Ir a contenido

inflación

El IPC anual se sitúa en el 1,7% y vuelve a castigar a las pensiones

Los precios subieron el 0,5% entre octubre y noviembre en España, el 0,4% en Catalunya

Salvador Sabrià

Repostaje en una gasolinera de Barcelona. / Ferran Nadeu (Ferran Nadeu)

Repostaje en una gasolinera de Barcelona.
Jornada de rebajas de compras en el centro de Barcelona a prinicpios del 2017.
Una inmobiliaria de Barcelona.

/

Por segundo año consecutivo desde que se aplica a las pensiones el mínimo legal de subida del 0,25% establecido en la fórmula de revalorización introducida en la última reforma del sistema, estas prestaciones volverán a perder poder adquisitivo, a la vista del índice de precios de consumo (IPC) que este noviembre se ha situado en el 1,7%. 
    El dato de inflación de noviembre es el que se utilizaba antes de la citada fórmula de revalorización como referencia para la actualización de las pensiones, con el objetivo de garantizar que no perdieran poder adquisitivo. Tanto en el ejercicio del 2014, como en el del 2015, los dos primeros en los que se aplicó el mínimo del 0,25%, el dato del IPC de noviembre resultó negativo (-0.40% y - 0,3%, respectivamente). El Gobierno del PP usó entonces esos datos para afirmar que pese a aplicar la subida mínima, las pensiones podían ganar poder de compra. Pero el año pasado se acabó la fiesta. En el 2016 los precios subieron el 1,5% en noviembre y las pensiones perdieron esta vez sí poder de compra; y este noviembre ha vuelto a suceder con lo qu se ha abacado acumulando y ha  acumulado un pérdida del 1,5% desde el 2010.
    Uno de los primeros en quejarse de esta situación ha sido el sindicato UGT de Catalunya, que ha alertado de que la pensión media catalana perderá 195 euros de poder adquisitivo al no aplicar la subida del IPC de noviembre (+1,7%), con lo que se situará en 961,62 euros (1.087,99 euros en jubilaciones).
    Según el sindicato, para garantizar que los pensionistas mantengan su poder adquisitivo, se deberían actualizar las pensiones con el diferencial entre la subida que se aplicó en las pensiones para 2017 (0,25%) y el incremento anual del IPC en noviembre (1,7%), con lo que se deberían revisar y aumentar en un 1,45% adicional. UGT ha lamentado que desde el 2011 el Gobierno central mantenga la congelación de las pensiones contributivas, y ha alertado de que desde el 2010, las pensiones han aumentado entre un 3 y un 4%, mientras que el IPC ha aumentado un 7,7%, ante lo que ha concluido que la pensión media en Catalunya debería ser 432 euros superior.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) avaló en su momento la subida de las pensiones en un 0,25% para 2017, aunque advirtió de que, en ausencia de medidas, cabe esperar que las pensiones suban solo el 0,25% al menos hasta el año 2022 tanto bajo los supuestos utilizados por la AIReF como por el Ministerio.
    La referencia a las pensiones es una de las derivadas del dato del IPC de noviembre que este jueves hizo público el Instituto Nacional de Estadística (INE). De los datos se desprende también que Catalunya se consolida como la autonomía con mayor inflación anual. El IPC catalán aumentó cuatro décimas el pasado mes de noviembre respecto de octubre por la subida de los precios de la moda, y la tasa interanual se mantuvo en el 1,9,%, dos décimas por encima del IPC español. En el conjunto de España, la inflación subió un 0,5% en noviembre respecto al mes anterior, y elevó una décima su tasa interanual, hasta el 1,7%, debido a los precios de las gasolinas y del gasóleo para calefacción.
    La partida mensual más inflacionista en noviembre fue vestido y calzado, con un alza del 5,5%. Transporte subió el 0,9% (el 4,1% en un año) y la vivienda el 0,8%. Los alimentos bajaron el 0,3% en noviembre pero en términos anuales se han encarecido el 2,6%.

La tasa interanual de noviembre es la decimoquinta positiva que encadena el IPC interanual de España, e implica que los precios son hoy el 1,7% superiores a los de hace un año. El IPC interanual empezó el 2017 en el 3%, su tasa más alta desde octubre del 2012. En febrero se repitió el mismo porcentaje, pero en marzo, por primera vez en siete meses, la inflación recortó su tasa interanual hasta el 2,3%. Tras varias subidas y bajadas posteriores, el IPC interanual se situó en agosto en el 1,6%, una décima más que en julio; escaló hasta el 1,8% en septiembre y bajó al 1,6% en octubre. 

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, bajó en noviembre una décima, hasta el 0,8%, situándose casi un punto por debajo de la tasa general del IPC.

En el avance del IPC interanual de noviembre ha influido el repunte en más de un punto, hasta el 3,5%, de la tasa de transporte, motivada por la subida de los carburantes. También ha contribuido el aumento en tres décimas, hasta el 2,5%, de la tasa de vivienda por el encarecimiento del gasóleo para calefacción.