Bocados estratosféricos

Las 7 tortillas de patata que hay que probar (sí o sí) en Madrid

  • En estas direcciones la preparan perfecta, jugosa, sabrosa y en su punto: ¿quién se resiste a un pinchito?

Tortilla de patata de Ocafu (Madrid).

Tortilla de patata de Ocafu (Madrid).

3
Se lee en minutos
Javier Sánchez

Encontrar una mala tortilla de patata en Madrid se está convirtiendo en una misión imposible. No seremos nosotros los que lo hagamos, claro. Esto va precisamente de lo contrario, de elegir las mejores. Nada fácil, porque el nivel alcanzado en los últimos años es estratosférico. Claro, que no podía ser de otra forma en una ciudad en la que "¡caña y pincho de tortilla!" quizá sea la frase más repetida a diario en los bares.

Aquí tienes siete tortillas de patata que hay que probar (sí o sí) en Madrid.

Gran Café Santander

La reapertura de la mítica cafetería Santander (plaza de Santa Bárbara, 4) al abrigo del Grupo Cañadío ha sido una de las noticias gastronómicas del otoño. Como en el resto de restaurantes de Paco Quirós, no podía faltar su célebre tortilla, con la patata y la cebolla primorosamente pochadas y jugosa como pocas. El chef ejecutivo del grupo, Jesús Alonso, nos chivó en una ocasión que el toque secreto para esa melosidad era introducir parte del aceite de la fritura de la patata en la mezcla final con el huevo antes de ir a la sartén. Una tortilla bárbara.


Tortilla de patata de Gran Café Santander (Madrid).

/

Colósimo

La tortilla que prepara el chef Ricardo Romero en este restaurante, situado en el curioso local de un antiguo pub semisubterráneo (Ortega y Gasset, 67), es sencillamente perfecta. La clave es el tiempo: fríen patata y cebolla juntas durante una media hora para que alcancen el punto justo de confitado. Después, está el mimo para darle el punto idóneo en la sartén y dejarla melosa, poco hecha, sedosa…

Tortilla de patata de Colósimo (Madrid).

/

Casa Dani

Ganadora del premio a la mejor tortilla de España, poco se puede decir ya de la tortilla de Casa Dani. En este bar, situado en el mercado de La Paz (Ayala, 28), preparan más de 100.000 al año con una regularidad impresionante: siempre está de 10. Es la 'Nadia Comaneci' de las tortillas gracias a una patata en su punto de fritura perfecto, una cebolla pochada con primor para que alcance su color oscuro característico y un paso por la sartén fugaz, clave en su consistencia cremosa. No extraña que haya cola a diario para probarla, aunque siempre se puede pedir a domicilio. Y sí, también llega impecable.


Tortilla de patata de Casa Dani (Madrid).

/

Jurucha

Esta taberna de Madrid, fundada en 1962, vendría a ser como el 'off-Broadway' si Casa Dani es el Broadway de las tortillas. Situada enfrente del mercado (Ayala, 19), hay quien sostiene que su tortilla es incluso mejor. Al probarla, podemos comprobar que juega en la misma liga, con la cebolla menos cocinada, eso sí. Como seña de la casa, la acompañan con mayonesa o salsa de tomate o incluso con las dos a la vez, al gusto del consumidor.


Tortilla de patata de Jurucha (Madrid).

/

Juana La Loca

Ahora que uno se topa con tortillas de patata con cebolla confitada hasta en el supermercado, conviene recordar que en esta taberna de La Latina (plaza de Puerta Moros, 4) llevan preparándola así desde que abrieron en 2001. Cuando la tortilla aún no estaba (tan) de moda, ellos ya estaban allí. El peso de la cebolla en la receta es evidente, lo que la convierte en una de las preferidas de los '#concebollistas'. Todo un clásico moderno de Madrid.

Tortilla de patata de Juana La Loca (Madrid).

/

Ocafu

Los '#sincebollistas' también tienen su tortilla de culto, la que se hace al estilo de Betanzos. De menor altura, solo lleva patata y un huevo líquido que corre libre en cuanto el tenedor ataca en busca del primer trozo. En Ocafu, con varios locales en la capital, siguen la variante gallega a rajatabla con resultados óptimos. Una auténtica gozada que, eso sí, solo se vende entera, en formato pequeño y grande.

Tortilla de patata de Ocafu (Madrid).

/

Casa Mories

Este recién llegado apuesta por la tortilla para hacerse un hueco en la plaza del Mercado San Miguel (plaza de San Miguel, 5). El chef Beltrán Alonso hace tortillas sencillamente perfectas -poco hechas, claro- que sirve con 'toppings' insólitos como trufa negra o pulpo a la parrilla con pimentón, convirtiéndolas en pequeñas grandes platos. Una apuesta arriesgada que, ojo, funciona. Para los que buscan sensaciones nuevas.

Tortilla de patata de Casa Mories (Madrid).

/