En Directo

SEVILLA FC 0 - 2 FC BARCELONA

El Barça refuerza su autoestima con un gran triunfo

Los azulgranas anulan al Sevilla con un marcador que invita a la remontada el miércoles en la Copa

Dembélé jugó en punta para controlar a Koundé y eludió al central para anotar el 0-1

Messi recibió golpes, rozó una segunda tarjeta amarilla y no paró hasta marcar en el sexto partido seguido

Dembélé celebra el gol que supuso el 0-1 del Barça en Sevilla.

Dembélé celebra el gol que supuso el 0-1 del Barça en Sevilla. / José Manuel Vidal / Efe

El Periódico

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Ya tiene el Barça una victoria de prestigio, un triunfo que servirá para elevar la autoestima de la culerada, dañada por demasiados tropezones en la pedregosa temporada, y muy útil para ampliar la ventaja sobre el Sevilla en la Liga (cinco puntos) y erosionarle para la inminente cita del miércoles en la Copa: en su casa del Sánchez Pizjuán logró la renta que necesita para forzar la prórroga  en el Camp Nou (2-0).

Koeman cambió el sistema y recuperó la fórmula de los tres centrales

El marcador reflejó la convincente actuación del equipo, de las mejores de la temporada por la solidez exhibida atrás. Ni una concesión al Sevilla, que tuvo que cambiar a sus delanteros de lo acomplejados que quedaron, sin poder averiguar si Ter Stegen se había lesionado un dedo en el calentamiento. La seguridad defensiva se complementó con una enorme eficacia ofensiva. Marcó Dembélé, que no anotaba desde diciembre en la Liga, y siguió marcando Messi, en el sexto partido seguido, quinto del campeonato.

El post partido del Sevilla - Barça: un triunfo del fútbol y la autoestima

Alud de lesionados

La cuota de sufrimiento que no se produjo en el campo, maniatado el Sevilla con una labor coral ejemplar, se trasladó al vestuario: Piqué necesitó hielo en la rodilla dañada; Araujo solo duró un cuarto de hora en su reaparición, lesionado otra vez, y Pedri se marchó cojeando. Ter Stegen se dolía de una mano.  Suerte tiene Koeman de contar con el indestructible Dembélé, que ha jugado todos los partidos del año y al decimoséptimo marcó, en una tarde en la que fue protagonista desde el minuto inicial.

Piqué necesitó hielo en la rodilla, Araujo solo aguantó 15 minutos y Pedri se marchó cojeando

El peso del 2-0 de la Copa hace solo 17 días indujo a Koeman a retocar el perfil del equipo. Por encima del cambio de sistema volviendo a la fórmula de los tres centrales (solo lo utilizó ante el Valladolid y el Eibar), lo más llamativo fue la ubicación de Dembélé como uno de los dos puntas (el otro era Messi) recostado en la izquierda con la intención claramente preventiva de vigilar a Koundé, tal que fuera Beckenbauer. Lo había sido en el aquel partido con la excursión ofensiva que supuso el primer gol.

Pedri frente a Navas en un ataque azulgrana.

Pedri frente a Navas en un ataque azulgrana. / Afp

Desnaturalizar al Sevilla con Dembélé

Con Dembélé fijando a Koundé -no era un marcaje sino una medida disuasoria para que no se marchara-, el Barça pretendió eliminar una de las virtudes ofensivas del Sevilla más que potenciar las suyas, ya que Koeman borró un delantero. Dembélé se quedó arriba, porque para defender ya había muchos barcelonistas, y de un robo de Busquets y un pase de Messi nació un veloz contraataque que culminó el galgo francés, por un día con extraordinaria precisión, sin que Diego Carlos llegara el cruce. Así de descompuesta estaba la defensa blanca.

Messi anota el 0-2 tras superar a Bono.

Messi anota el 0-2 tras superar a Bono. / Marcelo del Pozo / Reuters

Nunca llegó a estarlo la azulgrana. Solo eran tres atrás, pero estuvieron protegidos por un ejército en el centro del campo. La superioridad numérica del Barça, con cinco jugadores multiplicó su capacidad de dar pases y abortó los avances sevillistas antes de que adquirieran categoría de jugada de peligro. Ni de ocasión de gol. Ter Stegen fue un espectador más.

Mucho más amenazado se vio Bono, a quien le chutaron desde el habitual Messi al inspirado Dest, mejor  mirando la portería ajena que la propia, y que chutó al poste. Abortó un triunfo más rotundo de los azulgranas, que dispusieron de más ocasiones cuando Lopetegui imitó a Koeman para igualar el uno contra uno en todas las líneas del campo. El Barça había extendido su red en el centro del campo, allí donde se hizo fuerte en sus épocas más gloriosas, y atrapó el marcador que necesitaba para reanimarse y ahuyentar los complejos. 

Araujo se lamenta de su nueva lesión a los 15 minutos de reaparecer.

Araujo se lamenta de su nueva lesión a los 15 minutos de reaparecer. / José Manuel Vidal / Efe

FICHA TÉCNICA:

Sevilla: Bono (7); Navas (6), Koundé (5), Diego Carlos (6), Escudero (6); Rakitic (6), Jordán (5), Fernando (6); Papu Gómez (4), L. de Jong (4), Munir (3).

Técnico: Julen Lopetegui (6).

Cambios: Suso (6) por Papu Gómez (m. 46), En Nesyri (5) por Munir (m. 46); Rekik (4) por Diego Carlos (m. 46); Óliver (5) por L. de Jong (m. 62); Óscar (4) por Rakitic (m, 62).

Barcelona: Ter Stegen (6); Mingueza (6), Piqué (7), Lenglet (6); Dest (7), De Jong (6), Busquets (7), Pedri (6), Alba (7); Messi (8), Dembélé (8).

Técnico: Ronald Koeman (7).

Cambios: Araujo (s. c.) por Piqué (m. 66); Ilaix Moriba (7) por Pedri (m. 71); Umtiti (s. c.) por Araujo (m. 81); Braithwaite (s. c.) por Dembélé (m. 81).

Goles: 0-1 (m. 29), Dembélé se escapa solo en un contraataque. 0-2 (m. 85), Messi culmina una acción individual.

Árbitro: Hernández Hernández (6), canario.

Tarjetas: Diego Carlos (m. 38), Messi (m. 41), Escudero (m. 44), Lopetegui (m. 44), Dembélé (m. 82), Jordán (m. 88).

Estadio: Sánchez Pizjuán