09 jul 2020

Ir a contenido

Dortmund-Bayern (0-1)

Kimmich encarrila la Bundesliga para el Bayern

El centrocampista alemán concretó con un gran gol el partido serio y trabajado de su equipo ante el Dortmund, su gran rival por el título

Alejandro García

Los jugadores del Bayern celebran con Kimmich el 0-1 ante el Dortmund.

Los jugadores del Bayern celebran con Kimmich el 0-1 ante el Dortmund. / POOL

Gracias a un partido muy bien trabajado, culminado con un gol maravilloso de Kimmich, el Bayern ha dejado encauzado el título en la Bundesliga, con siete puntos de ventaja a seis jornadas para el final, tras un despliegue de solidez en una tarde con menos ocasiones que expectativas había. 

El primer gran partido después de la pandemia, con buena parte de la Bundesliga en juego, cayó en martes, nada muy diferente a un domingo cuando no hay espectadores en la grada. 

Después de dos jornadas con partidos rebajados, con menos protestas, más despistes, menos intensidad y menos presión ambiental, el gran duelo que podía ofrecer la Bundesliga (con los dos grandes equipos de los últimos años separados por cuatro puntos en lo alto de la clasificación) confirmó que en el nuevo fútbol se ha perdido la liturgia, los equipos saltan al campo como si fuera a comenzar la segunda parte, no hay vítores, ni protestas, se pierde la visceralidad del juego y la estridencia de la música de la megafonía no disimula la desolación del vacío. 

Inicio prometedor

En cuanto arrancó el partido se empezaron a escuchar los gritos y, aún en el primer minuto, Haaland bordeó el gol con un disparo bajo las piernas de Neuer que sacó Alaba casi sobre la línea. 

El origen de esa primera ocasión fue un pase profundo y medido de Brandt, el primero de un buen puñado entre el dominio mayoritario del balón de su equipo en los primeros diez minutos. En el bando bávaro, la falta de control no era plato de buen gusto y pronto se igualaron las prestaciones y el dominio del juego.

El crecimiento del Bayern se concretó en una ocasión de Gnabry, equiparable a la que sufrió al inicio, que sacó Piszczek sobre la línea. La circulación del Dortmund dejó de funcionar y el esfuerzo en la presión de Kimmich y Goretzka empezó a dar resultado. 

Los de Flick no le permitieron a su rival, con la llegada de la media, más que unos minutos de llegadas peligrosas mientras el dominio del partido iba y venía de bando a bando, casi como esos deportes que diferencian fases de defensa y de ataque.

Genialidad de Kimmich

Aún así, el Bayern fue superior y aprovechó su momento en la cresta de la ola para adelantarse con una genialidad de Kimmich, algo extraordinario en un partido más dominado por la rigidez táctica que la improvisación artística, con pocos los errores forzados y muchas acciones que parecen prediseñadas. Pero no con un Kimmich que, con el portero rival ligeramente adelantado y después de muchos toques en la frontal del área de su equipo, vio un hueco donde no existía y elevó el balón con una vaselina ajustada que, tras el toque de Burki, terminó en gol. 

Momento del gol de Kimmich con Bürki superado. / Federico Gambarini (DPA)

Haciendo uso de los posibles cinco cambios, el Dortmund dispuso más ataque para el segundo tiempo con la entrada de Sancho, pero el panorama no cambió demasiado y los pocos disparos peligrosos siguieron siendo del Bayern.

Haaland, deseado por el Madrid y el madridismo, no es un delantero que entre mucho en juego, pero es un inmenso rematador y cada balón que toca en el área, preferiblemente al primer toque, terminaba en un disparo peligroso. Así, antes de irse con molestias al banquillo, consiguió el Dortmund una tentativa de empatar, abortado por una posible mano de Boateng que no levantó las protestas acostumbradas. 

Aunque casi se estaba decidiendo el título, el partido y el Dortmund no transmitieron la sensación de ansiedad típica de estas situaciones, aunque Favre gastó los cambios para acumular hombres de ataque no encerró al rival. Neuer no sufrió demasiado y Lewandowski aprovechó un contragolpe para golpear el palo con violencia. 

Hubo muchos más cambios, pero no más goles.

Ficha del partido:

BORUSSIA DORTMUND     0

BAYERN MÚNICH               1

Dortmund: Bürki (7); Piszczek (4), Hummels (5), Akanji (4); Achraf Hakimi (5), Delaney (4), Dahoud (4), Guerreiro (4); Brandt (6), Haaland (5), T. Hazard (4). Técnico: Lucien Favre (5). Cambios: Can (5) por Delaney (m. 45), Sancho (4) por Brandt (m. 45), Reyna (6) por Haaland (m. 71), Goetze (sc) por Piszczek (m. 79), Witsel (sc) por Dahoud (m. 84)

Bayern: Neuer (6); Pavard (5), Boateng (7), Alaba (6), Davis (6); Goretzka (8), Kimmich (9); Coman (7), Müller (6), Gnabry (5); Lewandowski (6). Técnico: Hansi Flick (7). Cambios: Perisic (5) por Coman (m. 72), Lucas Hernández (sc) por Boateng (m. 84), Javi Martínez (sc) por Gnabry (m. 86).

Goles: 0-1 (m. 43) Kimmich con una vaselina desde la frontal del área.

Árbitro: Tobias Stieler (5).

Tarjetas: Hummels (m. 12), Müller (m. 65), Dahoud (m. 66), Davis (m. 73)

Estadio: Westfalen. Espectadores: 0