TRAS LOS PASOS DE MARC MÁRQUEZ

Izan, otro niño que alcanza sus mejores sueños

El nuevo campeón del mundo de Moto3 tuvo su primera moto cuando apenas había aprendido a caminar y ha ido progresando y ganando en casi todas las categorías en las que ha competido

Guevara redondea, en el precioso circuito de Phillip Island, una temporada perfecta en la que ha conseguido seis victorias y 11 podios para superar a su compañero de equipo Sergio García

Izan Guevara

Izan Guevara / EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Emilio Pérez de Rozas

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Izan Guevara se ha convertido hoy en el sexto campeón del mundo de Aspar Team en la categoría pequeña tras haber ganador el Gran Premio de Australia. Seis triunfos, 11 podios, dos vueltas rápidas y cuatro 'poles positions' se resumen en un título de campeón con el que soñaba desde que, con poco más de dos años, se subiera por primera vez a una moto.

Izan Guevara nació el 28 de junio de 2004, en Palma de Mallorca. Las motos siempre han formado parte de su vida. Cuando era niño asistía a los entrenamientos de fútbol junto a sus compañeros de la escuela, pero él, más allá de darle al balón, prefería quedarse en la pared del campo, junto a las motos del aparcamiento, observándolas e imitando el sonido de los motores.

 Tanto fue así, que, durante el invierno de 2006, eso, con poco más de dos años, sus padres le dieron su primera moto como regalo en sus terceras Navidades y, a partir de ese momento, comenzó a crecer en él una pasión que le llevaría a convertirse en piloto profesional. Izan se sintió muy apoyado por su madre, Marga, y su padre, Toni, con quien recuerda ver las carreras de motos y fantasear con poder llegar a ser como Marc Márquez, ídolo de su infancia y referente actual.

El consejo de Márquez

Márquez es para Guevara un piloto con el que comparte ciertos aspectos, tanto sobre la moto, en su forma de correr, su pasión y su velocidad, como en su forma de ser, por su carácter extrovertido y su buen humor. Es más, el pasado martes, Marc coincidió con Izan en un restaurante de Melbourne y se acercó para preguntarle por qué estaba tan nervioso en Tailandia. “Olvídate del título, no importa cuando, dónde y cómo lo ganes. Disfrute de estos momentos, anda, sé tú mismo, pásatelo bien, que ya sabes que es la única manera de ganar”, le dijo el de Cervera al mallorquín.

Cuando tenía tres años empezó a practicar este deporte con su minimoto eléctrica y sus padres le apuntaron a una escuela en Mallorca.  Allí comenzó a dar sus primeros pasos con la moto, estuvo tres años y corrió su primera carrera, una prueba que recuerda con mucho cariño. “Estaba muy feliz e ilusionado. Iba acompañado de muchos amigos de la ‘escoleta’ y lo pasamos en grande, lo recuerdo como si fuese hoy mismo. Era, además, la primera vez que corría fuera de Mallorca, en Valencia, y lo viví mucha ilusión”, cuenta.

Izan Guevara, medalla de oro de Moto3 en Phillip Island (Australia).

Izan Guevara, medalla de oro de Moto3 en Phillip Island (Australia). / EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

A los seis, el pequeño Izan pasó a formar parte de la escuela de la Federación Balear y comenzó a competir en minimotos, categoría en la que consiguió su primero podio. Ya de pequeño luchaba por la victoria, estuviera en la categoría que estuviera. Sus buenos resultados le daban acceso a becas que le permitían seguir practicando el deporte de sus sueños.

El mallorquín fue escalando categorías, consiguió un tercer puesto en el campeonato de minimotos y, en 2012, con 8 años, empezó en la Cuna de Campeones, el proyecto valenciano que ha creado tantos y tantos campeones. Fue una etapa que le ayudó mucho a seguir formándose como piloto y de la que tiene grandes recuerdos. Izan subió a la categoría MiniGP 110 y estuvo peleando por el título con rivales con los que a día de hoy sigue compitiendo, como Dani Holgado, Pedro Acosta o Adrián Fernández. Tras un año de aprendizaje y esfuerzo, logró, en 2014, conseguir el título de campeón de esta categoría.

