Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Los auditores avisan a Volkswagen de que el 'dieselgate' le saldrá más caro

PwC advierte de que los 16.200 millones previstos por VW pueden ser insuficientes por las "incertidumbres" existentes

Antoni Fuentes

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, en la presentación de los resultados en Wolfsburg.

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, en la presentación de los resultados en Wolfsburg. / EFE / JULIAN STRATENSCHULTE

Los auditores de las cuentas de Volkswagen se han visto obligados a incluir una advertencia en el último informe de las cuentas del 2015 sobre las posibles consecuencias del 'dieselgate'. La firma PriceWaterhouse (PwC) avisa a los directivos de la multinacional de que las provisiones de 16.200 millones establecidas hasta ahora pueden engordar en los próximos meses debido a "la gran cantidad de las soluciones técnicas necesarias" y a las "incertidumbres inevitables" asociadas con el reguero de reclamaciones judiciales que se prevé. 

"Las provisiones para riesgos y garantías jurídicas, inscritas en el ejercicio 2015" se basan en "el conocimiento de los hechos presentado", advierten los dos auditores que firman el informe sobre las cuentas de Volkswagen, que concluyen que "no se puede excluir que una futura evaluación de los riesgos puede ser diferente".

La auditora alerta de que si se comprueba el conocimiento de la dirección de la trampa afectará a las cuentas del 2015  

PWC también lanza una advertencia sobre la participación de la dirección de Volkswagen en el fraude cometido con la instalación de un 'software' ilegal desde el 2009 para camuflar las emisiones de gases. Los auditores parten de que las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora no muestran que el comité de dirección conociera la manipulación antes del verano del 2015, poco antes de que estallara el 'dieselgate'. Pero avisan de que si las pesquisas en marcha prueban que la dirección sí era consciente con anterioridad del fraude "podría impactar" en las cuentas del 2015.

RESPONSABILIDAD DE LOS DIRECTIVOS

Algunas informaciones periodísticas apuntan a que la alta dirección de Volkswagen conocía la existencia de la trampa en los motores diésel antes del verano del 2015. Volkswagen admite que el anterior presidente, Martin Winterkorn, fue informado de la existencia de la trampa en julio del 2015. Sin embargo, Winterkorn fue informado en mayo del 2014 de un problema de exceso de emisiones de gases detectado en Estados Unidos, según explicó la compañía en un reciente comunicado en el que detallaba las reuniones y los correos relacionados con el asunto.  

El fabricante estima tiene más de un 50% de posibilidades de ganar los pleitos de clientes

El sustituto de Winterkorn, Matthias Müller, reconoció que las provisiones, que se han incrementado desde 6.000 euros en los primeros meses hasta 16.200, pueden variar puesto que se han hecho "para cubrir los riesgos que conocemos". Las partidas más importantes de las provisiones son 7.800 millones para la recompra de coches en EEUU y la reparación en todo el mundo y otros 7.000 millones para hacer frente a compensaciones judiciales. Además, el grupo alemán ha reservado 1.800 millones de euros para llevar a cabo un plan de desarrollo de mejoras medioambientales y de la movilidad eléctrica al que se ha comprometido con las autoridades de EEUU. Las provisiones incluidas en las cuentas del 2015 han provocado unas pérdidas netas de 1.400 millones.

Volkswagen estima que la probabilidad de que acabe ganando los pleitos planteados y los que pueden iniciarse en los próximos meses es de más de un 50%. "Es demasiado pronto para estimar cuántos clientes se aprovecharán de la opción de presentar demandas en el futuro, más allá de la demandas existentes, o cuáles serán sus posibilidades de éxito", reconoce la multinacional en un apartado específico sobre los motores diésel incluido en el informe de las cuentas del 2015.

El director de I+D de Porsche, nueva víctima del escándalo

El director de investigación y desarrollo (I+D) de Porsche, Wolfgang Hatz, que era miembro del comité de dirección, ha dejado la compañía a petición propia y envuelto en el escándalo de los motores trucados. Hatz, de 57 años, había sido suspendido en septiembre pasado al iniciarse la investigación por la manipulación de motores diesel para falsear las emisiones de gases contaminantes del grupo Volkswagen. El consejo de supervisión de Porsche ha nombrado como sustiotuto a Michael Steiner, de 51 años, que ha dirigido el control de calidad del centro de desarrollo de Porsche.