Ir a contenido

EL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

Nadia Calviño, ministra de Economía

La actual directora de Presupuestos de la CE goza de amplio prestigio internacional

La alto cargo europea ejerció como directora de Competencia bajo la vicepresidencia de Pedro Solbes

Silvia Martinez / Bruselas

Nadia Calviño, en su etapa como directora general de Competencia en 2004, junto al exvicepresidente Pedro Solbes y al exsecretario de Estado de Economía, David Vegara.

Nadia Calviño, en su etapa como directora general de Competencia en 2004, junto al exvicepresidente Pedro Solbes y al exsecretario de Estado de Economía, David Vegara. / JUAN CARLOS HIDALGO

Extremadamente organizada, exigente, con una energía desbordante, dedicada y muy comprometida. Quienes conocen de cerca a Nadia Calviño Santamaría (A Coruña, 1968) no escatiman en elogios sobre sus capacidades y su experiencia profesional. “Es clara y directa y sabe lo que quiere”, asegura una persona que ha trabajando estrechamente con ella los últimos cuatro años que ha estado al frente de la Dirección General de Presupuestos de la Comisión Europea.

Llegó a Bruselas en septiembre de 2006 procedente del Ministerio de Economía donde trabajó a las órdenes de Pedro Solbes y casi doce años después regresará al mismo lugar del que salió pero esta vez para dirigirlo, tras una trayectoria profesional impecable y brillante en el Ejecutivo comunitario donde ha despuntado en todos y cada uno de los cargos que ha ocupado.

Ha sido directora general adjunta de Competencia, una de las carteras de mayor peso en Bruselas. De ahí dio el salto a la Dirección General de Mercado Interior donde ayudó a diseñar las reformas financieras y bancarias bajo la batuta del entonces comisario y ahora negociador de la UE para el brexit, Michel Barnier. Los últimos cuatro años los ha dedicado a preparar y negociar los presupuestos europeos como directora general del equipo que lidera el comisario Günther Oettinger y con un objetivo en mente: simplificarlos.

Hija del primer director de TVE, José María Calviño, madre de cuatro hijos, es licenciada en derecho y económicas, domina perfectamente el inglés y el francés, además del español, y habla también alemán. Nunca ha estado en primera línea de la política y llega en un momento de inestabilidad pero en Bruselas hay plena coincidencia: Pedro Sánchez se lleva un activo de primera.