Polémica en la natación

Lia Thomas, la nadadora transgénero que ha convulsionado el deporte

El título en las 500 yardas libres de Thomas en los campeonatos universitarios de EEUU ha disparado el debate sobre la posible ventaja que puede tener sobre sus rivales 

LIa Thomas, antes de la prueba del 200 en los campeonatos universitarios de EEUU

LIa Thomas, antes de la prueba del 200 en los campeonatos universitarios de EEUU / Brett Davis / USA Today Sports

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

¿Están en igualdad de condiciones las mujeres que compiten en un campeonato con una deportista transgénero? Esa es la discusión abierta, con decenas de voces en contra y alguna a favor, que ha desatado Lia Thomas en Estados Unidos, deportista de la Universidad de Pennsylvania, al convertirse este fin de semana en la primera nadadora transgénero en conseguir un título nacional universitario (NCAA) en los campeonatos que se han disputado en Atlanta .

La controversia ha ganado peso con su triunfo en la final de las 500 yardas libres con un margen de más de dos segundos sobre la medallista olímpica en Tokio, Emma Weyant, mientras en las gradas se mezclaban pancartas entre detractores y partidarios donde se podían leer frases como 'Salvad al deporte femenino' y gritos de ‘es un hombre’, con algunos tímidos aplausos en medio de un ambiente muy crispado.

El caso de Lia Thomas, de 22 años, ha sido una de las historias más recurrentes desde el pasado diciembre cuando empezó a irrumpir en la tablas de mejores registros femeninos de la natación universitaria conforme aparecía en mítines de natación. 

Tres años compitiendo como hombre

Para entender mejor la situación hay que decir que Lia Thomas estuvo compitiendo por la universidad de Pennsylvania entre el 2017 y el 2019 como hombre, bajo el nombre de Will antes de su cambio de género. A partir del 2019, inició su transición y se sometió a una terapia hormonal que le permitieran ser elegible en competiciones femeninas bajo las reglas de la NCAA. Según estas normas para deportistas transgéneros, solo puede competir con un equipo femenino tras completar un año de tratamiento de supresión de testosterona, terapia que siguio en 2021, cuando la Ivy League canceló sus torneos por la pandemia.

El pasado febrero, un número indeterminado de sus compañeros en Penn enviaron una carta firmada por la abogada Nancy Hogshead, exnadadora y triple medallista olímpica en 1984, y directora ejecutiva de la organización de defensa del deporte femenino Champions Women, en la que solicitaban a la Universidad de Pennsylvania y a la Ivy League (conferencia deportiva de universidades del Este del país) para reconsiderar su elegibilidad.

«Apoyamos por completo a Lia Thomas en su decisión de afirmar su identidad de género y su transición de hombre a mujer», decía la carta. «Sin embargo, reconocemos que cuando se trata de competiciones deportiva, la biología del sexo es un tema separado . Biológicamente, Lia tiene una ventaja injusta, como demuestra su salto del puesto 462 en hombres a número uno como mujer. Si es elegible para competir, podría romper récords de la NCAA, logros que no habría conseguido como hombre».

Cambio de criterios

Noticias relacionadas

Es tal la presión en las redes que se ha creado con Thomas, que el pasado enero, la NCAA introduzco una nueva política de participación a los transgéneros y pidió a la federación de EEUU que fijara normas. La nueva política federativa, que no se aplicó en este torneo, es reducir a la mitad el límite permisible de testosterona para las mujeres transgénero, (5 nanomoles por litro) y lo acrediten durante un periodo de 36 meses.

Thomas no quiso hacer declaraciones tras su actuación en Atlanta, donde a su victoria en las 500 yardas, sumó una quinto lugar en el 200 y un octavo en el 100, pero el 3 de marzo, habló en Sports Illustrated: «Solo quiero mostrar a los niños trans y los jóvenes atletas trans de que no están solos. No tienes que escoger entre quién eres y el deporte que amas. No sé cómo será el futuro y cómo nadaré después de este año, pero me gustaría seguir nadando y competir como lo que soy», remarcó.