130 millones de años

La pandemia 'resucita' a un dinosaurio de ocho metros en Castellón

Reconstrucción artística de la nueva especie de dinosaurio hallado en Portell de la Morella.

Reconstrucción artística de la nueva especie de dinosaurio hallado en Portell de la Morella. / SANTOS-CUBEDO / PLOS ONE

  • El estudio de un fósil desvela una especie nueva de dinosaurio que pululó por tierras castellonenses hace unos 130 millones de años, el 'Portellsaurus sosbaynati'

  • Los restos llevaban veinte años catalogados pero no fue hasta el pasado marzo, en plena cuarentena, cuando los investigadores ahondaron su estudio

3
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

La pequeña localidad de Portell de Morella, en provincia de Castellón, puede presumir a partir de hoy de un habitante más. Investigadores de la Universitat Jaume I, la Universitat de València y el Grup Guix anuncian el hallazgo de una nueva especie de dinosaurio que pululó por tierras castellonenses hace unos 130 millones años. El estudio de sus restos fósiles dibuja la imagen de un herbívoro de entre seis y ocho metros de largo, de unos 1.000 kilogramos y que poco tenía en común con los demás dinosaurios ibéricos.

El dinosaurio ha sido bautizado como Portellsaurus sosbaynati, en referencia al municipio valenciano donde se ha encontrado el fósil y en honor al geólogo Vicente Sos Baynat, el primer doctor 'honoris causa' de la Universidad Jaume I (y uno de los científicos republicanos que, tras la Guerra Civil, fue despojado de sus cargos por apoyar el bando republicano). Su hallazgo, presentado en la revista científica 'PLOS ONE', plantea que este animal podría inaugurar un nuevo género y una nueva especie dentro de los dinosaurios estiracosternos. También debuta como la especie de dinosaurio más antigua de la provincia de Castellón. Al menos de las halladas hasta la fecha.

La historia de este descubrimiento viene de lejos. Los restos del animal fueron descubiertos en 1998 por el equipo de paleontólogos liderado por Miquel Guardiola, Julián Yuste y Silvia Fabregat en el yacimiento del Mas de Curolles. Poco después, el fósil fue fotografiado, medido y depositado en la Colección Museográfica de Cinctorres, en Castellón. Ese fue su hogar durante los últimos 20 años hasta que, un día, llegó la pandemia. Y allí su historia cambió.  

Fragmento fósil del dinosaurio. 

/ Santos-Cubedo / PLOS ONE

"En marzo del año pasado, cuando nos confinaron, tuvimos que parar las excavaciones que teníamos en marcha. Al ver que ya no podíamos hacer más trabajo de campo, empezamos estudiar el material que ya teníamos clasificado, como este fósil", explica Andrés Santos-Cubedo, autor del descubrimiento y primer firmante del artículo en el que se presenta su debut. "Estudiamos estos restos durante varios meses y en noviembre ya enviamos el primer borrador de nuestro hallazgo a la revista. Fue un trabajo muy intenso que, en condiciones normales, difícilmente habríamos podido hacer ", comenta el científico en declaraciones a EL PERIÓDICO.  

Un herbívoro singular

El estudio de este dinosaurio se basa en el hallazgo de parte de su cráneo. Del dentario derecho, para ser exactos. El análisis morfológico y filogenético de estos restos ha permitido trazar las características de esta nueva especie y género de dinosaurio. "Hacer este trabajo con cualquier otro tipo de fósil habría sido complicado. Pero como los cráneos cambian mucho de una especie a otra, su estudio nos ha ayudado a situarlo en el mapa", explica Santos-Cubedo. "Hemos visto, por ejemplo, que este dinosaurio es especialmente próximo a la especie china Bolong y la africana Ouranosaurus", comenta el científico. 

Noticias relacionadas

¿Pero qué sabemos exactamente de este Portellsaurus sosbaynati? El artículo lo presenta como un herbívoro de gran tamaño, con un pulgar provisto de un espolón y grandes orificios nasales. Su análisis apunta a que el ejemplar podía medir hasta ocho metros y pesar hasta una tonelada, con una combinación única de características, jamás descrita hasta la fecha. Los investigadores lo presentan como la primera especie de dinosaurio identificada en la Formación Margas de Mirambell (Cretácico Inferior).

El debut de esta nueva especie enriquece, todavía más, el mapa de los dinosaurios españoles. La Comunidad Valenciana es, en estos momentos, la tercera autonomía en número de nuevas especies no avícolas descritas hasta la fecha (4), por detrás de Catalunya (5) y Aragón (10). El futuro de este mapa depende de cuánto se invierta en él. "Hay más fósiles por estudiar. Tenemos materiales que podrían ser del mismo dinosaurio que, hasta ahora, no hemos podido analizar por falta de fondos" comenta Santos-Cubedo.