Ir a contenido

10 DIBUJANTES DE CÓMIC SACAN PUNTA AL OFICIO

Albert Monteys: "Es fantástico vivir de algo que no sirve para nada"

Joel Mercè Ana Sánchez

¿Cuándo empezó a pintar algo en la vida? Todos los niños dibujan, pero la mayoría lo dejan cuando se hacen mayores. Así que en lo de pintar lo importante no es empezar, sino no dejarlo.

¿Cómo se dibujaría a sí mismo? Me dibujo constantemente, ¡tengo una serie autobiográfica en 'Orgullo y satisfacción'! Me dibujo más bajito de lo que soy, más rumboso y más quejica.

Su frase de bocadillo favorita. “Mírate en el puño de Dredd”, pronunciada, claro está, por el Juez Dredd mientras le da de comer un bocadillo de nudillos a uno de sus enemigos.

¿Cuántas horas trabaja al día? Todas y ninguna. Es lo que los profesionales llamamos “la magia del cómic” y nuestras familias, “otro fin de semana en casa”.

¿Proyectos? Me hace mucha ilusión que mi próximo proyecto sea secreto. Es algo que no me había pasado nunca. Será una sorpresa, algo que se ha hecho muy poco y que yo, por eso lo hago, no he hecho nunca.

Tómele el pulso al mundillo del cómic. ¿Presión arterial? El mundo del cómic sufre una anemia crónica, pero lleva tanto tiempo en ella que lo sobrelleva con una sonrisa.

Los lectores de cómics son…  Demasiado variopintos como para caber en esta respuesta, por suerte.

¿Para qué sirven los cómics? Para nada. Es fantástico vivir de algo que no sirve para nada.

¿Dónde está ahora el negocio? Los que nos dedicamos a los cómics hemos demostrado que, en efecto, no sabemos dónde está el negocio.

Los ilustradores tienen el escaparate de Instagram. ¿Ustedes? Perdemos el tiempo en Facebook y Twitter, ¡montamos unas broncas muy pintorescas!

¿Qué tienen en común los dibujantes de cómic hoy? Que no sabemos dónde estaremos dentro de tres años.

¿Pintan más los hombres o las mujeres? Todos pintan, potencialmente, bastante. En unos años dejará de existir este debate, ¡crucemos los dedos!

¿Lo más surrealista que le ha pasado? Me llamaron para anunciar gazpacho en la tele, ¡como si fuera un famoso más! Mis amigos no lo entendían. Joder, yo sigo sin entenderlo.

¿El sitio más raro donde ha visto uno de sus dibujos? En un grafiti que, por desgracia, no pude fotografiar.

¿Qué subrayaría en fosforito en su currículo? Que me sigo divirtiendo como el primer día.

¿Cuál es el futuro del cómic? No tengo ni idea. Si me hubieran dicho hace dos años que iba a estar viviendo de los cómics en internet, no me lo hubiera creído, así que todo es posible.

Un cómic a devorar. Frank, de Jim Woodring, ¡uno de mis tebeos favoritos!

0 Comentarios
cargando