Aniversario

Barcelona, el gran zoco de Wallapop

La aplicación que revolucionó la compraventa de segunda mano ha cumplido 10 años con Catalunya en el número 1 de transacciones durante 2022

El crack de Wallapop en Barcelona: "He vendido más de 1.500 artículos en 10 años"

Un usuario busca un artículo en la aplicación de Wallapop.

Un usuario busca un artículo en la aplicación de Wallapop. / Jordi Cotrina

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una mujer espera con dos taburetes blancos en la esquina de Rocafort con Sepúlveda. A los pocos minutos llega un joven, les echa un vistazo, le da 50 euros y los carga en el maletero de su coche. Tendrán una nueva vida en Sants, y el comprador se ha ahorrado otro tanto al optar por la segunda mano. Lo que antaño se tiraba o regalaba a conocidos ha pasado a recircular de la mano del ‘boom’ de los portales y aplicaciones que ejercen de escaparate de lo usado. A la cabeza en popularidad en los últimos años, Wallapop acaba de cumplir una década de hiperactividad y en 2022 aupó a Catalunya al primer puesto en volumen de transacciones, con Barcelona (donde nació la empresa) como epicentro.

La revolución digital del siglo XXI ha propiciado no solo la vorágine del comercio electrónico en general, sino la democratización del consumo, propiciando que lo usado ya no sea ‘viejo’ sino reutilizable. El móvil permite a cualquier usuario convertirse en comprador o vendedor en un clic. Pero para ello ha sido fundamental también un cambio de valores, que desestigmatizase la compra de segunda mano y la convirtiese en una acción virtuosa, capaz de frenar el consumismo desaforado de artículos nuevos y la sobreproducción que asfixia recursos naturales y golpea al medio ambiente. La pandemia alimentó aún más esa conciencia sostenible y consolidó el mantra de que reciclar no solo no es cutre, sino que es prioritario, sobre todo en grandes urbes.

Llegados a 2023, el ventanal de opciones para resucitar artículos (de sillas a coches, pasando por ropa, juguetes, móviles y cualquier cosa que uno tenga en su casa) se ha multiplicado, con la facilidad de que en cualquier distrito de Barcelona uno encuentra cientos de cosas ofertadas a pocos metros de su casa. Abundan las opciones de portales o plataformas, desde históricas a recientes; y los formatos, de más clásicos y generalistas a hiperespecializados: Mil anuncios, Vibbo (antes Segunda Mano), Anuto, Tablón de anuncios, Ebid, e-Bay, Todo colección, Casi nuevo, Troc, Vinted, Zalando, Gamimbo, Quierolibros y muchos más. Incluso Amazon ha incorporado la venta de segunda mano (con productos que ellos mismos supervisan y ponen a la venta) y El Corte Inglés ha implantado la de ‘reacondicionados’ para artículos electrónicos y tecnología, entre otros ejemplos.

Innovar en reutilizar

No obstante, la plataforma Wallapop, creada en 2013, fue pionera en la innovación tecnológica del sector gracias a un diseño que facilitaba la exposición de los artículos, el contacto por chat con los interesados y, en especial, la geolocalización para detectar la oferta disponible más próxima al domicilio de quien busca. Sus fundadores, no obstante, sacan pecho sobre todo de “popularizar un consumo más responsable y responsable” a partir de un proyecto fraguado en la capital catalana. Un estudio que elaboraron en 2022 destaca que el 43% de los españoles ya se plantean "comprar productos reutilizados ante cualquier ocasión de compra". El 62% tiene en cuenta la sostenibilidad a la hora de gastar. Y la mitad se siente bien al hacer este tipo de consumo.

Acceso a la aplicación de Wallapop, donde se festeja su década de trayectoria.

Acceso a la aplicación de Wallapop, donde se festeja su década de trayectoria. / Jordi Cotrina

En cifras globales, su comunidad hoy suma 17 millones de usuarios anuales entre España, Italia y Portugal, y unos 100 millones de anuncios al año. Entre todos, han resucitado 640 millones de productos a lo largo de su historial.

Los productos más ofrecidos y los más vendidos

El Periódico ha navegado en su historial para conocer el retrato de proximidad del fenómeno Wallapop, que en el balance de estos 10 años ha tenido en Madrid, Catalunya y Andalucía sus comunidades más activas, aunque el año pasado el mercado catalán se situó a la cabeza.   

