23 oct 2020

Ir a contenido

FIN DE LA TEMPORADA BLANCA

La eliminación del Madrid en la Champions agrieta el aura de Zidane

La suplencia de Vinícius y la tardanza en las sustituciones defraudan al madridismo

José María Expósito

Zidane da un golpecito en la espalda a Hazard tras sustituirle.

Zidane da un golpecito en la espalda a Hazard tras sustituirle. / PETER POWELL (AFP)

Raphaël Varane fue el primer señalado (culpable confeso) en la eliminación del Madrid en la Champions, pero la derrota de Manchester abrió también algunas grietas en el aura de Zinedine Zidane, que tras alzar el título de Liga en un inmaculado tramo final se había convertido en un robusto muro de hormigón. Los fallos de Varane fueron groseros, pero 'Zizou', hasta el viernes el mago de la Champions, no encontró ningún conejo en su chistera. Si el Barça ganase la Champions, las grietas serían aún más graves.

La remontada en la Liga había dado alas a la fe del madridismo, pero el repaso del Manchester City devolvió al club blanco todas las dudas que tenía antes del parón por la pandemia. La Liga evitó otro año en blanco, pero no da la sensación de que este equipo, rescoldos de hogueras pasadas, pueda volver a reinar en europa a corto plazo, más cuando en el próximo mercado no se esperan grandes traspasos.

La renovación de Ramos

La apuesta en la medular por Casemiro, Kroos y Modric, el trío que le hizo campeón de Europa en el 2016, 2017 y 2018, le salió mal esta vez a Zidane. Sobre todo el brasileño, incapaz tanto de frenar como de superar a jugadores del City, lo que dejó mucha responsabilidad en la defensa. No hay excusa que valga para Varane, en cualquier caso, como él mismo reconoció: "Esta derrota es mía, lo tengo que asumir. Los errores se pagan muy caro en este nivel, no tengo explicaciones para ellos". Sergio Ramos, expulsado en la ida, debía estar calculando en la grada qué aumento pedir a Florentino en la negociación por su renovación.

Aún más extraña fue la suplencia de Vinícius (en pro de Hazard, que volvió a acabar con el tobillo dañado). El jugador más en forma en el tramo final de Liga (junto a Benzema) no disputó ni un minuto. Zidane no dio explicaciones a eso ni a la tardanza en los cambios. Asensio salió a la hora de juego y, para desespero de muchos, hasta el minuto 83 no volvió a mover el banquillo, para dar entrada a Lucas Vázquez, Valverde y ¡Jovic!

Charla con Guardiola

"Hay que tener la cabeza arriba. El 95% de lo que han hecho los jugadores esta temporada ha sido excelente", opinó 'Zizou', que tras el partido estuvo charlando sobre el césped con Pep Guardiola, sentado en una nevera portátil. "Le felicité por la Liga y le pregunté por la familia, nada especial. Ojalá un día podamos cenar juntos y hablar", explicó el de Santpedor.

Seguramente no le habló Zidane de su continuidad, a la que volvió a darmuchos rodeos: "Bueno, estoy aquí, soy el entrenador del Madrid hasta que pase algo". El temor en Madrid a una nueva espantada como la del 2018 existe, y no parece que Florentino tenga un plan B.

Aquella final ganada al Liverpool fue también el último partido de Cristiano Ronaldo en el Madrid. Un aumento de sueldo (otro) no concedido separó el camino de ambos. Ni uno ni otro han alcanzado las semifinales desde entonces.