REACCIONES DE LOS USUARIOS

La OCU anima a comprar energía mediante plataformas colectivas

Los consumidores critican en sistema de subasta eléctrica

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO
MADRID

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) animó ayer a los consumidores a sumarse a su plataforma de compra colectiva de luz, después de que la subasta eléctrica de este martes haya forzado una subida de la factura. En una nota, la asociación indicó que la factura media de electricidad ronda ya los 800 euros y califica la nueva subida de «puñetazo directo al estómago de los consumidores». La subida afectará tanto a todos los clientes de la tarifa de último recurso (TUR) como a muchos de los que están en el mercado libre, y será la tercera en apenas cuatro meses, después de las de julio y agosto.  «Ahora más que nunca, el consumidor debe reaccionar y tomar medidas para reducir su factura», señala la OCU, que recordó su iniciativa de compra colectiva de energía, la primera realizada hasta ahora en España.

Por su parte, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) pidió al Ministerio de Industria que frene las «escaladas de precios» que se están viviendo en los últimos años en un sector que afecta a los usuarios, independientemente de su nivel de ingresos. Consideró que se vuelve a dar «una vuelta de tuerca más» al dinero de los consumidores.

En un comunicado, la CECU expuso que «lo peor estaba por llegar», ya que hace unas semanas denunció una subida de 4 euros al mes por el incremento del término fijo previsto en la reforma de la electricidad de agosto, y hoy la subasta ha determinado un aumento del precio del 3,1%.

Noticias relacionadas

Facua-Consumidores en Acción expresó su disconformidad en la misma línea que las otras asociaciones. Destacó que la subida es «desproporcionada» y reclamó al Gobierno «capacidad real de intervención» y la eliminación de las subastas eléctricas, a las que la asociación califica de «subastas trampa», cuyos resultados «no son fiables».

EFECTO DE LA REGULACIÓN /  El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, consideró que «el problema es que la regulación provoca que suba la luz, y la sensación es que el Gobierno también quiere que suba» y que aumenten «los márgenes de negocio de las eléctricas», señaló. La asociación consideró que, al no modificar el mecanismo de asignación de precios en el mercado, «la política que desarrolla el Gobierno es que continúe subiendo la luz, usándose como vía la subasta».