Ir a contenido

PROGRAMA DE LA NASA

Juno ingresa con éxito en la órbita de Júpiter

La sonda espacial empezará la recogida de datos en otoño, una vez concluya el proceso de inserción

La misión tiene 20 meses por delante para descubrir qué se esconde debajo de la densa capa externa de gas

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

“Juno, ¡bienvenida a Júpiter!”, clamó un técnico de la NASA segundos después de que el centro de control de la misión, en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de Pasadena (California), recibiera la primera confirmación de que la nave espacial había ingresado sin problemas en la órbita de Júpiter, el mayor de los planetas del sistema solar. Los ingenieros se abrazaban. "Todo el equipo está emocionado. Ha sido un viaje increíble", resumió Scott Bolton, investigador principal de la misión.

A partir de ahora, la sonda estadounidense tiene 20 meses por delante para intentar descifrar algunos de los misterios que el planeta gigante esconde bajo su densa capa gaseosa, como la supuesta existencia de un núcleo sólido y su composición, la temperatura o la existencia de agua. La nave, lanzada hace casi cinco años, fue equipada con nueve instrumentos científicos que deberían servir para aclarar estos enigmas, pero al mismo tiempo Júpiter, con su radiación extrema y otros peligros desconocidos, no va a poner las cosas fáciles. 

"La nave espacial funcionó perfectamente, lo que es siempre agradable cuando se está conduciendo un vehículo que ya ha recorrido 2.600 millones de kilómetros", declaró en un comunicado Rick Nybakken, director del proyecto Juno en el JPL. "La inserción en la órbita de Júpiter fue un gran paso y el mayor desafío de la misión, pero quedan otros retos antes de que podemos darle al equipo científico lo que están buscando", añadió.

"Con Juno no solo investigaremos el interior del planeta, sino también como nació Júpiter y cómo evolucionó nuestro sistema solar", afirmó Charles Bolden, el administrador de la NASA. Gran parte de los resultados podrán salir de análisis indirectos como la medición de los campos magnético y gravitatorio, de la radiación y de la temperatura. En una atmósfera tan densa, la cámara en el espectro visible no tendrá mucho juego.

CON PUNTUALIDAD

Con puntualidad, a la 1.18 horas, en horario español, Juno encendió sus motores durante 35 minutos para frenar y poder ser absorbida por la gravedad del planeta. Poco después, Juno giró para que la radiación solar volviera a alcanzar los enormes paneles que alimentan sus baterías y le proveen de electricidad. Si no se quería tirar por la borda los 1.100 millones de dólares (990 millones de euros) que ha costado la misión, todo debía funcionar con precisión.

Y así fue: las maniobras, que incluyeron un incremento de la rotación de la nave de dos a cinco revoluciones por minuto, permitieron alcanzar la dirección y la velocidad deseadas. La señal del final de la inserción orbital se recibió en la Tierra a las 5.53 a través de las antenas de la Red de Espacio Profundo de la NASA en California y Australia.

A partir de agosto, la nave ira reduciendo las dimensiones de sus sobrevuelos orbitales hasta llegar a una distancia mínima de 4.667 kilómetros -nunca una nave se había acercado tanto al gigante gaseoso-. "Nuestro escenario oficial de recogida de ciencia comienza en octubre", dijo Bolton. "Cuando estás hablando del mayor cuerpo planetario en el sistema solar, hay mucho que ver y hacer aquí". Además de detalles desconocidos sobre la geología joviana, la misión permitirá dar un paso decisivo en la comprensión de cómo se forman los planetas gigantes y el papel que desempeñaron en el desarrollo del resto del sistema solar, concluye la NASA.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.