BALONMANO

Así es Pablo Urdangarin, un extremo versátil que vive en la Masia

Pablo Urdangarin salta a la pista del Palau en su debut.

Pablo Urdangarin salta a la pista del Palau en su debut. / GFOTOSPORT

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

35 años después del debut de Iñaki en el Barça, otro Urdangarin se estrenó el sábado en el Palau Blaugrana. Pablo, el hijo del exduque de Palma y la infanta Cristina y sobrino del Rey, logró tres goles mientras sus padres la aplaudían desde la grada. A sus 20 años, es grande (1,94 y 84 kilos) y zurdo como su padre aunque juega de extremo. "Es una alegría muy grande para nosotros porque se repite que un miembro de nuestra familia esta jugando en el Palau", expresaba Iñaki el sábado en Catalunya Ràdio. "Tiene buena velocidad, tiene que trabajar físicamente pero es muy polivalente por su altura y envergadura". Los entrenadores de Pablo explican para EL PERIÓDICO cómo es el nuevo Urdangarin y desvelan las claves de la trayectoria hasta el Palau.

Pablo Urdangarin, con sus padres en el Palau.

/

Carlos Ortega, excompañero de Iñaki en el 'dream team', ya había coincidido con Pablo en el Hannover. El actual técnico del Barça entrenaba al conjunto alemán y otro mito azulgrana, Iker Romero, dirigía al juvenil del club, al que llegó en 2018 aquel joven de 17 años, que hasta entonces había jugado en Ginebra.

"En los juveniles éramos de los mejores de Alemania y el nivel era bastante fuerte", relata Iker. "Cuando llegó Pablo no estaba acostumbrado a un régimen de entrenamiento tan duro. No rechistó, al contrario por muchas horas que fueran, que lo eran. Le costó al principio pero dio un cambio físico bastante grande y se le veía que tenía calidad el chico", explica el exayudante de Ortega en Hannover, que en la actualidad dirige al Bietigheim, de la segunda división alemana. 

Pablo Urdangarin, con el dorsal 45, junto a Iker Romero en Hannover.

/ TSV HANNOVER

El exjugador vitoriano cree que a Urdangarin le fue bien tener "a un entrenador español en Alemania y a Carlos". Recuerda a aquel joven como un chaval "súper encantador, súper trabajador y humilde, que se adaptó muy bien al grupo". Además de una mejoría física, destaca el crecimiento a nivel técnico y táctico en su paso por Hannover, donde ya jugaba de extremo. "De más joven había jugado de primera línea, pero por su morfología y estilo de juego donde mejor éxito va a tener es de extremo derecho. Es un chico valiente y mejoró la toma de decisiones en dos contra una y a la hora de correr al contraataque".

Pablo Urdangarin, en Nantes.

/ EFE

Al año siguiente el sobrino del Rey se enroló en el Nantes, pero cuando la pandemia paralizó la competición en Francia regresó a Barcelona y se instaló en el barrio de Pedralbes, en el que se había criado. Aparte de empezar a estudiar en la Escuela de Negocios internacional European University, la pasada temporada ya entrenó con el Barça B, aunque no pudo debutar ante la falta de fichas. Ya siendo jugador del filial a todos los efectos y viviendo en la Masia, el pasado 26 de septiembre disputó por fin su primer partido con el B, ante el Trops Málaga, y un mes después se estrenaba con el primer equipo, frente al Bada Huesca. Si Iñaki (que jugó 14 temporadas y ganó 53 títulos en el Barça) llevaba el 7, Pablo luce el 77. 

Pablo Urdangarin.

/ TWITTER / @joanRvallve

El Barça B entrena los mediodías en la ciudad deportiva, de 13.30 a 14.30 en el gimnasio y de 14.30 a 16.30 en la pista. "Hay mucha gente joven como él que están estudiando y así pueden aprovechar toda la mañana hasta la una", comenta Ferran Porres. El nuevo técnico del filial destaca la atmósfera que se ha encontrado en el vestuario. "Es un equipo de nueva formación, con 10 cambios y muchas teclas nuevas. Pablo ya es veterano, porque ya se conocía con los que siguen. Hay un buen ambiente en el vestuario, muy sano y trabajador".

Pablo Urdangarin.

/ FCB

El preparador barcelonista señala la versatilidad que tiene Pablo en defensa "puede jugar de primero, de segundo o de avanzado" y apunta que está mejorando mucho en las finalizaciones. "Estamos haciendo mucho trabajo específico individual con él y los extremos del equipo en la finalización". El futuro dirá si puede hacerse en hueco en el primer equipo. "Tiene unas condiciones antropométricas y atléticas para ser extremo alto rendimiento", sentencia Porres. "Las experiencias en Alemania y Francia han ayudado mucho. Es un jugador de División de Plata, ha empezado bien la temporada y con el tiempo puede ser un buen jugador".

Noticias relacionadas