Campaña 2023

Cenas de grupo navideñas en Barcelona: avalancha tras el puente (y más caras)

El calendario 2023 concentra la demanda la próxima semana, aunque algunas empresas ya las celebran desde el mes pasado

11 de los mejores restaurantes de Barcelona para comidas de Navidad en grupo

Navidad en Barcelona: guía de los principales atractivos y actividades

Barcelona cede y alargará una hora las luces de Navidad

Cena de grupo prenavideña, la semana pasada, en el restaurante Chalito del centro de Barcelona.

Cena de grupo prenavideña, la semana pasada, en el restaurante Chalito del centro de Barcelona. / Jordi Cotrina

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Era pleno verano y con un calor bochornoso, cuando una importante cadena comercial reservó en exclusiva, para sus casi 500 empleados en Barcelona, una cena corporativa navideña por todo lo alto en un restaurante de moda en la ciudad. Las prisas estaban justificadas: querían sí o sí el 15 de diciembre, la fecha más buscada de la agenda 2023 para celebraciones de grupos y empresas. El calendario de este año casi dejaba fuera de juego los viernes previo y posterior (por el puente y por estar demasiado pegado a los fastos de Nochebuenas familiares) y precipitó muchas reservas prematuras en el caso de empresas grandes. En general, está siendo una campaña de Navidad animada, de peticiones muy concentradas, y con los precios algo más altos que en otras ocasiones por efecto de la inflación, coinciden los numerosos operadores consultados.

El fenómeno de estos festejos grupales, de amigos o trabajo, ha ido fluctuando en las últimas dos décadas al son de los ciclos económicos y los cambios de tendencia. Las corporativas estuvieron al borde de la extinción en los recientes años de crisis, hasta que muchos trabajadores optaron por asumir ese coste para no renunciar a la celebración, con el consiguiente presupuesto de guerra. Para otros más desafectos supuso una coyuntura ideal para escaquearse de los eventos con colegas...

La pandemia, que dejó a muchas empresas tocadas y endeudadas, volvió a marcar un repunte de cenas autosufragadas. Pero este 2023 de plena normalidad contempla todos los escenarios: de compañías dispuestas a brindar a lo grande por la remontada que les acerca a la situación de prepandemia, a miles de reuniones extralaborales y de grupos medianos.

Brindis hasta en noviembre

Las particularidades del calendario y el afán de muchos comensales de continuar los ágapes con algunas copas ha convertido a los jueves y viernes en fechas reina pre Navidad. Pero a la vista de la gran demanda del día 15 y el 'overbooking', no pocas empresas han optado por 'desestacionalizar' un poco el sarao y llevárselo a noviembre. En el grupo de Carpe Diem (que incluye dicho restaurante, los Ikibina, Velíssima y Tracatrá) el último fin de semana del mes estuvo marcado por varias macroreservas para incluso más de 90 personas, señalan. El Gremi de Restauració de Barcelona confirma que la actividad fue más que notable durante la segunda quincena del mes.

Brindis de grupo en una celebración prenavideña esta semana en el restaurante Tangana.

Brindis de grupo en una celebración prenavideña esta semana en el restaurante Tangana, en Gràcia. / Jordi Cotrina

De sus agremiados y otras fuentes consultadas por este diario se desprende que las otras 'superfechas' de la campaña serán el 14 y el 21 de diciembre por la noche. Prepárense para pelear por un taxi. Pero la patronal de la restauración subraya que los que prefieren la cita más cercana a las vacaciones navideñas han optado también en muchos casos por comer a mediodía del 21, a sabiendas de que el viernes 22 será sin duda un día de jornadas cortas y 'light'.

Otra cosa será el gasto. El director del gremio, Roger Pallarols, admite que en muchos casos los menús cerrados para estas fechas han vivido algunos incrementos de precio a causa de la inflación y el aumento de los gastos energéticos, entre otros. No obstante, esa circunstancia no ha frenado las demandas, por lo que la misma fuente afirma que "en general las expectativas son buenas".