Primeros títulos

Gracias a los buenos resultados obtenidos en las categorías inferiores pudo seguir creciendo y avanzando como piloto hasta llegar, en 2019, a proclamarse campeón de la European Talent Cup tras lograr seis victorias consecutivas en el campeonato. Su progreso continuó y el joven piloto comenzó a prepararse para el Mundial Júnior de Moto3, ya de la mano del Aspar Team.

La temporada no empezó como esperaba y fue octavo y 13º en las dos carreras de Portugal. Pero fue llegar a Jerez, donde el año anterior se había proclamado campeón, y todo cambió. Una racha de ocho podios consecutivos, cinco de ellos victorias, alguna tan especial como las que logró en Aragón saliendo desde la vigésimo segunda posición, le llevó a conseguir el título de campeón del mundo júnior de Moto3, momento que recuerda como el más especial de su trayectoria hasta el momento.

La ilusión del joven piloto iba en aumento y, a sus 16 años, se le presentó la oportunidad de ser piloto en el Campeonato del Mundo con el GASGAS Aspar Team en la categoría de Moto3. De la mano del equipo valenciano, Guevara conseguiría terminar la temporada en el top 10. Aunque el camino fue complicado en ocasiones, siempre supo llevarlo bien y complementó los momentos duros con el bueno humor que le caracteriza.

Izan Guevara, el último gran descubrimiento de Jorge Martínez 'Aspar'.

Izan Guevara, el último gran descubrimiento de Jorge Martínez 'Aspar'. / EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

En el gran premio de Qatar empezó un nuevo camino para el mallorquín, un camino que empezó con fuerza con una séptima posición tras haber protagonizado una carrera junto al grupo de cabeza. Guevara siguió luchando y fue mejorando carrera a carrera, sumando puntos en Jerez, Le Mans, Sachsenring o el Red Bull Ring. En Inglaterra y Aragón logró su mejor clasificación, sendas cuartas posiciones que le hicieron empezar a destacar. Pero el gran premio de las Américas guardaba lo mejor de la temporada para el joven piloto. Fue ahí cuando Izan consiguió su primera victoria en el Mundial de Moto3, en una carrera llena de incidentes, que demostró la gran progresión de Guevara en su temporada de debut. La octava posición final cerraba un año lleno de experiencias y aprendizajes que le valieron para acabar con la senda de trabajo clara para 2022. Lo mejor estaba por llegar.

Momentos decisivos

2022 iba a ser su año. Después de una discreta octava posición en Qatar, en Indonesia, en un circuito desconocido para todos, logró su primer podio del año. La ilusión de la primera victoria llegó dos semanas después, en Argentina, pero un problema mecánico le obligó a retirarse cuando había liderado ocho de las primeras nueve vueltas de la carrera.

Austin y Portimao le permitieron volver a centrarse en sí mismo y en su ritmo de carrera y, ya en casa, inauguró el comienzo de una larga racha de podios con su primera victoria del año. Desde ese momento, el mallorquín fue encadenando podios; Francia, Italia, Cataluña, Alemania y Assen. Sus buenos resultados le permitieron situarse en segunda posición en la lucha por el título, a tan solo tres puntos de su compañero de equipo.

Sin embargo, en un giro digno del guión de 2022, en la siguiente carrera se fue al suelo, igual que su compañero de equipo, y vio cómo se redujo su ventaja con respecto al tercero de 64 a 39 puntos. La tensión desapareció pronto: en Misano volvió a subir al podio y, por primera vez, se situó en cabeza de la general. Las victorias en Aragón y en Japón le permitieron coger impulso y alejarse del resto de sus perseguidores para llegar a Australia por primera vez con la oportunidad de cerrar el título, el tercero de su carrera en cuatro años. 

TEMAS