Ir a contenido

EL ENCUENTRO DE CORNELLÀ-EL PRAT

El Espanyol se da una alegría con el primer gol de Wu Lei

Diego López para un penalti y el equipo perico desarbola al Valladolid en una gran segunda parte

Raúl Paniagua

Wu Lei intenta rematar en posición acrobática ante el Valladolid.

Wu Lei intenta rematar en posición acrobática ante el Valladolid. / EFE

El Espanyol se dio una alegría en un partido entretenido que empezó y acabó de maravilla (3-1). El equipo de Rubi doblegó a un Valladolid que supo reaccionar tras el gol más rápido de la Liga y pudo irse al descanso con ventaja si no hubiese fallado un penalti absolutamente decisivo. Diego López lo detuvo y dio vida a los pericos, que acabaron llevándose un subidón en una segunda parte magnífica coronada con el primer gol de Wu Lei. La victoria debe servir para arrinconar el pesimismo y mirar hacia arriba en el tramo final del campeonato.

Siempre reconforta acabar un partido con sensaciones tan positivas como las de este sábado. Necesitaba un golpe así el Espanyol después del decepcionante empate ante el Huesca en casa y antes de encarar un calendario complicado con la visita a San Mamés, el duelo con el Sevilla en Cornellà y el derbi del Camp Nou.

Película emocionante

El cuadro blanquiazul acumula cinco partidos sin perder y vuelve a ser fiable. Sin recordar aún al fenomenal equipo del comienzo de Liga, el Espanyol ha superado un bache que causó demasiadas críticas para Rubi, un técnico excelente que siempre se ha mantenido fiel a sus principios.

"Hemos jugado un partido fantástico. Si hoy no hemos disfrutado no sé cuando lo vamos a hacer. Es el sueño de todo entrenador que su gente se divierta. Hemos sufrido, pero estamos contentos porque acabó bien la película", resumió el entrenador. En ese film hubo picos de emoción para ambos bandos, errores y aciertos que acabaron decantando el partido hacia el lado blanquiazul.

Gol del 'Panda' a los 18 segundos

Fiel a su filosofía atrevida y ofensiva, Rubi dio una vuelta de tuerca más a su once ubicando a Melendo como interior en lugar de GraneroHernán, de extremo derecho, completó el ataque junto al Panda Wu Lei. En los pucelanos, la lesión de Calero llevó a Sergio González a fortalecer el eje central con el veterano Borja Fernández.

A los 18 segundos, el pichichi perico aprovechó un gran pase de Melendo para batir a Masip con maestría y firmar el gol más rápido de esta Liga. Nadie había anotado tan pronto desde Carmona (Sporting) en enero del 2016. Ese fantástico inicio pudo corroborarse con el 2-0 poco después de sacar de centro el Valladolid. Los pucelanos perdieron el balón y el Panda conectó con Darder, que topó con Masip (m. 2).

Lesión de David López

Tenía muy buena pinta el panorama para el Espanyol pero ese fulgurante comienzo se desvaneció pronto. El Valladolid, lejos de agrietare, generó muchas dificultades al Espanyol. Sergi Guardiola dio el primer aviso (m. 11) y Alcaraz igualó con un disparo desde la frontal en una jugada que supuso, además, la lesión de David López (m. 17). En un momento se pasó de la euforia a la preocupación en Cornellà.

Notó el Espanyol la bofetada del empate y la marcha de su capitán, que fue sustituido por Lluís López, triste protagonista en la acción clave del partido. Kiko Olivas acarició el segundo en una falta lanzada por Alcaraz antes del ingenuo penalti del canterano sobre Guardiola. Se mascaba la tragedia pero Diego López se agigantó con una magnífica intervención que supuso un punto de inflexión. Todo el estadio coreó el nombre del meta gallego, que permitió encarar la segunda mitad con el máximo optimismo.

Momento histórico

La inercia positiva se confirmó con el tanto de Mario Hermoso (m. 55), que devolvió la ventaja a los pericos. Darder volvió a atascarse en la definición en otra ocasión clarísima (m. 62), pero enmendó su fallo con una perfecta asistencia a Wu Lei. El delantero no desaprovechó el regalo y se convirtió en el primer chino que marca en la Liga española. A las 21.24 horas en su país, en pleno 'prime time', tuvo lugar ese momento histórico.

Con el viento a favor el Espanyol dominó a placer a un Valladolid lastrado por ese error decisivo en el penalti. Un gol anulado por fuera de juego al Panda (m. 70) y el pique final del delantero con Alcaraz fue lo más reseñable del desenlace de un duelo que sitúa al Espanyol en la zona media y deja a los pucelanos más cerca del desastre. "Las desgracias nos acechan. Nos crecen los enanos", soltó Sergio en su regreso a Cornellà.

Espanyol, 3; Valladolid, 1

ESPANYOL: Diego López (9); Rosales (7), David López (6), Hermoso (9), Dídac Vilà (5); Melendo (7), Marc Roca (7), Darder (8); Hernán (6), Borja Iglesias (8), Wu Lei (8). Entrenador: Rubi (8). Cambios: Lluís López (4) por David López (m. 20); Granero (6) por Hernán (m. 58); Puado (5) por Wu Lei (m. 83).

VALLADOLID: Masip (6); Antoñito (5), Kiko Olivas (5), Joaquín (4), Nacho (5); Borja (5), Alcaraz (7), Anuar (5), Enes Unal (4), Plano (5); Sergi Guardiola (5). Entrenador: Sergio González (5). Cambios: Moyano (4) por Borja (m. 48); Plaza (4) por Unal (m. 67); Keko (4) por Joaquín (m. 67).

GOLES: 1-0 (m.  1), Borja Iglesias, de suave vaselina;  1-1 (m. 17), Rubén Alcaraz, desde la frontal; 2-1 (m. 55), Hermoso, desde cerca; 3-1 (m. 65), Wu Lei, por bajo.

ÁRBITRO: Cordero Vega (5), cántabro.

TARJETAS: Darder (m. 51), Nacho (m. 67), Alcaraz (m. 90), Borja Iglesias (m. 90).

ESTADIO: RCDE Stadium

ESPECTADORES: 20.467

Temas: Espanyol