Situación de la lengua

El futuro del catalán: hablemos de ello hoy para hablarlo mañana

  • El Govern ha iniciado el proceso participativo del Pacte Nacional per la Llengua

  • Para que el Pacte Nacional tenga el máximo consenso y apoyo, el Departament de Cultura organiza mesas redondas temáticas y territoriales sobre la situación de la lengua e invita a personas y entidades a participar en ellas

  • Siete expertos académicos han hecho el informe 'Un marc sociolingüístic igualitari per a la llengua catalana' con el objetivo de que sirva como punto de partida de los debates  

El futuro del catalán: hablemos de ello hoy para hablarlo mañana
2
Se lee en minutos
Lara Bau

El avance y retroceso en el uso social de una lengua no proviene exclusivamente de la voluntad de los hablantes, sino que hay factores externos que determinan su evolución. En el caso del catalán, por ejemplo, los expertos explican la paradoja que, mientras la transmisión intergeneracional es positiva, su uso porcentual es decreciente. Es decir, que el aumento del número de familias que hablan catalán a los hijos, pese a no ser la lengua inicial de los padres, no ha podido compensar los efectos de la llegada de población no catalanoparlante.

Los autores del informe ‘Un marc sociolingüístic igualitari per a la llengua catalana’ argumentan que no se trata de un fenómeno esporádico ni conyuntural, sino que está estrechamente ligado a un modelo económico caracterizado por una gran apertura a los flujos internacionales, con dos dinámicas que tienen efectos importantes sobre el funcionamiento lingüístico de la sociedad: por un lado, la atracción de grandes contingentes de trabajadores de orígenes lingüísticos y culturales muy diferentes (en el 2018, más del 20% de la población activa) y, del otro, el peso destacado del sector turístico, que también comporta una diversificación de las interacciones comunicativas.

Por otro lado, la evolución del uso de la lengua también tiene causas derivadas de los cambios globales, como la expansión del mercado mundial, la aparición de un ciberespacio global o la irrupción de las tecnologías de la información y la comunicación en la vida cotidiana, que han trastornado completamente el proceso precario de recuperación de la lengua catalana iniciado en la década de los años 80 del siglo pasado.

En consecuencia, el número de personas que utilizan una única lengua para comunicarse e informarse se reduce drásticamente. Este perfil se encuentra solamente entre la gente mayor, mientras que entre los jóvenes crece la diglosia, que hace que usen lenguas diferentes según el contexto, principalmente catalán, castellano e inglés.

Para evitar que la lengua catalana entre en fase de sustitución, es necesario trabajar activamente para que continúe siendo una lengua usada en todos los ámbitos y evitar que quede relegada a unos determinados contextos o usos. Por eso, además de la recuperación de una actitud más activa en la defensa del uso del catalán en todos los ámbitos por parte de los catalanoparlantes, el Pacte Nacional per la Llengua busca un nuevo consenso.

Noticias relacionadas

Un nuevo consenso que incluya medidas estructurales que reviertan la debilitación de la oficialidad del catalán, inversiones que aseguren la presencia del catalán en los productos tecnológicos, e instituciones que refuercen su unidad y visibilidad tanto dentro como fuera del dominio lingüístico. Es por eso que el Pacte Nacional per la Llengua se encuentra en su fase participativa, y desarrolla sesiones y charlas alrededor del territorio y también según ámbitos temáticos. Toda la ciudadanía puede participar en ella y encontrará la información de cómo hacerlo en la página web del Pacte Nacional per la Llengua.

El objetivo es animar a la sociedad catalana a tomar conciencia y actuar conjuntamente para asegurar la pervivencia del catalán y confirmar su carácter cohesionador. En otras palabras: del futuro del catalán, tenemos que hablar hoy para hablarlo mañana.