29 feb 2020

Ir a contenido

EMPATE MILAGROSO (2-2)

La Holanda de Koeman vuelve a la aristocracia europea

El gol de Van Dijk en el último suspiro equilibra el 2-0 inicial de Alemania y le lleva a la final a cuatro de la Liga de Naciones

Marcos López

Van Dijk celebra el gol del 2-2 que mete a Holanda en la final a cuatro de la Liga de las Naciones.

Van Dijk celebra el gol del 2-2 que mete a Holanda en la final a cuatro de la Liga de las Naciones. / AFP / JOHN MACDOUGALL

Andaba Holanda, la nueva Holanda de Koeman, presumiendo de su retorno a la aristocracia del fútbol europeo (necesitaba un punto para entrar en la selecta lista de los cuatro participantes en la final de la Liga de las Naciones) cuando una Alemania herida y ya descendida a la Liga B se cruzó en su camino. Ni 20 minutos se llevaban de partido y ya ganaba 2-0 desnudando inmediatamente toda esperanza de la selección holandesa. Todo estaba perdido pero en un volcánico final emergió la selección de Koeman para firmar dos goles que le llevaban hasta Portugal. Un final de locos que castigó a Alemania al tiempo que premiaba a esa rejuvenecida y prometedora Holanda.

Koeman, en el estadio de Gelsenkirchen. / AFP / JOHN MACDOUGALL)

Era un partido de honor para el criticado Joachim Löw, quien se puso en manos de los veteranos en Rusia y salió trasquilado. El gol inicial de Werner tuvo rápida continuación con el tanto de Sané, la emergente estrella del City de Guardiola. De pronto, Koeman miraba al marcador y no entendía nada de lo que estaba ocurriendo. Creía haber llegado al último capítulo de una bella historia después de haber ganado, perdón zarandeado, a la presumida Francia, campeona del mundo. Pero en Alemania todo ese trabajado castillo futbolístico construido por el héroe de Wembley del barcelonismo parecía derrumbarse.

Koeman ha levantado a Holanda en tiempo récord apoyado en jóvenes que ahora quiere fichar toda Europa

De la mano de esos jóvenes tan buscados como De Jong y De Ligt, dos chicos que encajarían perfectamente en el Camp Nou, Koeman se levantó cuando estaba todo perdido. Se levantó justo en el último suspiro con el gol de Van Dijk, un gol a lo Ramos cuando el tiempo ya te empujaba a ver la final a cuatro de la Liga de las Naciones por televisión.

Ahora todos mirarán a esa prometedora Holanda, conscientes de que los dos futbolistas serán mañana mucho más caros que hoy. Costará una fortuna traerlos al Camp Nou. Si es que finalmente, pueden venir los dos porque Europa entera los quiere, empezando por el propio Guardiola, quien ve en el talentoso y fino De Jong al hombre ideal para situarse en el cruce de caminos del Etihad para darle los minutos de calidad que necesita el veterano Fernandinho.

Los jugdaores de Holanda celebran el 2-1 de Promes a Alemania. / Afp / ina fassbender

Idéntico lugar se le reserva también en el Camp Nou para acompañar a Busquets, el mejor en ese oficio durante la última década, pero nada es fácil. Ni siquiera para esa Holanda que se coló en la última curva entre las cuatro mejores selecciones de la nueva Europa que ha diseñado la UEFA con esta atractiva y, al mismo tiempo, emocionante Liga de las Naciones. Pero ese desastroso inicio de la primera mitad creía estar condenando al renovado (y elogiado) equipo de Koeman, dificultando aún su período de aprendizaje. Todo cambió al final.

En un solo partido, De Jong y De Ligt recibieron un aprendizaje brutal. Del 2-0 caótico inicial al éxtasis del 2-2 que les lleva a Portugal

Son jóvenes y extremadamente buenos, tanto que su etapa en el Ajax tiene fecha de caducidad. En el próximo verano tanto De Ligt (central diestro, 19 años) como De Jong (medio centro, volante, central, 21 años) abandonarán Amsterdam. Resulta lógico. Su actual fútbol y, sobre todo, lo que pueden llegar a ser les abre de forma urgente la puerta de salida sin importar el precio porque cuando están los grandes clubs europeos husmeando desde hace tiempo todo se dispara.

Ni Koeman ni ellos dos olvidarán esos desastrosos 20 minutos iniciales en Gelsenkirchen, que ya forman parte de su particular Erasmus futbolístico, como esos maravillosos seis minutos finales en los que volvieron a colarse en la aristocracia europea. Holanda está de vuelta.   

La ficha del Alemania - Holanda (2-2)

Alemania: Neuer, Sule, Hummels, Rudiger, Kehrer, Kimmich, Kroos, Schulz, Gnabry, Werner y Sané.

Cambios: Reus (m. 63) por Werner; Müller (m. 66) por Gnabry; Goretzka (m. 80) por Sané.

Entrenador: Joachim Löw

Holanda: Cillessen, Tete, De Ligt, Van Dijk, Blind, De Roon, De Jong, Wijnaldum, Promes, Depay y Babel.

Cambios: Dilrosun (m. 44) por Babel; Vilhena (m. 60) por Wijnaldum; Luuk de Jong (m. 66) por Dilrosun (m. 66)

Entrenador: Ronald Koeman

Goles: 1-0, Werner (m. 9); 2-0, Sané (m. 20); 2-1, Promes (m. 85): 2-2, Van Dijk (m. 90) 

Árbitro: Ovidiu Hategan (rumano)

Tarjetas amarillas: Hummels (m. 14); Wijnaldum (m. 38); Kroos (m. 52); Kimmich (m. 68)