Ir a contenido

EN SU CASA EN CAMBRIDGE

El físico británico Stephen Hawking muere a los 76 años

Impulsor de la teoría del Big Bang y teórico de los agujeros negros, fue una de las mentes más brillantes de la ciencia contemporánea

La esclerosis lateral amiotrófica que sufría desde hacía más de 50 años lo mantenía inmovilizado en una silla de ruedas

Antonio Madridejos / Begoña Arce

Nos deja el genio de los agujeros negros, Stephen Hawking. / ZML

En 1963, cuando Stephen Hawking tenía 22 años y estudiaba física en la Universidad de Cambridge, los médicos le diagnosticaron una grave enfermedad neurodegenerativa y le informaron de que su muerte estaba cercana. Viviría apenas dos años más.

El científico, sin embargo, se sobrepuso a los malos augurios y, demostrando una fuerza de superación fuera de lo común, siempre unido a una silla de ruedas y luego también a un sintetizador de voz, fue capaz de realizar a lo largo de las cinco décadas posteriores diversas aportaciones capitales a la astrofísica moderna en áreas como los agujeros negros, el Big Bang primigenio y la expansión del Universo. Además, se casó en dos ocasiones, tuvo tres hijos, fue profesor, escribió numerosos libros y artículos científicos y de divulgación, viajó, pronunció conferencias y se convirtió en el científico más famoso del mundo.

El astrofísico ha muerto en su casa de Cambridge a los 76 años, según ha informado la familia. Ironías de la vida, ha fallecido un 14 de marzo, el mismo día en que, en 1879, nació Albert Einstein, además de ser también el día dedicado al número pi. "Era un gran científico y un hombre extraordinario cuya obra y herencia pervivirá aún muchos años. Su valor y su tenacidad, su genio y su humor han inspirado a la gente en el mundo entero", han escrito en un comunicado sus hijos Lucy, Robert y Tim.

ELA: otra visión del mundo

La dolencia irreversible y progresiva que sufría Hawking, una esclerosis lateral amiotrófica (ELA), le fue paralizando el cuerpo poco a poco. Pero no el cerebro. De hecho, sus biógrafos subrayan que la enfermedad le dio una visión única del mundo: superó los límites de su discapacidad entrenando su mente para que funcionara de otra manera.

Nacido en Oxford una familia de intelectuales el 8 de enero de 1942, fue de pequeño tan buen estudiante de física y matemáticas que sus compañeros lo llamaban Einstein. En 1959 inició sus estudios en la prestigiosa universidad de su ciudad, aunque después se trasladó a Cambridge, donde se doctoró en Física Teórica y Cosmología.

"El compromiso con Jane Wilde me salvó la vida. Me dio una razón para vivir", escribió Hawking a propósito de su matrimonio

Aunque Hawking era un hombre con una voluntad de hierro, su crecimiento vital no se puede desligar de Jane Wilde, su primera esposa, que estudiaba Lenguas Modernas. Se conocieron en una fiesta de Año Nuevo y decidieron casarse con prontitud puesto que no sabían cuánto tiempo le quedaba a él de vida. "El compromiso me salvó la vida. Me dio una razón para vivir", escribió con posterioridad el científico. Wilde, dos años más joven, tuvo que pedir un permiso especial de su universidad pues no estaba permitido que los estudiantes se casaran.

Tras obtener su doctorado, y ya caminando con la ayuda de un bastón, se dedicó a la investigación y a la enseñanza en los colegios mayores de Gonville y Caius. En 1977 ingresó en el Departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica de Cambridge, y en 1980 logró la prestigiosa cátedra Lucasiana, la misma que había ocupado Isaac Newton en el siglo XVII.

Su popularidad fuera de los círculos académicos no tenía fronteras. Viajaba, daba conferencias y fue protagonista invitado en algunos de las series más populares de televisión, como 'Los Simpsons', 'Star Trek', 'Futurama' o 'The Big Bang Theory'. Su vida también fue argumento de documentales en la pequeña pantalla y fue llevada al cine en 'La teoría del todo', basada en un libro escrito por su primera esposa.

En 1985 contrajo una grave neumonía en Suiza y los médicos aconsejaron retirarle la máquina que le mantenía con vida. Trasladado urgentemente al Reino Unido, fue sometido a una traqueotomía que fue su salvación, pero que lo dejó sin voz. En 1990 pasó a convivir con su enfermera, Elaine Mason, con la que se casó en 1995. Desde 2005 se comunicaba moviendo un músculo bajo su ojo con el que accionaba un sintetizador de voz. "Para las personas con minusvalía, Hawking ha sido un referente espectacular, la demostración de que con esfuerzo se puede llegar lejos", relata Enrique Pérez Montero, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAC-CSIC) con una dolencia progresiva que le ha privado prácticamente de la visión.

Heredero de Albert Einstein

En 1988 había publicado 'Brevísima historia del tiempo', obra de divulgación que vendió 25 millones de ejemplares y lo consagró entre el gran público como el gran genio de los agujeros negros y la formación del Universo. Según el propio científico, Hawking quería explicar sus teorías al gran público, pero al mismo tiempo ganar dinero para mantener a su familia mientras su salud seguía deteriorándose.

Trabajó durante cinco décadas para desentrañar las leyes del Universo 

Hawking trabajó durante toda su vida en desentrañar las leyes que gobiernan el Universo y, junto a su colega Roger Penrose, mostró que la teoría de la relatividad de Einstein implica que el espacio y el tiempo han de tener un principio, que denominó Big Bang, y un final dentro de los agujeros negros. A mediados de la década de 1970 descubrió también que la combinación de las leyes de la mecánica cuántica y de la relatividad general desmentían incluso que los agujeros negros fuesen completamente negros, pues emitían una radiación que desde entonces fue conocida como 'radiación Hawking'. 

Enérgico y vital

Jaume Garriga, catedrático de la Universitat de Barcelona (UB) que fue colaborador de Hawking en los años 90, en el mismo Cambridge, recuerda que el astrofísico británico era una persona "con un ritmo increíble" pese a que en aquel tiempo ya iba en silla de ruedas y tenía dificultades para comunicarse. Lo vio por última vez hace tres años. "Si había bajado su actividad era por su vida social, porque no paraba de dar conferencias", añade Garriga. "Fue un hombre activo hasta el final". Según el catedrático de la UB, Hawking era, además de un físico fuera de lo común, "una persona animosa y con un gran sentido de la ironía".

De hecho, en el año 2007 fue invitado por la compañía estadounidense Zero Gravity y realizó un vuelo a la estratosfera en el que pudo experimentar la ingravidez. En julio de 2015 presentó en Londres un proyecto de búsqueda de vida extraterrestre financiado por el multimillonario ruso Yuri Milner y que pretende enviar una nave hasta el sistema estelar más cercano, Alfa Centauri. Hawking aseguró que de ello depende el futuro de la humanidad, que no podrá sobrevivir otros mil años sin escapar "más allá de nuestro frágil planeta".

0 Comentarios
cargando