Edurne de Oteiza, directora de Gestión e Innovación de Wallapop, detalla las interioridades del gran zoco que representa la plataforma en el ámbito catalán, donde Barcelona ejerce cierta capitalidad en ventas y tendencias. A la pantalla del móvil se asoman todo tipo de productos: desde propuestas a cero euros (hay quien regala por que no necesita el dinero, o simplemente para que alguien se lleve rápido un mueble que ya no quiere) a las de tres ceros.

Las categorías “favoritas” en Catalunya coinciden con las estatales, revela: moda, productos para el hogar y artículos para niños y bebés, aunque la tecnología va ganando terreno. De hecho, Samsung Galaxy lidera anualmente el ránking de productos más vendidos. Y en estos momentos, es la segunda plataforma con más volumen de oferta de coches de segunda mano y la primera del segmento entre particulares, afirma.

Armarios, móviles y espejos están siendo lo más vendido en lo que llevamos de 2023 a nivel territorial

Analizando productos concretos, revela que “en lo que llevamos de 2023, aquí lo más comprado han sido armarios, Iphone 11 y espejos”. Lo que no coincide del todo con lo más subido, que son Iphone 11, Iphone 14 Pro y sofás. ¿Con regateo incluido? Enfatiza que los usuarios "deciden y acuerdan los precios de manera individual": la plataforma no pone límites y que la segunda mano siempre se asocia a negociación. Pero el auge de la modalidad de envío para los que compran a cierta distancia o no tienen tiempo para la adquisición en directo "hace la experienca cada día más parecida al estándar del comercio electrónico", subraya.

El reciclaje funciona especialmente bien para redecorar salones, con sofás cama y sillas como elementos superventas. Si hablamos de moda, mandan gafas de sol, vestidos y bolsos (sobre todo de fiesta), en este orden.

En busca del chollo

En la práctica, los usuarios señalan que son muchos los supuestos interesados que intentan precios de derribo, ofertando incluso la mitad del precio de salida. El verdadero interés, en cambio, se muestra con regateos asumibles, que suelen conducir a buen puerto. Así, por ejemplo, con productos de Ikea (a mansalva) es fácil poder comparar y descartar las exigencias fuera de mercado. Incluso hay avispados que venden la segunda mano a precio de nueva, por si alguien pica.

La comercialización de lo usado se ha convertido también en un termómetro de la actualidad. "El consumo de reutilizados tiende a reflejar situaciones que pasan en la sociedad", explica. Así, la semana del estreno de la película 'Barbie', agrega, ha comportado un aumento del 61% en las búsquedas de la muñeca de Mattel, y ya en las previas al estreno, las del estilizado Ken crecieron un 89%. Del mismo modo, tras la última canción viral de Shakira las búsquedas de Casio aumentaron un 135%, e incluso las de Twingos un 2.059%, aunque supuestamente antes debían ser anecdóticas.

Los datos no se desglosan por ciudades, sino por comunidades y tipologías, en panorama de ventas en augte tanto entre particulares y como con la entrada en escena de profesionales. Sea para añadir artículos a estrenar o para ofrecer servicios (de bricolaje a mudanzas), estos últimos pagan para que sus anuncios no caduquen en dos meses y para tener mayor visibilidad.

Como curiosidades, en el ámbito ya estatal y al cumplir la década, un informe apunta que el 'prime time' de la compras se produce sobre las 20.00 horas, que el día estrella son los lunes, el mes 'top' es enero, y que el usuario con más actividad es un andaluz que suma ya más de 4.000 valoraciones, lo que puede implicar muchas más ventas aún. En el anecdotario figura la primera venta de segunda mano en 2013, una cafetera, y el debut en el apartado de envíos lo protagonizó un flamenco hinchable.

Impacto ambiental y negocio

Cumplir una década ha aportado una retrospectiva de datos que ponen en relieve el impacto medioambiental de la reutilización de artículos. Según un informe en colaboración con Deloitte, las transacciones de segunda mano en su portal evitaron la emisión de más de 510.000 toneladas de CO2, y el consumo de 20.000 millones de litros de agua, 22.000 toneladas de plástico y 82.000 toneladas de metal. El auge de la recirculación de bienes de consumo se ha celebrado también con un documental al respecto, 'Gracias'. La fórmula Wallapop, además, se ha revelado como un negocio indiscutible: la facturación creció un 260% en los últimos cuatro años.