¿Qué se esconde tras el paso a un lado de Abramovich en el Chelsea?

  • El presidente del club azulado renuncia a su gestión, que cede deja a la fundación, pero seguirá siendo el propietario

  • La prensa y la política inglesa denuncian su amistad y colaboración con Putin.

Abramovich, en el palco de Stamford Bridge.

Abramovich, en el palco de Stamford Bridge. / Ian Kington / AFP

4
Se lee en minutos
Pol Ballús

La guerra de Ucrania ha impactado también a los más altos despachos de la Premier League. El Chelsea anunció el pasado sábado que su propietario, el magnate ruso Roman Abramovich, renuncia a la gestión del club para ceder las funciones a la fundación benéfica del club. Lo hicieron de forma escueta, en un breve comunicado más revelador por lo que esconde que por lo que muestra.

"Durante mis casi 20 años como dueño del Chelsea, siempre he contemplado mi papel como el de un custodio del club", declaró en el anuncio, para añadir: "Siempre he tomado decisiones en el interés del Chelsea", prosiguió. "Sigo comprometido con estos valores. Es por eso por lo que hoy cedo la dirección del club a la fundación".

Abramovich se aparta de la dirección deportiva y ejecutiva, pero seguirá siendo el propietario. No se sabe cómo se orquestará el club a partir de ahora, ya que a efectos prácticos el multimillonario seguía liderando el proyecto sin vivir en la capital británica. La principal mano ejecutora del club es Marina Granovskaia, también de origen ruso y persona de confianza de Abramovich. No se han especificado cambios ni relevos al respecto.

"Abramovich no expresó en su comunicado condena alguna sobre el hecho que Rusia invadiera Ucrania. No se distanció ni un ápice de Putin”, atiza el 'Daily Mail'


"Abramovich no expresó en su comunicado condena alguna sobre el hecho que Rusia invadiera Ucrania. No expresó condena alguna sobre que el ejército ruso esté matando civiles inocentes. No se distanció ni un ápice de Putin”, atizó el periodista Oliver Holt en el 'Daily Mail'.

Tras las críticas de la prensa inglesa, el Chelsea trató de remediarlo con un segundo comunicado: "La situación en Ucrania es horrible y devastadora. Los pensamientos del club están con la gente de Ucrania. Todo el Chelsea reza por la paz".

Una de las pocas certezas es que el anuncio lanzado desde Stamford Bridge llega motivado por la guerra diplomática y las sanciones económicas a la economía rusa que se avecinan en el Reino Unido. Abramovich, históricamente relacionado con el gobierno de Vladímir Putin, ha sido señalado y se ha apartado antes de salpicar a su club.

Disparo a la economía rusa

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, anunció el martes en el parlamento que oligarcas y empresas rusas serían duramente castigadas por el Gobierno. Dos días después, el parlamentario laborista Chris Bryant puso el nombre de Abramovich sobre la mesa de debate. Aseguró que el gobierno poseía un documento de 2019 en el que se probaba la relación del propietario del Chelsea con el ejecutivo de Putin, y su presunta participación en financiación ilegal y actividades malignas.

"El señor Abramovich no debería poder seguir siendo el propietario de un club de fútbol en este país", opina un parlamentario laborista

"Creo que el señor Abramovich no debería poder seguir siendo el propietario de un club de fútbol en este país", atizó Bryant. Las primeras sanciones fueron confirmadas el jueves, con Johnson definiéndolas como "el mayor castigo de la historia del país".

Para empezar, se congelarán todos los activos de los bancos rusos con presencia en el Reino Unido, incluyendo VTB, la segunda entidad financiera más poderosa de Rusia con activos por el valor de 154.000 millones, o la aerolínea Aeroflot. Esta última, de hecho, vio el viernes como el Manchester United rompía su contrato de patrocinio.

Se impondrán sanciones individuales a más de 120 personas, entidades y empresas subsidiarias con vínculos rusos. Esto incluye a varios oligarcas residentes en el Reino Unido, como el hijastro de Vladimir Putin y multimillonario más joven de Rusia, Kirill Shamalov. Denis Bortnikov, cabeza visible del banco VTB, y Yury Slyusar, director de United Aircraft Corporation, también estarán en la lista. 

El hombre que transformó al Chelsea

En casi dos décadas, Abramovich ha cambiado la historia del Chelsea. Compró el club en 2003 por cerca de 170 millones de euros. Se calcula que, actualmente, la valuación de la entidad se ha multiplicado por 16: 2.780 millones de euros en total, según Forbes.

Su fortuna, sustentada en el negocio del petróleo, gas natural y materias primas, permitió al Chelsea ser uno de los pioneros en macroinversores en fichajes del fútbol moderno. Hasta 2003, los 'blues' habían logrado tan sólo una liga. Desde entonces, han levantado cinco Premier Leagues y dos Champions.

Tuchel, preocupado

Noticias relacionadas

"La realidad es que estoy preocupado. Somos conscientes de todo y nos distrae. Hasta cierto punto puedo comprender las opiniones críticas que se vierten contra el club y contra nosotros como representantes del club", sentenció un resignado Thomas Tuchel, entrenador del Chelsea, el pasado viernes.

No se explica que el Chelsea sea el actual campeón de Europa sin el aterrizaje del magnate ruso años atrás. Ahora, la geopolítica y la diplomacia le asestan un golpe que no puede comprar con millones.

Temas

Rusia Ucrania