Ir a contenido

CITA DEL MOTOR

Enrique Lacalle: "El salón Automobile Barcelona es un gran motor comercial para los fabricantes"

El presidente del Automobile Barcelona asegura que la introducción del congreso de conectividad y la apuesta por un salón más tecnológico será un acierto

Xavier Pérez

Enrique Lacalle, presidente del salón Automobile Barcelona.

Enrique Lacalle, presidente del salón Automobile Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

La próxima edición del Salón Internacional del Automóvil, ahora Automobile Barcelona, que arranca oficialmente el próximo jueves 11 de mayo, marcará un antes y un después en la historia de este ya casi centenario escaparate dedicado al mundo del automóvil. Enrique Lacalle, presidente del certamen, está convencido de que el cambio de formato, la introducción del congreso de conectividad y la apuesta por un salón más tecnológico será un acierto que marcará la tendencia a seguir en el futuro.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de la organización de este año?

Que hemos acertado. Quiero decir que con esto hemos evitado la típica pregunta de quién falta o cuántas marcas hay. Hemos dado en la diana con el producto que hemos hecho. Este año hay 90 empresas, 30 del automóvil y las otras de tecnología, porque esta es la filosofía que hemos lanzado en nuestra propuesta. Un salón más global. Nos hemos reinventado.

De acuerdo. Pero, ¿qué me dice de los que no han querido venir?

Que se equivocan. Pero sólo es una opinión.  Las que han fallado le han dado una inmensa alegría a las que vienen. Nosotros no obligamos a nadie y lo que me gusta es que no ha habido la preocupación. Se ha sustituído por un objetivo mucho más amplio. Creo que tenemos un salón mucho más completo. Hablamos del presente y el futuro de la tecnología y el sector del automóvil, y ese es el mensaje que ha calado en todo el mundo. 

¿El Connected marca un punto de inflexión?

Sin duda. El congreso es un éxito, con 1.200 inscritos. Ojalá hayamos encontrado la piedra filosofal porque esto llevará a que en el futuro Barcelona sea una referencia mundial gracias a este modelo que proponemos este año.

¿El salón es una gran plataforma del sector?

Por supuesto. En un lugar que vienen 750.000 personas no hace falta decir nada más. Es un escaparate increíble.  El que no viene se está dando una patada en la espinilla a él mismo. Este es un salón muy querido, con 98 años de historia siendo un punto de encuentro de la automoción, de la industria, la economía y la política. Sí, también de la política.

¿Porqué lo dice?

Este es un salón en el que convergen intereses comunes más allá. Todos van a confluir en el salón del automóvil. Las administraciones confluyen en un punto de encuentro de negocio, de intereses comunes. Creo que eso es importante. El salón es muchas cosas, representa a mucha gente. Y además sirve para momentos de divergencia, hay un punto en el que la gente confluye con un mismo objetivo. Es como un oasis. Confluyen intereses y objetivos.

Pero nunca lo han tenido fácil...

No. Pero pocos salones pueden decir que son centenarios y haber resistido a todas las épocas y a todas las crisis.

El automóvil juega un papel clave en la economía española. ¿Hay salón para rato?

Eso espero. El automóvil crea cientos de miles de puestos de trabajo, tiene un peso muy importante en el PIB español y favorece el crecimiento económico. Conviene cuidar al sector del automóvil y para ello es muy importante favorecer la renovación del parque automovilístico de nuestro país.

¿Este formato dual de feria de coches y Connected marca el futuro de los salones?

Ojalá. No me cabe la menor duda de que éste es el camino. Ahora ya no es tan importante, en general, la cilindrada, la velocidad. Es mucho más importante el consumo, las emisiones y la conectividad. El patrón de compra está cambiando.

¿Que hace diferente a Barcelona de otros salones del mundo?

La creatividad. Hay una cosa que nos dice todo el mundo. En Barcelona son muy creativos y muy imaginativos.  La gente, en el mundo de las ferias, no piensa tanto. Hay ferias que están bien gestionadas porque tienen un producto concreto, como el Mobile World Congress. Si vinieran todas las marcas de automóviles del mundo sería la bomba, pero como esto no existe salvo excepciones como Ginebra, hay que buscarse la vida con creatividad y con imaginación.

¿Presentar primicias sigue siendo un objetivo?

Creo que no. Las marcas, cada vez más, presentan los modelos fuera de los salones. Yo siempre les pido a las marcas que vienen a Barcelona es que crean en el gran motor de ventas que es un salón del automóvil. Es una plataforma comercial de primer nivel. Las marcas que montan bien un salón del automóvil, que traen equipos comerciales bien entrenados, venden mucho. La que simplemente expone vende menos. La prueba son las estadísticas. En el último salón se firmaron 75.000 peticiones, este año espero que sean más. De mayo del 2014 a mayo del 2015 el cambio de ventas de un mes de un año al otro es enorme, y eso sucede por las ventas del salón. Ya sean directas o inducidas. Las marcas deben aprovecharlo. Esa capacidad de influencia. Marca tendencia.

Es un salón completo. ¿Cómo ve el futuro?

Con mucho trabajo. En la parte Motorshow hay que convencer a los que no hacen labor comercial que se están equivocando. Les irá mucho mejor. En la parte de Connected debemos mantener el nivel que alcanzaremos este año. Me gustaría que en el salón del centenario (en el 2019). por mejorar, viniese Elon Munsk a dar una ponencia inaugural, por ejemplo. Siempre tenemos que ir más allá y el salón de Barcelona ha demostrado que es capaz de hacerlo edición tras edición. Vamos, que ya veo coches que llegan volando aterrizando en el salón. Veo mucha tecnología. En dos años esto va a cambiar muchísimo. Este salón con el Connected, en dos años puede ser un tiro. Saldrán tantas cosas. Barcelona es un escaparate ideal. Quien no ha estado quiere conocerla y quien ha estado quiere volver. Eso lo tenemos que aprovechar.

¿El salón es una invitación al despliegue tecnológico? ¿Barcelona puede ser referencia? ¿Cómo serán los futuros salones?

Al final creo que será más fácil que se presenten nuevas tecnologías, nuevas fórmulas, que se presenten coches. Las marcas del sector ya no necesitan los salones para ofrecer primicias. Lo hacen antes o incluso después. Lo importante es estar porque es un punto de encuentro excepcional. La prueba de que las marcas presentan cuando quieren es que la propia Barcelona es escenario de muchas presentaciones mundiales al cabo del año, y lo es por algo que no todas las ciudades tienen: la luz.

¿Qué nos dice de la necesidad de buscar un mayor apego de los jóvenes al automóvil?

Creo que deben volver a enamorarse del coche. Hay un cierto desapego, pero al final el automóvil es libertad y de alguna manera también es estatus. Además, el automóvil siempre es un elemento que ayuda a enamorarse. He estado llevando dos salones que tienen el vínculo de la familia como parte importante. El Meeting Point y el Automóvil. Los dos tienen un componente de decisión y de opinión familiar muy importante. Tanto en uno como en el otro te enamoras del piso o del coche.

Denos un objetivo para este año.

Me gustaría batir el record de visitantes y que aprovechen las ofertas comerciales del salón. Las marcas dan unas condiciones muy buenas y comprar en el salón es muy ventajoso. Pero no podemos pararnos aquí. Hay que seguir trabajando para el futuro. Mejor no bajar los brazos y seguir haciendo las cosas bien.