año pasado (subastó la banda de 700 MHz, la de 3,7GHz y la de 26GHz), y ahora ha vuelto con Alemania, que inició su subasta en la banda de 2 GHz y 3,6 GHz con la previsión de recaudar 5.000 millones y cerró las pujas con 6.550 millones de recaudación. Ambos casos han abierto la caja de pandora sobre el objetivo de las subastas: ¿recaudar dinero para el Estado de bienestar o desarrollar infraestructuras para el futuro del país?

La polémica ha llegado hasta España, donde el Gobierno ha afirmado que no esperan ser «especialmente onerosos». La experiencia le da la razón: la subasta en la banda de 3,6-3,8 GHz se cerró por 437 millones, aunque si se les suman los intereses y la tasa por reserva de espectro  se alcanzarán los 1.410,7 millones.

Los 700

La clave será la subasta de los 700, en la que el Ejecutivo justificó el retraso como un guiño a las telecos para que fuese lo más pegada a la liberación de frecuencias y que las operadoras con red  –Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil– no tuvieran que esperar años para desplegar el 5G, como ya ocurrió con el 4G.

Con el pistoletazo de salida del 5G en España se inicia, pues, una nueva era en las comunicaciones que revive fantasmas del pasado, que sucede en plena guerra mundial por el control de la tecnología y que, aunque aún le queda camino por recorrer, dará paso a un sector en el que serán más comunes las inversiones conjuntas y en el que un operador neutral podría tener un papel protagonista.