Previa Final de la Champions

Liverpool-Real Madrid: Del heavy metal de Klopp a la música sinfónica de Ancelotti

Jürgen Klopp intentará imponer su exitoso estilo, el ‘Gegenpressing’ , ante su amigo Ancelotti , que le tiene cogida la medida y solo ha perdido un partido de los últimos seis en los que se ha enfrentado al Liverpool del técnico alemán. 

Jürgen Klopp festeja el triunfo del Liverpool.

Jürgen Klopp festeja el triunfo del Liverpool.

4
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

A Wolfgang Frank le consideraban un “holgazán del área” durante su etapa de delantero. Sin embargo, cuando colgó las botas y se sentó en los banquillos, se reveló como un excelente táctico, gran motivador, creativo y con visión de futuro. Llegando a dejar un legado en el Mainz, donde inspiró a varios de sus jugadores para que siguieran su camino como entrenador. Entre ellos destacan Jürgen Klopp y Thomas Tuchel, técnico del Chelsea. Frank aplicó en el Mainz, equipo que peleaba por no bajar, los principios del Milan de Arrigo Sacchi, con su fútbol presionante que reducía los espacios al rival.

 

Cuando Klopp, delantero hosco reconvertido a central, se hizo cargo del Mainz, llevó al extremo las lecciones de Frank. Impuso un modelo de juego al que bautizó con el nombre de ‘Gegenpressing’, que en alemán vendría a traducirse por ‘contrapresionar’. Una táctica que ha elevado a la excelencia en sus etapas en el Borussia de Dortmund y en el Liverpool. La esencia de la propuesta es ir a presionar al rival con una intensidad casi suicida cuando la pelota está en el campo del oponente. Ese ímpetu innegociable exige que todo el equipo salga a cazar en manada, lo que implica que los primeros en morder son sus delanteros. Si además propones un sistema con tres arriba, hay muchas posibilidades de robar la pelota en una zona comprometida para el rival. Klopp tiene claro que “este sistema te permite recuperar el balón más cerca de la portería contraria. Estás a un solo pase de general una oportunidad clara. No hay creador de juego en el mundo tan bueno como una buena situación de Gegenpressing”.

 

Gegenpressing

Si en el Mainz comenzó a construir el modelo, en Dortmund lo utilizó para llevar al Borussia a la final de la Champions. Aquel equipo practicaba, como él mismo dijo, el “Heavy Metal Football”. Una propuesta que le permitió ganarle dos ligas al poderoso Bayern. Mientras Jürgen elevaba el Gegenpressing a los altares tácticos del fútbol, otro técnico alemán, Julian Nagelsmann, hoy entrenador del Bayern, experimentaba en el mismo sentido con el Hoffenheim. Algo que aprendió de Ralf Rangnick, el técnico del United esta temporada, quien implantó el fútbol de presión en el ‘Hoff’ y en el Leipzig.

 

Klopp quiso darle otra vuelta de tuerca y llevar al límite su idea de juego en Anfield. Afirma que “si tus jugadores corren más y más rápido que los rivales, entonces habrá un momento en ese caos en que gobernará el talento. Y nosotros tenemos a los jugadores talentosos que más corren”. El alemán celebra el caos, sacar los partidos de la zona de confort rival. “Porque si pierdes el control, todo es emoción y pasión, y en ese momento el partido se reduce a cuánto quieres algo”. Y pocos demuestran el hambre de este Liverpool.

 

A Jürgen le gusta llevar al límite a sus jugadores. Durante una pretemporada en Suecia los recluyó en un lago, sin luz ni agua corriente, y estuvieron días comiendo de lo que encontraban en la naturaleza. Se trata de llevar los partidos al borde del abismo y sobrevivir. Y cuando el cuerpo está al límite, les enseña a tomar decisiones. Para ello reclutó al surfista alemán Sebastian Steudtner, que trabaja con los jugadores cómo mantener la calma en situaciones de presión. Y hasta se apoya en la neurocirugía para preparar los penaltis y los balones parados.

 

El problema es que este sábado se enfrenta a Carlo Ancelotti. Ni más ni menos que el mediocampista que daba equilibrio el dibujo del Milan de Sacchi, aquel en el que se fijó Wolfgang Frank para perfilar su estilo. Sin saberlo, el Ancelotti jugador le inspiró en la creación de ese Gegenpressing. Si el fútbol de Jürgen es Heavy Metal, el de Carletto es sinfónico. Aunque al italiano le gusta el rock y la música italiana, su Madrid es una filarmónica con un mediocampo que afinan Modric, Kroos y Casemiro. Y arriba al solista Benzema le acompañan el violín de Vinicius y el tambor de Rodrygo.

Viejo zorro

Noticias relacionadas

Todo es más natural y armónico en el Madrid. “¿Qué le voy a decir a Modric? Ha jugado cinco finales y yo solo dos. Será él quien tenga que aconsejarme a mi”, apuntaba divertido Ancelotti. En estos años Carlo y Jürgen han tejido una amistad basada en la admiración, sobre todo tras coincidir en Liverpool, adonde Carletto llegó para entrenar al Everton. Se conocen demasiado bien. Quizás por eso Jürgen prefería a Guardiola en la final. De los diez partidos entre equipos de Klopp y Ancelotti, el italiano ha ganado cuatro y el alemán tres (de los seis últimos, solo uno). “Carlo es un viejo zorro”, advertía receloso Klopp. Pregúntenle a Sacchi. O a Wolfgang Frank.