Ir a contenido

UN 20% MENOS DE EMISIONES

El megacamión gana espacio en las carreteras españolas

El gigante XPO Logistics pone en marcha una nueva ruta entre Galicia y Marruecos con productos textiles

Eduardo López Alonso

Un megacamión de XPO Logistics. 

Un megacamión de XPO Logistics. 

Los megacamiones y los 'duotrailer' demandan hueco en las carreteras españolas. Según los últimos datos disponibles de la Dirección General de Tráfico hay algo más de 300 de estos mastodontes rodados en circulación por vías preautorizadas. La multinacional XPO Logistics informó esta semana de la puesta en marcha de una nueva ruta con megacamiones que conecta Galicia con Marruecos. Los camiones, de 25,25 metros de longitud, transportan materias primas textiles desde España al norte de África varias veces a la semana, regresando con las prendas terminadas para su posterior tratamiento y distribución a cargo de un gigante del sector textil. Es un ejemplo claro del uso que de estos camiones se puede hacer, con la limitación actual de que no pueden atravesar fronteras intraeuropeas con la normativa actual.  Todavía en Europa la reglamentación de transporte no está unificada en todos los detalles. 

XPO es pionera en el servicio de megacamiones en España, donde fue una de las primeras empresas de transporte en obtener la autorización gubernamental para la circulación de megacamiones del Sistema Modular Europeo (EMS) en el 2016. Cada megacamión de XPO puede transportar una carga máxima de 60 toneladas, frente a las 40 habituales como máximo, reduciendo las emisiones de CO2 hasta en un 20% por un mejor equilibrio entre consumo y capacidad de carga. El ahorro se estima en un 20% de CO2 emitido a la atmósfera en comparación con un remolque estándar de 40 toneladas. Pero en términos de costes logísticos, la eficiencia también se logra transportando más carga en el mismo viaje, por lo que el ahorro depende de diversas variables como la distancia, el peso de la carga, etcétera.

Massimo Marsili, director general de transporte de XPO Logistics en España, Portugal y Marruecos, destaca que su compañía hace aproximadamente 18.000 travesías al año a través del estrecho de Gibraltar, para sectores de automoción, textil y alimentación. La flota de 15 megacamiones de XPO en España se utiliza para los clientes de la empresa y para su red de transporte de mercancías paletizadas.

El megacamión no es exclusivo de grandes empresas como XPO (facturación de 17.000 millones de euros a nivel mundial y 100.000 empleados). Cualquier empresa de transporte o del sector logístico con intención de mejorar la rentabilidad de rutas fijas y con gran volumen de carga mira ya la conveniencia del uso de camiones gigantes o de doble trailer entre sus servicios. Otras compañías como Gefco o Sesé disponen de ellos. Son vehículos imponentes con motores de 15 litros y unos 600CV. El conjunto puede sumar ocho ejes y arrastrar 60 y hasta 70 toneladas. El precio de la cabeza tractora suele ser superior a los 140.000 euros. 

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles ha remitido recientemente una petición a la Comisión Europea para que regule el uso de megacamiones en el entorno europeo. Una buena excusa es la reducción de CO2, aunque los transportistas temen que un auge de este tipo de vehículos precarice al sector desde un punto de vista laboral, al reducir el número de vehículos en circulación y restringir la propiedad de vehículos por su mayor precio a las grandes empresas.

La implantación masiva del megacamión en España también es dudosa, ya que se necesita una ruta planificada y asegurar el flujo de mercancía de ida y vuelta para asegurar los retornos de la inversión. Deben enlazar puntos de aprovisionamiento separados por largas distancias, 1.000 kilómetros, y que no existan demasiados desniveles (que disparan el consumo).