Ir a contenido

DECISIONES DE POLÍTICA MONETARIA

El Banco Central Europeo deja el precio del dinero en el 0% por largo tiempo

El BCE estima que la inflación apenas llegará al 1,7% en el 2020

Draghi detecta que la recuperación económica no llega a los salarios

Rosa María Sánchez

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y el vicepresidente, Vitor Constancio, en la rueda de prensa de este jueves en Francfort. 

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y el vicepresidente, Vitor Constancio, en la rueda de prensa de este jueves en Francfort.  / RALPH ORLOWSKI / REUTERS

Tal como se esperaba, el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves mantener sin cambios el precio del dinero en el 0% y, a pesar de que la entidad ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento e inflación hasta el 2020, todo apunta a que los tipos de interés seguirán en mínimos históricos por mucho tiempo. El presidente del BCE, Mario Draghi, ha dado a entender que la nueva previsión de una tasa de inflación de apenas el 1,7% en el 2020 no deja satisfecho al organismo. Y esta reflexión abunda en la expectativa de un periodo prolongado de bajos tipos de interés, que algunos analistas sitúan hasta el tercer trimestre del 2019.

Precisamente Draghi debe finalizar su mandato en el BCE en noviembre del 2019. ¿Habrá una subida de tipos antes de entonces?. “Eso sería una buena noticia porque significaría que la inflación se autosostiene”, ha respondido con sorna.

Los mercados financieros apenas han reaccionado ante las palabras del presidente del BCE. El Ibex 35 y los principales índices bursátiles europeos se han mantenido en pérdidas. Tan solo el índice alemán Dax ha entrado en terreno positivo, aunque con una ínfima ganancia del 0,03%.

Previsiones al alza

El BCE tiene por mandato contribuir a situar la inflación en el entorno del 2%, o ligeramente por debajo, con una perspectiva de medio plazo. El organismo ha revisado hoy al alza sus previsiones sus previsiones de crecimiento e inflación para la eurozona. Así, se prevé que el PIB crecerá el 2,4% este año (frente al 2,2% en septiembre); el 2,3% en el 2018 (el 1,8% en septiembre) y el 1,9% en el 2019 (dos décimas más). Además, el BCE ha publicado ahora su previsión para el 2020, de un crecimiento del 1,7%.

La previsión se inflación se mantiene en el 1,5% para el 2017 pero se eleva dos décimas para el 2018 (hasta el 1,4%) y se queda en el 1,5% para el 2019. Para el 2020 se prevé el 1,7%.

Draghi ha admitido que la confianza en lograr el objetivo de inflación a medio plazo es ahora mayor  “que hace dos meses”, pero no se ha mostrado satisfecho. Lo que hace ser pesimista al presidente del BCE es la “nula respuesta de los salarios” al mayor crecimiento económico, "mucho más lenta que en el pasado".

Estados Unidos e Inglaterra

EEUU -ha explicado Draghi- se encuentra en otra fase de la recuperación económica, con mayores subidas salariales, y eso justificaría la decisión de este miércoles de la Reserva Federal (Fed) de una nueva alza de los tipos de interés (la tercera en 2017), hasta dejarlos en el rango de entre el 1,25 y 1,5%.

El Banco de Inglaterra (BoE), por su parte, ha decidido este jueves mantener los tipos de interés en el 0,50%, después de haber acometido en su anterior reunión la primera subida de la tasa desde julio del 2007.

En la zona euro, el BCE ha decidido mantener el precio oficial del dinero en el 0% (mínimo histórico en el que permanece  desde marzo del 2016) y en el -0,4% la tasa negativa con la que se penalizan los depósitos de las entidades financieras europeas que permanecen improductivos en el BCE.

Según se desprende del comunicado emitido por la entidad, el BCE solo empezaría a pensar en una subida de tipos cuando finalice su programa de compra de compra de deuda pública y privada. En enero del 2018 el ritmo mensual de compra de deuda bajará a la mitad -hasta 30.000 millones- y está previsto mantenerlo en ese nivel "hasta el final de septiembre de 2018 o hasta una fecha posterior si fuera necesario” para alcanzar el objetivo de inflación.

Para los impacientes, Draghi ha lanzado un mensaje: “No hemos discutido sobre una finalización rápida del programa de compras o ‘tapering’ (término inglés que alude al cierre del grifo)”.