TEST DE CONSUMO

Fin de las rebajas de verano más extrañas

El comercio acaba satisfecho de la campaña de descuentos con un ligero aumento de las ventas

Cada tienda puede ahora por ley ofrecer descuentos cuando quiera, lo que desvirtúa la tradición

Local comercial en el centro de Barcelona

Local comercial en el centro de Barcelona / NEUS MASCAROS

2
Se lee en minutos
Josep M. Berengueras
Josep M. Berengueras

Periodista

ver +

Rebajas”. “Remate final”. “Descuentos”. “Summer Prices”. “Mid season sales”. Estos eslóganes (y muchos otros) conviven estos días en las tiendas del centro de Barcelona. Hasta hace poco, el 31 de agosto era sinónimo de último día de campaña de rebajas de verano, pero el embrollo normativo permite ahora colgar los carteles de ‘rebajas’ todo el año, lo que ha desvirtuado, esta temporada más que nunca, la campaña de precios bajos. El comercio que dejará de ofrecer descuentos a partir del 1 de septiembre acabado relativamente satisfecho, con un ligero aumento de ventas, pero ya piensa en cómo se reinventará ante lo que parece el principio del fin de tan arraigada tradición comercial.

Con la ley en mano, ahora los comercios son libres de comenzar y terminal las rebajas cuando quieran. Dos grandes empresas, como son Inditex El Corte Inglés, mantienen las fechas oficiosas de inicio y fin, pero cada vez son más las cadenas e incluso pequeñas tiendas que han optado por comenzar antes y, también, terminar más tarde los descuentos veraniegos. “El problema es que la gente no va a saber cuándo son las rebajas, y eso acabará restándonos competitividad en esta época tan importante para liquidar estoc”, aseguraba una dependienta de la zapatería Scala Dei de calle Pelai de Barcelona.

Este jueves los descuentos habrán acabado para la mayoría de tiendas y cadenas. Hoy ya se podían ver en las principales arterias comerciales de Barcelona como algunas firmas han tapado ya los escaparates para cambiar la cartelería y oferta de artículos, ya dispuestos a vender la colección de otoño/invierno al completo. “De momento hace demasiado calor, lo primeros días van a ser duros... Pero ya toca”, aseguraba una dependienta de Promod en Pelai.

El tiempo, precisamente, ha sido un aliado de las tiendas durante este verano tan caluroso (con muy poca lluvia), que ha favorecido la liquidación del estoc. “Ha habido también mucho turista, y eso también se nota en las ventas, pues muchas veces buscan prendas diferentes y eso nos ayuda a vender un poco de todo”, afirmaba la dependienta de Promod.

Noticias relacionadas

Según la Confederación Española de Comercio (CEC), las ventas durante las rebajas de verano han crecido entre un 3% y un 5%, el línea con lo esperado inicialmente, una cifra que se considera positiva después de que el pasado año la campaña no fuese tan bien como se esperaba. Sin embargo, la patronal ha avisado de que esta liberalización total “ha beneficiado en especial a las grandes cadenas", que han podido protagonizar "una estrategia de promociones y de adelanto de las rebajas", según su presidente, Manuel García-Izquierdo. Ello se ha notado por ejemplo en las ventas de julio, que han aumentado menos que en junio cuando tradicionalmente es al revés: el avance de hasta 15 días de las rebajas de algunas cadenas obligó a muchos pequeños comerciantes a avanzar las ofertas.

De momento parece que el fin de rebajas va a ser más respetado que el inicio de la campaña. Los comercios prefieren centrarse en la ropa de otoño/invierto, tradicionalmente más cara y que, por tanto, proporciona mayor facturación y márgenes. Es por ello que los grandes carteles de rebajas van a desaparecer en la mayoría de los casos. Sin embargo, van a continuar habiendo algunos descuentos y ofertas puntuales. “La gente se ha acostumbrado a las ofertas continuas. Hay que ofrecerles algo para que entren”, explica en Promod. Sin cartel de gancho no hay clientes. El problema vendrá cuando ni el cartel de rebajas sirva para atraer al comprador.