Evento

Claves para avanzar hacia una nueva movilidad sostenible en las ciudades

Las Zonas de Bajas Emisiones y los desafíos actuales del coche eléctrico son dos de las cuestiones analizadas por los expertos en un encuentro celebrado en Madrid

Claves para avanzar hacia una nueva movilidad sostenible en las ciudades.

Claves para avanzar hacia una nueva movilidad sostenible en las ciudades. / EPE

Cristina Andrade

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El modo en que nos desplazamos en las ciudades atraviesa un profundo proceso de transformación y conduce a un nuevo enfoque desde el que la protección del medioambiente y la reducción de las emisiones de carbono se han convertido en una prioridad. La sociedad tiene, en clave de movilidad sostenible, el objetivo de hacer frente a las necesidades actuales de transporte teniendo cada vez más en consideración su impacto ambiental. Bajo el título 'Movilidad Sostenible: Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) y Coche Eléctrico', 

El Periódico de España Neomotor, ambos del grupo Prensa Ibérica, organizaron un evento monográfico en Madrid con el patrocinio de ABB y Northgate y la colaboración de Bertelsmann y Pons Mobility. En el encuentro, que reunió a destacados expertos, se abordaron algunos de los principales desafíos a los que se enfrenta hoy la movilidad en las ciudades.

En el marco que ofrecen en la actualidad los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) dedicados al vehículo eléctrico y conectado, Álvaro Vázquez, country manager de ABB Emobility, aseguró que el coche eléctrico es "una solución innegable" y "una realidad", al tiempo que instaba a reflexionar sobre las barreras que encuentra el coche eléctrico para su desarrollo. Y puso énfasis en dos obstáculos: el precio de adquisición y la falta de puntos de recarga.

Teresa Romo, directora de Desarrollo y Sostenibilidad en Northgate España, coincidió en que el vehículo eléctrico es "una herramienta clave para las Zonas de Bajas Emisiones" y apuntó que en Northgate trabajan ya para sentar las bases para su progresiva implantación y poder "acompañar" a sus clientes en esta transformación. Instó a "hacer pedagogía" y señaló que "el miedo de los clientes es la falta de conocimiento". Romo explicó, en este sentido, que desde su compañía se esfuerzan por "asesorarles y poner facilidades". La directiva de Northgate reflexionó, por ejemplo, sobre el precio de adquisición o de renting de un coche eléctrico, y reconoció que muchos ciudadanos lo consideran todavía elevado. Señaló, sin embargo, que "cuando les argumentas y les ayudas, se fijan en el ciclo de vida total del coche y ya no les suena tan mal".

Arancha García, directora de Industria y Medio Ambiente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), señala que no sólo hay que fijarse en el coste de adquisición sino también analizarlo "en función de los usos y los kilómetros". "En muchos casos, el vehículo eléctrico sale ventajoso frente al de combustión si se mantienen las ayudas actuales", apostilló. Asegura que el coche eléctrico supone "un cambio de mentalidad y de uso" y sostiene que para la promoción de estos vehículos se necesita que las administraciones y las empresas trasladen la idea de que "es asequible, accesible y confortable, cubre todas las necesidades de movilidad y brinda una mejor conectividad a través de una tecnología punta".

Puntos de recarga

La falta de infraestructuras de recarga para satisfacer la necesidad de los usuarios de los coches eléctricos crea incertidumbre y constituye otra de las barreras principales que disuaden a muchos clientes de comprar un modelo eléctrico. Los ponentes coincidieron, a este respecto, en la importancia y la urgencia de buscar soluciones. Vázquez (ABB Emobility) instó a acabar con el problema que representa que un cliente vaya a un punto de recarga y, tras enchufar el coche, se percate de que no funciona correctamente. Subrayó, en este sentido, la importancia de que todos los actores involucrados en el proceso sean garantes de una potencia de recarga adecuada a los usos y se mostró partidario de señalizar debidamente estos espacios.

Rafael del Río, director técnico de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE), recordó que los puntos de recarga no están situados en las gasolineras, y por eso "la gente no los ve". Denunció que "aún hay mucha resistencia interesada", pero admitió que, "con absoluta honradez, hay gente que piensa que esta tecnología aún no está y, como no está, no piensa gastarse dinero en un coche eléctrico".

Arancha García insistió también en la importancia de seguir trabajando "para garantizar mayores autonomías a los vehículos". La representante de ANFAC cree que se trata de "garantizar al usuario la seguridad de que va a poder cargar su coche, con la información precisa y en cualquier momento". Otra de las cuestiones que se analizó fue la potencia de carga. La representante de ANFAC explicó que "un camionero no puede parar en una estación de servicio en su hora de parada regulada y que su vehículo no se cargue a la potencia que demanda" porque está "perdiendo dinero". Rafael del Río (AEDIVE) recalcó a este respecto que existe una dificultad para encontrar instalaciones con una potencia de carga suficiente para vehículos de distribución y señaló que es ahí donde "es necesaria una inversión grande en red".