Un elemento que destaca es la paulatina entrada en escena de nuevos formatos de grupo, más allá de reencuentros de amigos y empresas. Se trata, por ejemplo, de coletivos que comparten afinidades o actividades en auge, como el 'crossfit' o el yoga. Lo mismo sucede con los formatos, algunos no se conforman con sentarse a la mesa y eligen sesiones de 'scape room' o algún tipo de divertimento incluido.

Los tamaños de los grupos determinan las tipologías de demanda. Como ya sucedió hace un año, los grandes montajes corporativos buscan en muchas ocasiones espacios singulares en alquiler donde desplegar un catéring --con presupuestos más holgados--, o blindan la exclusividad de un restaurante, como relatan desde Carpe Diem, donde estos días han cerrado locales para una misma empresa, que puede llegar a contratar un par de horas de barra libre como complemento, informan. En su caso, para incentivar las fechas valle, como mediodías o lunes, llegan a ajustar los menús y precios.

La mayoría de grupos que se verán en los restaurantes de la ciudad estos días, no obstante, serán de 10 a 20 personas y de amplio espectro, resume la patronal. Se enfrentarán a menús que pueden partir de 40 euros (cada vez menos) pero donde dominan las propuestas de 50 a 80, que en cuanto incorporan mejores vinos o 'delicatessen' escalan hasta más de 90.

El año parece bueno hasta para los recién llegados. En Tangana (en el corazón de Gràcia), del reputado chef Josep Maria Masó, llenarán muchos días. Ofrece menús adaptados a las distintas peticiones, desde 45 euros a una propuesta que triunfa especialmente, por 80 euros, e incluye un aperitivo con jamón ibérico, croquetas de fricandó, mollete de pringá, berenjenas con miel, flores de alcachofa y pescaíto frito, para pasar a un chuletón con fritas y dos postres, con bodega incluida, detalla.

Con la enorme oferta de restauración de Barcelona, todos los paladares encuentran opciones y presupuestos. En la Braseria Gallega sirven grupos adictos a su pescado y marisco hace días, y solo han notado cierta contención del cliente con los vinos (piden más de la casa) para frenar gastos. En opciones económicas como Chalito (en Rambla Catalunya), sus famosas milanesas se convierten en el imán de las celebraciones más jóvenes, y con presupuesto en consonancia.

Jorge Gay de Montella del restaurante Alreves y CEO del Grupo Trapio da cuenta de esa fuerte demanda avanzada ya en noviembre, con muchos días a tope en diciembre y alud de peticiones para los días 14, 15 y 16, con más peso de las reservas de empresa y la ventaja de contar con oferta de copas tras las cenas. Sus propuestas este año parten de 50 euros.

También con música

Desde Umai Group (de los restaurantes Robata y Monster Sushi), el CEO Marc Conte coincide en la alta demanda de reservas corporativas, también desde 50 euros. Además de contar con grupos desde el mes pasado, también han llegado a cerrar en exclusividad el local para empresas con un centenar de trabajadores, explica.

Esa misma cifra se repite en muchos locales del Eixample. En pleno paseo de Gràcia, Boulevard ofrece este mes con gran demanda un menú que abarca aperitivos (tartar de salmón, sushi, ensalada de espinacas, gyozas y más) con un segundo a elegir entre salmón, milanesa de pollo o yakisoba, con postres y vinos, y opción aparte de tragos y música hasta la madrugada, lo que permite unificar cena y fiesta, muy solicitado también.

También llenan los pocos locales que añaden espectáculo en vivo al ágape, como Gatsby, en Tuset, cuyo menú de 80 euros incluye platos a compartir de primero (jamón, foie, tartar de atún y croquetas) antes de elegir un solomillo o lubina como principal, más postre y bebidas.