Ir a contenido

INDUSTRIA AEROSPACIAL

Paz, el primer satélite espía español, despega este domingo

Sus imágenes de alta resolución son ideales para control transfronterizo, catástrofes ambientales o gestión del terreno

El proyecto ha sido desarrollado por empresas, instituciones y centros científicos

Valentina Raffio

El satélite español Paz. / Hisdesat

El satélite español Paz.
Recreación del satélite PAZ.
El satélite español Paz.

/

Paz, el primer satélite radar español diseñado para la observación de la Tierra, será lanzado este domingo, 18 de febrero de 2018, a las 15.17 (hora peninsular española). El proyecto presume de ser 100% de capital español: encargado por el Ministerio de Defensa, operado por la empresa HisdeSat y con la colaboración de diferentes centros de investigación, entre los cuales destaca el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El satélite Paz ha sido diseñado para obtener imágenes de alta resolución de la Tierra desde el espacio. Esto lo convierte en el candidato perfecto para las tareas de control fronterizo, vigilancia de la superficie terrestre, protección de recursos, evaluación de catástrofes medioambientales, planificación de infraestructuras, realización de estudios de cartografía de alta resolución y control de operaciones militares, entre otras muchas aplicaciones. Araceli Serrano, directora de comunicación de HisdeSat, destaca que Paz será capaz de obtener imágenes de una resolución de hasta 25 centímetros. "Para que nos hagamos una idea -prosigue-, se podrá captar la matrícula de un coche desde el espacio. Se estima que el satélite será capaz de enviar una media de 100 imágenes al día en situaciones diurnas, nocturnas y bajo cualquier circunstancia meteorológica, lo que nos proporcionará un conocimiento de la Tierra en todo momento”.

Los satélites como Paz también son conocidos popularmente como satélites espía dada su avanzada capacidad de observación desde el espacio. El objetivo de estos espías tiene mucho que ver con las funciones de vigilancia, control y reconocimiento. Pero más allá de las implicaciones militares que ello pueda tener, proyectos como Paz representan un modelo de colaboración entre los sectores público y privado. En palabras de Araceli Serrano: "El satélite español servirá tanto para propósitos de seguridad nacional como para aplicaciones civiles, investigación científica y explotaciones comerciales”.

Predicción de fenómenos meteorológicos extremos

Más allá de su función de vigilancia y control, Paz incorporará tecnología para la recogida de datos meteorológicos. Se trata de un innovador sistema receptor para recopilar datos sobre temperatura, presión y humedad atmosférica. Estel Cardellach, investigadora del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC), en Barcelona, destaca la importancia de esta nueva incorporación tecnológica: “Será la primera vez que se puedan recoger a la vez estas tres variables termodinámicas, lo que será fundamental para predecir la cantidad de lluvia y otros fenómenos meteorológicos extremos".

Sin embargo, Cardellach matiza que el papel de esta tecnología no es directamente la prevención de fenómenos meteorológicos extremos, sino más bien la recopilación de datos para su posterior estudio. En este sentido, la investigadora destaca que se han alcanzado acuerdos con el Jet Propulsion Laboratory (NASA) y con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA) para el procesamiento y análisis de los datos.

De Perejil al espacio

La historia de este primer satélite de observación de la Tierra español empieza, en cierta manera, en el año 2007. Tras la invasión del islote de Perejil, España solicitó imágenes en directo del lugar a Helios, un satélite óptico francés que se encontraba sobrevolando la zona. Francia, para evitar involucrarse en un conflicto diplomático con Marruecos, denegó la petición del Ministerio de Defensa español. El incidente de Perejil dejó patente la necesidad de tener un acceso directo a imágenes satelitales de la Tierra, lo que en su origen fue la semilla desde donde surgieron los proyectos de los satélites de observación españoles: Paz, que se pondrá en órbita este mismo domingo, e Ingenio, que aún se encuentra en fase de desarrollo.

A nivel europeo, los únicos satélites radar operativos pertenecen a Italia, Alemania y la Agencia Espacial Europea (ESA). A nivel mundial, se suman los de Estados Unidos, Japón y Canadá. Con la incorporación de Paz, España pasará a formar parte de la constelación de satélites Copernicus, un proyecto de observación de la Tierra coordinado por la ESA.  En esta misma línea, HisdeSat destaca: "Por primera vez España va a contar con capacidades propias de observación con tecnología radar, lo que nos sitúa en el grupo reducido de países con esta autonomía”.

La odisea de Paz

La construcción de Paz empezó en el 2011. En aquel entonces, HisdeSat alcanzó un acuerdo con la compañía rusa Kosmotras, quien se comprometió a poner en órbita el satélite español. Hacia el año 2015, y tras haber finalizado todas las pruebas medioambientales, Paz estaba listo para despegar. Fue entonces cuando el ingenio viajó a Rusia, desde donde debería haber sido lanzado al espacio. Sin embargo, la llegada de Paz coincidió con el inicio de las tensiones diplomáticas entre Rusia y Ucrania.

El lanzamiento se fue retrasando mes tras mes hasta que la espera se hizo imposible. En el 2017, HisdeSat decidió llevar a la compañía rusa Kosmotras a la corte de arbitraje internacional por incumplimiento de contrato, esperando poder recuperar parte del dinero perdido por el retraso. Al mismo tiempo, la empresa española se puso en contacto con SpaceX, quien finalmente accedió a lanzarlo. Para la compañía de Elon Musk, el lanzamiento de este domingo también será la primera vez que envíe al espacio un satélite español.

El lanzamiento de Paz llega en un momento de gran expectación. Tras el éxito del Falcon Heavy de la semana pasada, cada paso de SpaceX acapara la atención internacional. El lanzamiento del satélite español será retransmitido en directo desde la base aérea de Vandenberg, California.

0 Comentarios
cargando