Álvaro Vázquez alineó su mensaje y afirmó que "para acceder al coche eléctrico hace falta un ecosistema". Una idea que completó Teresa Romo al asegurar que España está preparada para la llegada del coche eléctrico. "¡No va a quedar otra!", enfatizó. Romo (Northgate) cree que "los clientes deciden cuándo quieren dar el paso; pero es evidente que lo van a tener que dar tarde o temprano, y cuanto antes lo den, antes se van a posicionar frente a sus competidores".

Información

Rafael del Río (AEDIVE) destacó que uno de los puntos clave en los que debe trabajar es ofrecer mejor información a los usuarios, tanto de los vehículos eléctricos como de las infraestructuras de carga. "El que tiene un coche diésel sin etiqueta se compraría otro más avanzado si tuviera una idea clara de por dónde se puede mover y si se le convence de que el precio, aunque aparentemente sea más caro, compensa a lo largo del uso", argumentó. Álvaro Vázquez advirtió, en este marco, que la industria tiene la responsabilidad de simplificar su discurso. "Tenemos que entender que no podemos cambiar al ciudadano, tenemos que poner nuestro discurso y las subvenciones en el mundo en el que vivimos, no en el que queremos vivir", sentenció.

El coche eléctrico se revela como uno de los elementos fundamentales para avanzar en la implantación de las conocidas como Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), que son áreas urbanas en las que determinados vehículos tienen restringido el acceso debido a sus emisiones.

Zonas de Bajas Emisiones

Los retos actuales que afrontan las ciudades españolas para el desarrollo estos espacios se abordaron en otra mesa redonda que vino precedida por la presentación de un informe sobre la materia elaborado por la Confederación Española de Organizaciones EmpresarialesÁlvaro Alba, especialista del Departamento de Industria, Energía, Medio Ambiente y Clima de la CEOE, fue el encargado de exponer las principales conclusiones de un estudio titulado 'Implantación de las Zonas de Bajas Emisiones en España'. En él se concluye que sólo 15 de los 149 municipios de más de 50.000 habitantes obligados a implantar una ZBE antes de 2023 han logrado ya desarrollarla.

Alba incidió también en las causas por las que un número tan bajo de localidades -apenas un 10%- han cumplido con el objetivo marcado. Apuntó, como principales razones, los retrasos en la definición de los proyectos, la incertidumbre reglamentaria, la falta de fondos y la inestabilidad política. "Claramente la movilidad está cambiando", apuntaba María Dolores Ortíz, directora general de Planificación e Infraestructuras de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, que expuso que la capital está implementando ya estas zonas de manera progresiva y que "funcionan bastante bien". "En el caso de Madrid había un incumplimiento de la directiva de calidad del aire que cumplimos en 2022 y ahora hemos puesto en marcha la estrategia Madrid 360", remarcó. Alfredo Sánchez Vicente, consejero técnico de la Dirección General de Transporte Terrestre del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, aseguró que las ZBE tratan de dar prioridad a la movilidad activa y ordenar el resto de usos. También reflexionó sobre la coyuntura actual que atraviesa el sector del transporte: "Estamos en un momento clave en el que tenemos que ponernos serios para tratar de delimitar tanto las emisiones contaminantes en cuanto a la calidad del aire y el cambio climático, así como otras cuestiones como el ruido".

Ramón Ledesma, consejero asesor de Pons Mobility, apostilló que "al final el ciudadano cambia lo que entiende" y que, aunque afirma que ha comprendido "lo de las etiquetas de los vehículos y tiene una idea de qué contamina, no tiene ni idea de si una ciudad está limpia o no". Por eso, reclama señales a la entrada de las ciudades y asegura que "en la parte de marketing público ha faltado pedagogía". Ledesma agregó que las restricciones deberían ir de la mano de la digitalización y abogó por la creación de "una plataforma estatal" que comunique y "ponga a disposición de los usuarios la información". "El punto de la digitalización es importante para evitar las disfunciones y el desconocimiento del ciudadano", prosiguió.

María Dolores Ortíz añadió que, en su opinión, una de las causas por las que todavía hay muchas ciudades que no cumplen esta normativa es porque "el umbral se ha puesto en el número de habitantes y no en la calidad del aire". Aclaró que hay ciudades que cuentan con 50.000 habitantes que tienen una calidad del aire adecuada y que esto supone "una contradicción". Ortíz destacó también algunas de las ventajas con las que cuentan los usuarios de vehículos eléctricos como poder aparcar de manera gratuita en la zona regulada. En este punto, quiso poner en valor el "éxito del 'carsharing'" en las ciudades, un nuevo modelo de movilidad compartida que -asegura- "es el futuro".

"Es positivo para la movilidad de la ciudad, para la calidad del aire y para la congestión", sostuvo. Alfredo Sánchez se mostró en desacuerdo con que el coche eléctrico esté siendo el centro del análisis de las Zonas de Bajas Emisiones y puntualizó que tiene más que ver con ordenar el espacio. "Se trata de cambiar el chip y dar prioridad al peatón, a la movilidad activa y al transporte público", añadió. "No es tanto la cantidad de ayuda al principio sino la seguridad que me va a dar los próximos diez años", apuntó Ramón Ledesma. El representante de Pons Mobility explicó que, si realmente el objetivo es electrificar el parque, "tenemos que creérnoslo" porque, de lo contrario, sólo se llevarán a cabo "medidas aparentes", concluyó.