Ir a contenido

LAS DUDAS DEL CLUB FRANCÉS

La encrucijada del PSG

Un día después de ganar la Liga, el club francés mantiene la incertidumbre sobre su futuro después de un gasto de 1.116 millones de euros desde la temporada 2011-2012

Al-Khelaifi se agarra a Neymar, que cada día se aleja más de la entidad, mientras que Emery se marchará con cuatro títulos si logra la copa

Antonio Merino

Al-Khelaifi, del PSG, durante la presentación de Neymar en agosto del 2017.

Al-Khelaifi, del PSG, durante la presentación de Neymar en agosto del 2017. / AFP / ALAIN JOCARD

Con el champán que se descorchó el domingo en el vestuario del Parque de los Príncipes tras la consecución de la Ligue 1 con ese apabullante 7-1 al Mónaco, el PSG volvía a enterrar otro pedazo de frustración tras el nuevo varapalo europeo. Después de lograr el tercer título de la temporada, tras Supercopa Copa de la Liga, todo sigue en el mismo lugar en el que empezó el sueño de Nasser Al-Khelaifi, presidente del club francés, hace siete temporadas. Tras una inversión de 1.116 millones de euros, el hueco en la vitrina reservado para la Champions sigue vacío y lo peor es que todo está por hacer.

Al-Khelaifi, en el palco junto a Florentino Pérez, se tapa la cara en el partido del PSG ante el Madrid en París / FRANCK FIFE (AFP)

Soñó que arrancándole a Neymar al Barcelona a cambio de 222 millones, y amarrando el fichaje de Mbappé lograría armar un equipo ganador capaz de asombrar a Europa. Pero el jefazo del PSG se despertó de golpe el pasado mes de marzo en medio de una pesadilla que resultó ser muy real. El Madrid le zarandeó en el salón de su casa, con su estrella recién operada del pie derecho. El resultado fue que esos 418 millones invertidos en el proyecto de esta temporada se iban a la basura porque Al-Khelaifi aterrizó en París para ganar la Champions, cueste lo que cueste.

El futuro de Neymar

Y habrá nuevo intento, pero empezando de cero y con muchos cabos por atar. El primero será el futuro de Neymar. La estrella brasileña, que solo piensa en el Mundial de Rusia, aparece más distante que nunca de su actual club. Lo demuestra que mientras el PSG ganaba la Liga, él jugaba al póker ‘on line’ en Brasil, algo de lo que dejó constancia en una foto que subió a Instragram. En ella se ve a Neymar jugando y al fondo una televisión con el encuentro entre el PSG y el Mónaco. 


Mientras el PSG disputaba el choque ante el Mónaco, Neymar jugaba al póker 'on line' en Brasil

Es el último desaire de un jugador que se ve fuera de Francia y que parece tomarse muy en serio su marcha al Madrid. Nada de eso quiere oír Al-Khelaifi, que ha puesto todo el peso de nuevo proyecto en el exjugador del Barcelona, pese a los consejos de algunos miembros del club francés sobre la necesidad de dejar salir al brasileño, muy dado a las fiestas y a los enfrentamientos con sus compañeros, como se demostró con Cavani.

Emery, sentenciado

Si el asunto de Neymar parece difícil de resolver, no lo es el relacionado con Unai Emery, que dejará el club a final de temporada tras su segundo fracaso europeo consecutivo. El técnico vasco podría salir con cuatro títulos si consigue la copa después de haber logrado Supercopa y Copa de la Liga. “Tiene contrato hasta final de temporada”, argumenta Al-Khelaifi. Mientas, Emery se empeña en esperar a final de temporada para “hacer balance”. Pese a ello ya sopesa regresar a la Liga española.

"La Real Sociedad siempre me ha gustado. Estuve 10 años de mi vida allí, aunque no sé si algún día coincidirán sus deseos con el mío"

Unai Emery

Entrenador del PSG

“La Real siempre me ha gustado. Estuve 10 años de mi vida allí, aunque no sé si algún día coincidirán sus su deseos con el mío”, afirma el técnico de Fuenterrabía Lo que no dice es que en la baraja de sustitutos se encuentran varios técnicos, entre ellos Adenor Leonardo Bacchi, más conocido como ‘Tite’, actual seleccionador brasileño. Junto a él aparece Luis Enrique Thomas Tuchel, actual entrenador del Dortmund, que parece ser el elegido.

Thomas Tuchel, técnico del Dortmund, se perfila como el sustituto de Emery

Muchos frentes abiertos para un club con un futuro incierto y preso de la ambición de su dueño, que no ha conseguido dotar a la entidad de una estructura sólida a base de meter millones de euros. Su último cromo, Neymar, tampoco le ha dado la gloria y amenaza con buscar un club en el que recuperar el camino hacia el trono europeo resulte más corto.