04 jun 2020

Ir a contenido

en mala racha

Un Girona en crisis recibe al Oviedo con el ascenso muy alejado

El conjunto catalán recupera a los sancionados y debe aprobar el examen de mantener la portería a cero

Jordi Danés

Chukwueze, del Villarreal, y Ramalho, durante el partido de Copa.

Chukwueze, del Villarreal, y Ramalho, durante el partido de Copa. / EFE / David Borrat

Sin la copa de por medio y ya con todos los esfuerzos centrados en la Liga, el Girona recibe este domingo al Oviedo (20.30 horas, Movistar Fútbol) en un duelo que cerrará la jornada 25. Ya solo faltan 13 partidos, y aunque 39 puntos son muchos, el equipo se ha quedado virtualmente sin posibilidades de ascenso directo tras acumular ya diez derrotas. "Hacemos muchas cosas bien, pero no somos capaces de ganar", comentó Pep Lluís Martí después de una serie muy deficiente de cuatro derrotas en los cinco últimos partidos que han dejado a los rojiblancos con la vista puesta en un play-off del que ahora mismo están fuera.

No se puede permitir el Girona nada que no sean los tres puntos ante los asturianos. "Es un equipo sólido y peligroso en las transiciones. No podemos dejar que manejen el partido", reconoció el técnico, que recuperará de golpe a los tres jugadores que se perdieron el partido en Tenerife por sanción (JuanpeGranell y Aday). Y aunque en Montilivi es otra cosa (26 de los 34 puntos que suma el Girona los ha obtenido ante su afición), la presión por no fallar puede jugar una mala pasada a la plantilla con más presupuesto de toda la categoría. "Tenemos ganas de ganar. Lo necesitamos. Y la clave será generar. Pero también mantener la portería a cero". De hecho, entre Liga y Copa, el Girona lleva diez partidos seguidos encajando uno o más goles.

En busca de refuerzos

Y mientras en el campo los puntos son imprescindibles, en los despachos también hay la necesidad de incorporar una pieza que falta desde el verano y que, transcurridos 26 días de enero, todavía no ha llegado de manera inexplicable: el mediocentro defensivo. De momento, el único fruto que ha dado el mercado de invierno es Brandon Thomas, pero la plantilla pide a gritos esta pieza, la ausencia de la cual posiblemente explica la falta de solidez del equipo y la mala clasificación. 

Temas Girona FC