Ir a contenido

TRAS 7 JORNADAS INVICTO

El Betis desnuda el sueño europeo del Espanyol (3-0)

Los verdiblancos dejan en evidencia al equipo de Quique Sánchez Flores con un recital de fútbol

José María Expósito

Óscar Duarte persigue a Boudebouz.

Óscar Duarte persigue a Boudebouz. / EFE / José Manuel Vidal

El Betis ha desnudado este sábado al Espanyol en el Benito Villamarín (3-0). El duelo entre dos supuestos aspirantes a Europa, disputado bajo una lluvia torrencial, ha sido un baño de realidad para los blanquiazules. Quique Setién ha dejado en evidencia todas las carencias del conjunto de Quique Sánchez Flores, abocado a un tedioso final de temporada, sin nada en juego y con el envenenado debate sobre el sustituto del técnico inevitablemente abierto.

Llevaba invicto el Espanyol desde el 28 de enero, con  una racha de siete partidos sin perder, algo engañosa en tanto que solo incluía dos victorias por cinco empates, pero en cualquier el mejor argumento que tenía para echarse a la boca un equipo que no ha conseguido enlazar dos victorias en toda la Liga y que solo ha logrado un triunfo a domicilio, en el campo del desahuciado Málaga. La exhibición del Betis deja la sensación de que bajo la racha finiquitada no había nada.

"Han sido superiores desde el primer momento, no nos hemos adaptado a la velocidad del juego. Estuvimos en manos de lo que pretendía el Betis", reconoció Quique tras el partido, un fracaso sin paliativos. Como tantas veces este curso, especialmente ante equipos que quieren el balón, la propuesta del Espanyol fue encerrarse atrás intentando no conceder espacios y, en un segundo orden de prioridad, intentar servir un balón que los de adelante puedan convertir en peligro. Pero esta vez no atinó ni en una cosa ni en otra.

Doble error de Granero y Pau

El peor escenario posible para un planteamiento así es encontrarse con un gol en contra, y el Espanyol prácticamente se pegó el tiro en el pie. Granero titubeó para despejar de cabeza un centro de Boudebouz y su intento de hacerlo a la media vuelta dejó el balón muerto para Junior. El remate del dominicano, blandito, se le coló entre las manos a Pau, que parecía cazar mariposas (m. 34).

El portero, que parece tener encarrilada su marcha al Betis, empezó a allanar su triunfo. "Nos ha dado puntos muchas veces, no voy a comentar ahora nada", le defendió Quique. Aunque le dio una alegría a la afición bética, no es la mejor carta de presentación, sin duda. El esperpéntico gol fue el máximo exponente de una fase surrealista del partido, en la que se fue la luz en dos ocasiones, una de ellas cortando un ataque del Betis (cuyos jugadores protestaron al árbitro), y saltaron los aspersores como si de una fiesta de Mourinho en el Camp Nou se tratara.

El partido recobró la normalidad, es decir, el Betis tomó el mando acaparando la posesión y el Espanyol, pese a tener que remontar, siguió encerrado atrás intentado no ceder ocasiones y buscando, cada vez con menos fe y acierto, un contragolpe. Lo que con 0-0 es una apuesta discutible, con el  marcador adverso fue una muestra de incapacidad. Otro error de Pau estuvo a punto de costar el 2-0 antes del descanso.

El Betis, dominador pero cauteloso en la primera mitad, puso una marcha más en la segunda. Boudebouz, que dio un recital apareciendo y desapareciendo entre líneas  (algo que se hecha de menos en el Espanyol), logró el segundo gol después de una rápida combinación (otro concepto inexistente en el equipo de perico) y conduciendo el balón pegadito al pie hasta conectar un tiro cruzado desde la frontal (m. 56).

Fabián-Francis, conexión sub-21

El Espanyol bajó los brazos y apenas inquietó a Adán, mientras los verdiblancos, crecidos, olieron la sangre. Un balón perdido por 'la Roca' Sánchez en la medular propició un rápido contragolpe entre los dos béticos de la sub-21:  Fabián vio la llegada como un avión de Francis por la derecha y el carrilero sorprendió a Pau con un disparo por encima de su cabeza que el guardameta se tragó porque esperaba el pase.

.

Betis, 3 - Espanyol, 0

Betis: Adán; Mandi, Bartra, Amat; Francis, Guardado (Durmisi, m. 72), Javi García, Fabián, Júnior; Boudebouz (Tello, m. 80), Loren (Sergio León, m. 75).

Espanyol: Pau López; Marc Navarro, David López, Óscar Duarte, Aarón; Granero (Dídac Vilà, m. 81), Carlos Sánchez, Víctor Sánchez, Piatti (Darder, m. 46); Gerard Moreno, Baptistao (Sergio García, m. 70).

Goles: 1-0, Júnior (m. 34); 2-0, Boudebouz (m. 34); 3-0, Francis (m. 69).

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (8), vasco. Amonestó a Víctor Sánchez (m. 34), Francis (m. 81), Darder (m. 88) y Dídac (m. 89).

Estadio: Benito Villamarín (31.230 espectadores).

0 Comentarios
cargando