La gata ‘heredera’ de Lagerfeld vive en la opulencia y triunfa como ‘influencer’

Tres años después de la muerte del Káiser, 'Choupette' es un lucrativo icono pop con cuenta bancaria propia y miles de seguidores en las redes sociales

Choupette vive en París con la exama de llaves de Lagerfeld y come paté en carísimos platos de Goyard.

Choupette vive en París con la exama de llaves de Lagerfeld y come paté en carísimos platos de Goyard.

2
Se lee en minutos
Sergio del Almo

Por mucho que se especulara sobre ello, Choupette, la gata birmana de Karl Lagerfeld, no heredó su fortuna, valorada en 200 millones de euros. Sin embargo, antes de fallecer, el 19 de febrero de 2019, el Káiser de la moda lo dejó todo bien atado para que no le faltara de nada. Más allá de vivir en París junto a su cuidadora y otrora ama de llaves del diseñador, Françoise Caçote, forma parte de la agencia de animales 'influencers' My Pet Agency y sigue siendo un gran reclamo para las marcas. Sin ir más lejos, el pasado año colaboró con la firma de mobiliario gatuno LucyBalu en una cama-hamaca que lleva su nombre.

Originalmente, Lagerfeld no era su propietario. De hecho, pertenecía al modelo Baptiste Giabiconi, su amante durante más de una década. Pero todo cambió en las Navidades de 2011, cuando el joven le pidió que la cuidara durante dos semanas mientras visitaba a su familia en Marsella. A su vuelta, el modisto se negó a devolvérsela. "Nunca pensé que podría enamorarme de un animal como ese", expresó él mismo a las cámaras de la CNBC.

Desde que Choupette se diera a conocer en internet el 15 de enero de 2012, gracias a un tuit de 'V Magazine', ha protagonizado infinidad de campañas publicitarias. Tan solo en 2014 facturó 3 millones de dólares. Y se tiene constancia de que, además de comer paté en carísimos platos de Goyard, dispone de hasta su propia cuenta bancaria. Aun no siendo plenamente consciente, vive rodeada de los mismos lujos que cualquier celebridad.

Claro está, también es una estrella en las redes sociales. Inicialmente, la experta en márketing digital estadounidense Ashley Tschudin le dedicó una cuenta en Instagram, @ChoupettesDiary, que acumula 237.000 seguidores. Durante años el propio Lagerfeld y su séquito le facilitaron imágenes de la gata. Pero, tras la muerte del diseñador, sus herederos no vieron con buenos ojos que Tschudin se lucrara vendiendo merchandising no-autorizado de Choupette. Así fue como, de repente, emergió una misteriosa segunda cuenta llamada @ChoupetteOfficiel. Se desconoce quién está detrás de dicho perfil, pero todo apunta a que lo gestiona la propia Caçote. En realidad, teniendo a su cargo este icono pop felino, a ella le tocó el Euromillón.

Noticias relacionadas